Archivo de la categoría: Laos

20-25/11/15 Don Det – 4000 Islas.

Después de la paliza en moto de estos días atrás, partimos a la que sera nuestra última parada en Laos: Don Det

Esta vez nos sale más barato contratar una agencia que ir por nuestra cuenta, así que ayer Samuel compró dos billetes por 120000 kip (Casi 14€).

Nos levantamos pronto, pues a las 7:30 am nos pasan a recoger. Vamos en una Van durante un par de horas, que nos lleva hasta una estación de autobuses, donde tenemos que bajarnos e ir andando hasta el río.

Allí, una barca nos lleva al otro lado del río. Tardamos unos 10-15 minutos y llegamos a la isla.

Nos pusimos a buscar una guesthouse. Allí la verdad es que el alojamiento o es caro o muy barato. Al final nos quedamos en un bungalow, que por dentro tiene un estado algo lamentable, pero que nos sale a 2€ al día. Así que no nos lo pensamos mucho.

12278979_1232421146775423_4867870726958395822_n

Nuestros días allí fueron de lo más relajantes. A penas hicimos nada. Lo primero porque necesitábamos un poco eso, no hacer nada; y lo segundo porque Samuel está algo peor de la tos. Cuando lleguemos a Camboya tendremos que ir al hospital.

Los primeros días fueron dormir y comer, vimos alguna peli, o nos íbamos a un bar donde podías tumbarte en los cojines que había en el suelo y ver la serie de “Friends” hasta el infinito, pues es lo único que ponían. Yo no sé cuantos capítulos nos vimos.

Hubo también tiempo para salir un poco a tomar algo. Nos decidimos por el Reggae Bar para tomar unas cervezas.

12311829_10153751600864269_1258693272_o

12281763_10153751552809269_2054046145_o

También podías tomar algunas sustancias más fuertes pues aquí en Don Det, no hay policía. A nosotros nos basta con la cerveza.

12299828_10153751552909269_714837238_o

Uno de los últimos días nos lo tomamos de relax por separado (que a veces viene bien), así que Samuel se alquiló una bici para ver un poco la isla, y se juntó con un grupillo con el que fueron a ver una cascada que había en la isla de al lado. Yo me quedé en una piscina que había en la isla.

12318056_10153751617899269_520490549_o

Y el último día la verdad es el que más disfrutamos. A mediodía nos compramos una sandía fresquita y nos fuimos al río a bañarnos.

En esa zona había arena de playa, llena de miles de motitas de… no sé parecía oro. Toda la orilla brillaba. Y se estaba taaaan a gusto. Sólo charlar y jugar.

Por la noche nos fuimos a un bar que tenían buffet a ponernos hasta los ojos.

En la habitación recogimos nuestras mochilas porque mañana abandonamos la isla para irnos a… ¡Camboya!

Anuncios

19/11/15 Ruta en moto: Loop Bolaven Plateau IV.

Hoy nos cuesta levantarnos. Tenemos agujetas hasta en los ojos. Pero bueno, hoy sólo vamos a ver una cascada y recorreremos unos 50 km, no hay prisa.

Recogemos nuestras cosas y nos ponemos rumbo a la cascada de Tad Champee. La entrada nos cuesta 5000 kip a cada uno, más 3000 kip del parking (1,42€ en total).

¡Estamos solos! Y el lugar es preciso. La cascada está medio escondida. Podías ir detrás de ella y bañarte en el río.

12278643_1232420453442159_5694987076213087756_n

12249931_1232420490108822_1518964380917967700_n

12227658_1232420553442149_6737612400107774450_n

12274776_1232420520108819_3629648684801131308_n

Un poco más tarde empezó a llegar gente y un nubarrón enorme asomó encima nuestra, así que nos pusimos en marcha. Y justo a tiempo, pues nada más salir se puso a llover.

No nos tocó mucho chaparrón porque nos alejamos de la tormenta.

Ya estamos en Pakse. Hace muchísimo calor.

Vamos a la misma guesthouse en la que estuvimos antes de irnos. Recogemos nuestras mochilas y nos vamos a comer y trabajar un poquito.

Samuel se va a conseguirme unas chanclas nuevas, a comprar los billetes hasta Dondet de mañana y a devolver la moto.

