13/11/15 Largo viaje a Pakse.

El día de hoy ha sido muuuy largo.

Nos levantamos a las 6:00 am, cogemos nuestras mochilas ya preparadas, y nos vamos a la parada de autobús.

Éste llega a las 6:30 am. Pero no, no es un autobús, es un tuktúk de los grandes. Si alguno de vosotros ha montado ya en tuktúk podrá entender más o menos lo que es estar 5 horas en esos asientos estrechos y duros, botando en esa “carretera” llena de baches y apretujados, ya que aquí está la “ley” de: Todavía cabe.

Íbamos unas 15 personas más 4 sacos de 25kg de harina o lo que fuera eso y un pollo. ¡Vaya 5 horas más horribles!

Llegamos a la estación de autobús de Thakhek, donde al fin pudimos sacar dinero y pagar al hombre. 70000 kip cada uno (8€).

Pero nuestra “cómoda” aventura no acaba ahí. En la estación tenemos que coger un autobús (de los de verdad) que nos lleve a Pakse.

En internet, ponía que salían cada hora, pero había un autobús que salía en ese momento y el hombre de la taquilla nos empezó a decir que el siguiente era a las 15:00 “a lo mejor”.

Estamos seguros de que no era así, aquí en Laos todo el mundo te miente, pero no eran ni las 12 y no queríamos arriesgarnos, así que compramos el billete que nos cuesta 60000 kip a cada uno (6,80€) y nos subimos.

¿Relax? no, por supuesto que no. Nos llevamos la sorpresa de que el autobús está lleno, y que han puesto pequeñas banquetas de plástico en el pasillo del autobús para que la gente se siente. ¿Qué tu has pagado tu asiento? ¡Da igual! ya os contaba que aquí… si todavía cabe, va para adentro. Y no es un viaje de media hora no… son 500 km que aquí son unas… ¿7 horas? Todo genial.

12250724_10153726933119269_1640644606_o.jpg

Tuvimos algo de suerte y antes de una hora, el hombre que iba a mi lado se fue y pudimos sentarnos en asientos del autobús. Aún así cada vez que paraba… ¡seguía entrando gente!

Durante el viaje el autobús para a cada rato. Hay ratos en los que en media hora ha parado 5 veces. El conductor para incluso para hacerle una foto a una serpiente enorme que se cruza en medio de la carretera. Eso sin contar las hordas de mujeres que entraban cada vez que el autobús paraba, para vendernos cosas como pollos asados insertados en brochetas, bolsas de huevos y otras tantas cosas nada apetitosas.

En fin, algo más de 7 horas después llegamos a Pakse, peeero…

Otra vez nos intentan engañar. En serio, estamos hartos de la gente en Laos.

El autobús se supone que va hasta la estación de autobuses en el centro de pakse, pero de repente se para en las afueras, en una carretera al lado de un tuktúk. Empiezan a gritar ¡Pakse! y se ponen a bajar nuestras mochilas y la de dos franceses. Qué casualidad que todo el mundo va a pakse y sólo nos bajan a los cuatro turistas.

Nos empiezan a decir que tenemos que coger el tuktuk y nos lleva al centro que está a unos 5 km. Y nos dicen un precio desorbitado.

Pero esta vez no nos callamos. Llevamos el mapa de google y vemos en cada momento dónde estamos. Y le decimos al conductor que no, que eso no es Pakse, que el autobús tiene que ir a la estación en el centro y que hemos pagado el billete hasta el centro.

El hombre sólo nos entiende cuando quiere. Sólo nos dice que eso es Pakse y que cojamos el tuktúk. Aunque le enseñamos el mapa, mira para otro lado, nos ignora y se niega a contestarnos.

Nos enfadamos muchísimo, y le gritamos indignados, pero sigue ignorándonos.

Hablamos con el otro chico que iba con el conductor, que entiende inglés, pero en cuanto le decimos que el autobús tiene que ir al centro… ¡hace lo mismo! gira la cabeza, se ríe y se va.

Samuel se cabrea mucho, coge las mochilas y las vuelve a subir al autobús y le indicamos al conductor que no nos pensamos bajar, y así hacemos.

Efectivamente, como habíamos visto en el mapa, el autobús recorre los 5 km que le faltan hasta el centro de pakse. Los franceses si que accedieron a ir en el tuktúk y pagar un dinero que no les correspondía.

Nos vamos indignados y Samuel le suelta un “Fucking liar” de despedida.

Llevamos dos semanas en Laos y es que siempre es así. No sé si es mala suerte o es que la gente de aquí es lo peor.

En fin, ya estamos en Pakse. Ya es tarde y como os comentamos anteriormente, temporada alta. Así que nos cuesta encontrar un lugar donde dormir y que además no sea muy caro.

Al final encontramos una habitación por 60000 kip. No tenemos internet, ni agua caliente y además huele raro. Pero bueno… a estas alturas ¡nos da igual!

Nos pegamos una ducha y nos vamos a un bar cerca a tomarnos un fruit shake fresquito y a dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s