¿Qué más nos puede pasar? ¡Qué desastre!

Llevamos poco más de un mes de viaje y ya nos han ocurrido ya dos millones de putadas. ¡Qué desesperación de verdad!

¿Recordáis que cuando íbamos a Chamonix la furgo empezó a botar y hacer cosas raras, y supuestamente eran unas tuercas mal apretadas? Pues no.

A la altura de Villeneuve (Suiza) empezó a hacer lo mismo. Nuestra cara era un poema.

Rápidamente miramos talleres cercanos, y la verdad es que cuando habíamos preguntado como en 5 sitios y nadie mostraba interés en atendernos por el idioma o lo que fuera… empezamos a desesperar un poco.

Ya llevábamos un rato dando vueltas cuando preguntamos a un hombre que pasaba por la calle “¿Hablas Español?”, a lo que él nos respondió: “Español, Italiano, Francés, Portugues…”  ¡Por fin!

Le contamos el problema que teníamos. Él, Alfredo, es empresario. Tiene varias constructoras. Pero nos dijo que tenía un amigo mecánico.

Se quedó con nosotros haciendo de intermediario con el mecánico hasta que vio de donde creía que venía el problema.

Nos dijo que había un palier que estaba mal, y que había que pedir la pieza. Hizo algunas llamadas para conseguirnos sólo la pieza externa y no todo el eje, pues normalmente no la venden suelta y  la diferencia de precio es bastante grande. Pero finalmente nos la consiguió. Eso sí, tenemos que esperar hasta mañana.

Aunque estamos algo más relajados de haber encontrado gente que nos ayude, estamos de un bajón grande. Es algo exasperante cuando quieres avanzar y no puedes porque cada dos por tres te ocurre algo. Entre lo de la batería cuando empezamos, que perdimos dos semanas. La primera vez que nos hizo esto el coche, dos días. Las barras, 5 días. Más ésto que no sabemos cuando será… hemos perdido casi un mes de viaje solucionando cosas. Y no solo es tiempo perdido, es mogollón de dinero y cansancio mental.

Y aunque nos intentamos tomar las cosas bien, llega un momento que te dan ganas de dejar el viaje e irte para casa.

Pero bueno, vamos a ver como evoluciona ésto y qué solución tiene.

De momento, nosotros vamos a ir al Festival de Jazz de Montreaux, el pueblo de al lado. No sabíamos de él, pero Alfredo nos lo ha dicho y nos va a venir bien despejarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s