¡Necesitamos vacaciones de nuestras vacaciones!

18/11/15 Ruta en moto: Loop Bolaven Plateau III.

No sé la cantidad de horas que hemos dormido, pero unas 10 u 11 por lo menos. ¡La cama grande nos ha atrapado!

Recogemos todo y nos ponemos en marcha. Hoy íbamos a ir directamente a Paksón, pero el otro día hablando con un chico el Tad Lo nos habló de otra zona con cascadas que también es bonita, así daremos una vuelta por allí y decidiremos si hacemos noche allí o seguimos.

Nuestra primera parada hoy es en la cascada de Tad Katamtok. Nada más llegar, la vista impresiona. Es una cascada enorme y con mucha fuerza, pero se ve de lejos.

12278933_1232419913442213_8849406058938067616_n (1)

A nuestra izquierda vemos un cartelito que indica “A la cascada 300 metros”, así que, por supuesto, empezamos a bajar. Y… ¡Madre mía! ¡nos metemos en cada berenjenal!

12234988_1232419963442208_903223322293416885_n

Lo primero que 300 metros ¡los cojones! (Y perdón por la expresión).

Lo segundo el camino era muy complicado: trozos de camino muy estrechos y con pendiente, otros cachos con mucha maleza, otros con muchas piedras, miles de arañas e insectos varios y el último cacho de camino, era un barrizal con la pendiente de un tobogán (¡Y yo con chanclas!). Tenías que ir muy despacio para no caer, y aún así nos caímos varias veces. Tuvimos que bajar prácticamente de culo. Toda una odisea, vaya.

Pero por fin estábamos abajo y… ¡qué paraíso! Dos cascadas, una la que se veía desde arriba, que era impresionantemente grande y caía con muchísima fuerza. Y otra a la derecha más pequeña, pero que parecía de cuento. Todo esto escondido entre las montañas, todo lleno de verde y flores rosas por donde quiera que miraras. Una preciosidad, sinceramente, la más bonita que hemos visto hasta ahora.

12243406_1232419990108872_1441446525411821826_n

12278839_1232420056775532_514540677103261527_n

12247140_1232420020108869_6720414555898438064_n

Peero… ahora queda subir todo lo que hemos bajado. Para mí al menos, más difícil que la bajada. El cacho del barrizal ahora parecía mucho más alto y había que subirlo prácticamente escalando, pues era una pendiente muy vertical y resbaladiza. Nos teníamos que agarrar a las raíces de las plantas y yo que tengo vértigo, no mirar abajo. Las chanclas además me resbalaban.

Una vez superado el barrizal, tuvimos que ir todo cuesta arriba, un esfuerzo brutal. Sudábamos como si nos hubiéramos bañado en la cascada.

Para colmo se me rompieron las chanclas y los pantalones. Tuvimos que hacer un invento para que pudiera subir sin clavarme nada.

Cuando llegamos arriba, unas dos horas y media después, parecía que hubiéramos pasado meses en una isla desierta. Por lo menos yo. Iba hecha un cuadro.

12274439_1232420090108862_8942742352269885646_n

Con lo cual, si pasáis por aquí y os veis preparados para pasar por todo esto, adelante, porque es precioso, pero si tenéis dudas… no lo hagáis porque tampoco es que haya nadie arriba que pueda ayudaros, o gente por el camino a la que podáis pedir ayuda si os pasa algo. Nosotros es que estamos como una p*** cabra, no tenemos remedio.

Me cambié los pantalones y exhaustos y sin aliento, nos montamos en la moto en busca de agua. Nos paramos en unos huertos de la zona que tenían agua fresca. Uff… (la chica nos miró con cara rara)

Después de esta aventura, intentamos llegar a otra cascada.

El camino parece de motocross, todo de tierra, barro, y socavones enormes. Después de un buen rato, el camino se vuelve más agua que camino, y es bastante difícil seguir, así que damos la vuelta, pero el camino es tan complicado que la moto se tambalea y yo acabo en el suelo. Caí en un charco, y quedé llena de barro y arañazos. Al menos no me pasó nada, pero vaya día.

Nos ponemos rumbo Tayicsua a ver otras cascadas.

Primero comemos, estamos muertos de hambre, y luego nos ponemos al lío.

