29/10/15 Long Neck tribe y Doi Mae Salong.

Actualmente hay varias tribus que podemos encontrar al norte de Tailandia. Una de ellas, que es la que más reclamo turístico tiene, es la tribu de los Long neck o mujeres jirafa.

A finales de los 80, principios de los 90, muchas de estas minorías étnicas huyeron por los conflictos con Birmania, y se refugiaron en Tailandia.

12185817_10153699745474269_851002681_o

Dado que no pertenecen a ningún país, esta tribu ha estado viviendo del dinero que los turistas pagan por verles, pero ¿a qué precio?

Lo cierto es que no íbamos muy informados al respecto, (tampoco encontramos demasiada información), únicamente packs, en los que por un precio bastante alto, te incluían la visita al poblado.

Decidimos, que ya que íbamos en moto, lo íbamos a encontrar por nuestra cuenta. Y como preguntando se llega a roma, después de unas cuantas vueltas, conseguimos encontrar el lugar.

Para nuestra sorpresa, no es un poblado sin más. Una especie de puesto de información y artículos para comprar, nos impedía acceder a el.

_ Son 300 bath – nos dijo una voz que salió de detrás del mostrador

Que ¿qué?. No sabíamos que tendríamos que pagar para entrar a ver personas. Aún así, terminamos pagando, ya que tenía ganas de ver a aquellas personas, haciendo su vida en aquella tribu, alejados de todo.

12197208_10153699746419269_1599236140_o

Pero de nuevo, sorpresa. Lo único que pudimos encontrar en este lugar (no creo que viéramos más de 30 personas), es un grupo de mujeres, que forzadamente sonríen para que les eches fotos y compres alguno de los artículos que hacen a mano.

12193090_10153699745044269_1966287625_o

12194087_10153699745374269_14262746_o

12197560_10153699746354269_64497293_o

12197454_10153699744764269_45256484_o

Sinceramente, nos pareció una situación bastante incomoda. Nos pareció estar en un zoo o museo de personas. Y nos pareció triste.

12193108_10153699745174269_518940758_o

Según te explican los carteles de la zona, es un lugar de ayuda a estas tribus, e indican que todo el dinero de las entradas es destinado a la vida, alimentación, etc de la gente de allí.

Pero la información recibida después no es esta. Cada familia recibe unos 1500 bath (algo más de 30€) y un porcentaje del dinero que sacan con la venta de esos objetos, pero únicamente si las mujeres llevan los aros. Si no es así, únicamente recibirán el arroz necesario para vivir, pero nada más.

12186135_10153699744809269_16892915_o

Quiere decir, que aunque el gobierno tailandés no les obliga a llevar los aros, no tienen mucha más opción. El gobierno no les va a poner las cosas fáciles, pues son un reclamo turístico del país.

Asi que este lugar… no nos gusta.

Después de éste sabor agridulce, volvemos a coger la moto. Nos dirigimos a Doi mae salong o “Santihkiri” que significa “cerro de la paz” (Y qué gran verdad) y que está principalmente habitado por chinos. Nos esperan algo mas de 50 km por delante, pero al igual que ayer, disfrutamos mucho con el paisaje. De nuevo, naturaleza y carreteras estrechas. Se nota el aire fresco y el olor de las flores es muy fuerte.

12192762_10153699744669269_1019398287_o

De camino, empieza a llover muy fuerte. Entre risas nos refugiamos en una tienda que había de paso, hasta que escampó un poco. Nos pusimos los chubasqueros (muy sexys por cierto) y recorrimos los 5 km que nos faltaban para llegar.

12197348_10153699744709269_1812686230_o

12194077_10153699745249269_1808344402_o (1)

Era hora de comer, así que comimos algo en un pequeño restaurante chino, en el mercado de la zona y nos dimos una vuelta por allí.

En moto de nuevo, nos alejamos un poco del mercado y fuimos a visitar una de las varias plantaciones de té que hay en la zona.

12190298_10153699745154269_863927074_o

12197476_10153699744839269_1943133912_o (1)

12190509_10153699744949269_1611374365_o

12186142_10153699745389269_1544688811_o

Allí conocimos a otros dos viajeros, Cristina y Germán (Española y Colombiano), con los que tuvimos una agradable conversación. ¡Esperamos que tengan muy buen viaje!

12193202_10153699744884269_147956576_o

12190484_10153699744909269_1104673493_o

Después de ver las plantaciones, volvimos a casa. El camino se hizo largo por el cansancio, y además la noche no ayuda mucho, pero por fin estábamos en casa.

Nos acercamos de nuevo al mercado nocturno a cenar y… la que lié en un momento.

De camino a la guest house, dado que era una calle ancha, larga y vacía, me dejó la moto. Ya la había cogido unos segundos por la tarde.

Recorrí unos metros y decidí girar para volver con Samuel. Con tan mala suerte (y torpeza) que al girar me apoyé en el acelerador y ¡me pegué un ostión contra el muro!

Salí volando, me estampé, caí, la moto me cayó encima de la pierna… y pff… quitando rasguños y moretones, no me paso nada. ¡Menudo susto! Y Samuel que me vio a lo lejos, casi le da algo al ver la escena.

¡Me fui a la habitación temblando!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s