6/12/2015 – Seguro médico e ingreso de Samuel.

El slowboat salía sobre las 9 am. Samuel seguía hecho polvo.
Nada más llegar a Sihaunoukville, fuimos a coger habitación en el mismo sitio en el que estuvimos la otra vez e intentamos contactar con el seguro.
Como la otra vez, contactar por teléfono nos era imposible, así que les envié un email.

Tardaron varias horas en contestar, y algunas más en darnos una solución.
Al final, nos mandan a una clínica en Sihanoukville “CT Clinic”. Así que (ya de noche), cogimos un tuk tuk hasta la clínica.
Una vez que llegamos, la señorita del mostrador, nos indica que no nos va a poder atender porque tienen roto el aparato para hacer las otoscopias. Y nos indica que la única clínica que lo tiene es una en Phnom Penh, y que debemos ir allí.
¿Que qué?, Phnom Penh está a unas 4 horas de aquí. Y como le indicamos a la chica, no solo la distancia, si no que Samuel está con muchísimo dolor y si vamos a Phnom Penh tenemos que esperar a mañana, coger un bus (con aire acondicionado), e ir con las mochilas y todo.
Así que le dije que no aceptábamos eso y pedí que nos pusieran en contacto con el seguro.
Estuvimos horas intentando solucionar algo. Recibía llamadas de personas que no sabía ni quienes eran, además hablando en inglés y con mala cobertura.
No sé como lo hice, pero al final, hablando con ellos, nos dijeron que nos pagaban una ambulancia hasta la capital. ¡Menos mal!
Estamos agotados, son alrededor de la 1 am (alrededor de unas 15 horas después de haber contactado con el seguro, como para tener un accidente grave), y nos esperan 4 horas de viaje.
Las mochilas se quedan en la guesthouse que ya está pagada, vamos con lo puesto.
Llegamos sobre las 5 am a la clínica Khema. Según entramos, nos da algo de miedo. Una pequeña sala de espera, con camillas sólo separadas por unas cortinas y todo lleno de insectos.
La clínica ya tiene notificación de nuestra llegada, así que tumban a Samuel en una camilla para examinarle, mientras yo relleno los papeles para el seguro.
Le hacen un análisis de sangre en el que por poco me desmayo. ¡Qué manera de sacar sangre por Dios!
Finalmente nos indican que tienen una infección en el oído y que necesitará antibióticos, y que el médico que le hará la otoscopia no está hasta mañana. Así que nos dan la opción de volver mañana o que le ingresen. (dado que es una clínica de pago te lo tienen que preguntar, pero como tenemos seguro evidentemente pido que se le ingrese).
Todo cambia cuando nos suben a la habitación. Es privada, totalmente impecable, con baño propio, televisión, un sofá para que duerman las visitas, armario… ¡menudo cambio!
A Samuel le ponen varias vías con suero y antibióticos. El pobre está echo polvo. ¡qué estrés de día! Y encima no hemos comido absolutamente nada…

img-20151208-wa0042-01
A ver que ocurre mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s