Dentro de la misma zona hay varias cascadas, pero vemos sólo la mitad. Vemos la cascada 2, que es muy grande y la verdad que muy bonita. Incluso un arcoiris acompaña el paisaje. Pero apenas pudimos echarle una buena foto, pues tenías que meterte en otro barrizal, era complicado andar y el agua te empapaba de arriba a abajo.

10613132_1232420166775521_6290119950453957867_n

Luego vemos la cascada 3, en la que tenemos que bajar un montón de escaleras, y pendiente otra vez. Sinceramente, no me quedan fuerzas, pero nos han dicho que ahí podemos nadar y necesitamos refrescarnos un poco.

12247124_1232420123442192_2578695395213900883_n

Al fin, llegamos al río. La cascada es muy pequeñita, pero puedes darte un chapuzón. Y después del día de hoy nos sienta taaan bien. Yo por fin puedo quitarme los kilos de barro que llevo encima.

12247124_1232420203442184_1648097309687376117_n

12247107_1232420246775513_2974770707894296836_n

Ahora queda volver a subir. Se me hace eterno, no nos quedan fuerzas para más, pero llegamos a arriba. Antes de irnos, pasamos por la cascada 1, pero la vemos de lejos, no tenemos ganas de más sube y baja.

Además, se está haciendo tarde y hemos decidido que no vamos a hacer noche aquí, vamos a ir hasta Pakson como teníamos previsto y nos quedan unos 50 km de camino hasta allí.

Se nos hacen bastante largos. A parte del cansancio que tenemos hoy, tenemos que recorrer aproximadamente 13 km de camino de tierra y baches, y luego carretera, pero la luz se va cuando estamos llegando y hace muchísimo frío por la ropa mojada y el aire. En un momento del camino tengo que parar a coger una toalla que me abrigue un poco, porque no paro de tiritar.

Llegamos ya de noche y destrozados después de unos 100 km recorridos hoy en moto. Vemos un par de guesthouses, y al final nos quedaos en una que aunque nos salió algo cara, 80000 kip (algo más de 9€), parecía cómoda, tenía agua caliente (cosa que nunca me importa, pero que hoy necesitaba), tele y wifi.

Compramos algo de cenar y cenamos en la habitación.

Por si nos faltaban cosas hoy, la tubería del agua se había roto y no teníamos agua para ducharnos.

Menos mal que no tardaron mucho en arreglarlo.

¡Qué palizón de día!

Nos dormimos viendo un programa extranjero de cocina española y añorando un buen bocadillo de jamón. Aaiiisss….

17/11/15 Ruta en moto: Loop Bolaven Plateau II.

Nos despertamos temprano para aprovechar nuestro segundo día de ruta. Hoy, nos esperan algo más de 80 km en moto.

12239700_1232419366775601_7670673925099671721_n

Nos dirigimos hasta Tad Faek a ver una cascada.

Pretendíamos quedarnos por la zona. Había una única guesthouse, en la que pensábamos pasar la noche hasta que vimos el lugar. Era un bungalow al lado del río, con una cama plagada de hormigas, un techo en el cual podría entrar hasta un avión porque era medio abierto, un baño sin ducha, sólo un agujero en el suelo, y sin luz. Evidentemente, decidimos darnos un baño en el río, pero no quedarnos allí.

El baño nos sentó genial. Agua fresquita y sin gente.

12249633_1232419413442263_3905878619512987703_n

12240018_1232419440108927_2516956239737684282_n

Algo me mordió en el agua. No sé el que, pero me hizo daño y sangre. No fue un bicho grande, pero lo suficiente para dejarme la marca de su boca. Pegué un grito y salí echando leches del agua. Estuve un buen rato algo rayada, eso de que te muerda algo estando a tomar por… de todo, no mola. Pero no fue nada.

Nos fuimos en busca de otra cascada y otra gusthouse en Tad Se Noy. Hicimos una parada para comer en un restaurante/cafetería/resot que están haciendo cerca de la cascada.

Lo cierto es que en prácticamente todas las cascadas a las que vamos, están haciendo nuevas construcciones. Creo en poco tiempo, todas las cosas que estamos viendo gratis y sin gente, estarán masificadas de turismo y se cobrará entrada. ¡Aprovechad ahora!

Llegamos a la guesthouse que estábamos buscando. Mucho mejor que la otra. Habitación grande, cama grande y cómoda, baño con ducha.

Nos fuimos a bañarnos a la cascada de allí, Tad Se Noy, pero estamos en las montañas y a las 16h ya no había sol. Llegamos un poco tarde. Aunque nos echamos unas risas jugando con unas niñas de la zona.

12274398_1232419490108922_3998714040024884163_n

Cenamos mientras nos echábamos unas partidas al UNO.

No eran ni las 19h cuando caímos rendidos en la cama. Se empieza a notar el cansancio.

16/11/15 Ruta en moto: Loop Bolaven Plateau

¡Empieza lo divertido!. Primer día de nuestra ruta en moto, tenemos muchas ganas. Vamos a hacer en Loop de Bolaven plateau, la ruta larga que son unos 4-5 días, depende de lo que te entretengas.

Llevamos las mochilas grandes a la guesthouse donde alquilamos la moto. Allí nos van a guardar las mochilas hasta que volvamos, esperamos que sigan allí cuando volvamos. Para nuestra ruta llevamos una bolsa estanca con unas toallas, algo de ropa y cosas de neceser; y una mochila con una reflex, GoPro, mini botiquín, dinero, etc.

12247048_1231916090159262_8690382154623965445_n

Nuestro recorrido en moto hoy será de unos 84 km.

Nuestra primera parada es la catarata de Tad Pha Suam, aún en zona turística, por lo que nos toca pagar entrada: 5000 kip cada uno, más 2000 kip por la moto (alrededor de 1,30€ en total).

12235064_1231916160159255_151530168747353635_n

12243170_1231916193492585_1450432180185938748_n

No nos cuesta encontrar la cascada, aunque no te puedes bañar. Al lado, hay un puente colgante de bambú desde el que puedes ver la cascada. Se mueve bastante, pero aguanta.

12239610_1231916216825916_4629902676143883712_n

12278621_1231916246825913_286484120898763157_n

Por otro camino con unos dos millones de mosquitos, arañas y bichos raros, encontramos una villa de la tribu Katu, aunque realmente es una reconstrucción de una aldea para turistas, por lo que no nos entretenemos mucho.

12243046_1231916266825911_7185945382623653219_n

Abandonamos la zona y nos dirigimos hacia Huay Hun a ver las plantaciones de café. Nos paramos en “Fresh coffee Mr. Vieng” una Homestay/cafetería que nos encantó.

12299647_10153743100209269_364487838_o

Allí pudimos degustar el café de la zona (muy fuerte, pero muy bueno tambien), para picar nos pusieron cacahuetes orgánicos y bananas, totalmente gratis, pudimos descansar en las hamacas que tenían… ¡una maravilla!.

12249952_1231916370159234_8980996195469519636_n (1)

12274235_1231916403492564_7364774347416290860_n

12274266_1231916436825894_3155014367057260526_n

A parte, pagamos 15000 kip cada uno (unos 2€) por dar un paseo por la plantación de café mientras el propietario nos explicaba algunas cosas a cerca de las diferencias entre las plantas de café, como la árabica, rústica, etc; los costes, o el tiempo que lleva tener una plantación de café. También pudimos ver plantaciones de chile, sésamo y algunas más.

12219571_1231916300159241_6880774122305213897_n

12079042_1231916333492571_7830890257055779827_n

12240133_1231916553492549_8062768046408744941_n

También tuvimos la posibilidad de comer hormigas…. Sí, sí… hormigas. Tienen un sabor cítrico y se usa en un plato de aquí “Papaya salad”. Los dos probamos las hormigas, y es cierto, saben como a lima.

12242997_1231916466825891_5305493832016612544_n

12219590_1231916493492555_4526597736192595367_n

Para despedirnos de la visita, encontraron una serpiente verde venenosa. La mataron a palos. Nos recordó mucho al día del apaleamiento de Los Simpsons.

Abandonamos la plantación para llegar al último punto de hoy: Tad Lo.

Allí pudimos ver tres cascadas: Tad Soung, Tad Lo y Tad Hang.

12243000_1231916606825877_7909223674951083241_n

12249714_1231916643492540_499694864362295521_n

Hicimos noche allí en un bungalow por 50000 kip (Unos 6€)

Cenamos en el restaurante de la propia guesthouse y luego nos fuimos a tomar una cerveza a Fandee guesthouse, que tienen montada unos franceses y estuvimos muy a gusto charlando con ellos.

 

 

15/11/15 Wat Phou.

Dijimos que no íbamos a pagar por ver más templos. ¡A no ser…! que merezcan la pena, claro. Y el que vamos a ver hoy lo merece, o tiene pinta al menos.

Hoy vamos a ir a ver el Wat Phu, un templo de más de mil años, declarado patrimonio dde la humanidad por la Unesco en 2001 y que dicen que es el Angkor wat de Laos (no se si será para tanto).

Hemos ido a una guesthouse en la que alquilan motos. Nos sale a 50000 kip el día (unos 5,70€) que ya se parece más a los precios por los que alquilábamos en Tailandia. Si recordáis en Luang prabang nos pedían entre 100000 y 120000 por día.

El templo no queda lejos, a unos 40 km al sur de Pakse. Llegamos allí pronto pero el sol aquí pega fuerte desde bien temprano, y este templo es todo exterior, así que nos toca sudar la gota gorda.

Pagamos la entrada 50,000 kip cada uno, y nos llevan hasta la entrada.
Acabamos de empezar a andar y ya estamos agotados del sol.

Lo primero que podemos ver son dos construcciones en ruinas. Nos damos una vuelta por ellas y echamos algunas fotos.

12208458_1229260537091484_5838390078141347469_n

12219341_1229260050424866_4418185367493182086_n

12249566_1229260600424811_3137867496367680266_n

12247107_1229260123758192_5879891232589358695_n

Luego subimos una cantidad considerable de escaleras hasta una zona en la que… había sombra. Y a parte de sombra, un pequeño templo. La verdad es que es muy bonito.

12246710_1229259810424890_4085127792112904708_n

12243279_1229259867091551_4707998537893600044_n

12241586_1229260427091495_1364161778012341095_n

12239547_1229260667091471_2904140802212838823_n

Nos encontramos otra pareja de viajeros con la que estamos hablando un rato. Nos cuentan que ellos tampoco están teniendo muy buena experiencia con la gente de Laos. Parece que no somos los únicos.

Desde arriba hay una bonita vista de las construcciones de la parte de abajo.

10455129_1229259773758227_6052666355686945855_n

12247119_1229259643758240_1237509559148699497_n

12219473_1229260727091465_4847107109000140003_n

Ya muertos por el calor que hacía, decidimos irnos.

1981779_1229259553758249_8261123076273366895_n

Pasamos la tarde noche en una cafetería cerca de la guesthouse trabajando un poco y organizando la ruta en moto que vamos a empezar mañana.

En casa organizamos las mochilas y las cosas que nos vamos a llevar a la ruta.

 

13/11/15 Largo viaje a Pakse.

El día de hoy ha sido muuuy largo.

Nos levantamos a las 6:00 am, cogemos nuestras mochilas ya preparadas, y nos vamos a la parada de autobús.

Éste llega a las 6:30 am. Pero no, no es un autobús, es un tuktúk de los grandes. Si alguno de vosotros ha montado ya en tuktúk podrá entender más o menos lo que es estar 5 horas en esos asientos estrechos y duros, botando en esa “carretera” llena de baches y apretujados, ya que aquí está la “ley” de: Todavía cabe.

Íbamos unas 15 personas más 4 sacos de 25kg de harina o lo que fuera eso y un pollo. ¡Vaya 5 horas más horribles!

Llegamos a la estación de autobús de Thakhek, donde al fin pudimos sacar dinero y pagar al hombre. 70000 kip cada uno (8€).

Pero nuestra “cómoda” aventura no acaba ahí. En la estación tenemos que coger un autobús (de los de verdad) que nos lleve a Pakse.

En internet, ponía que salían cada hora, pero había un autobús que salía en ese momento y el hombre de la taquilla nos empezó a decir que el siguiente era a las 15:00 “a lo mejor”.

Estamos seguros de que no era así, aquí en Laos todo el mundo te miente, pero no eran ni las 12 y no queríamos arriesgarnos, así que compramos el billete que nos cuesta 60000 kip a cada uno (6,80€) y nos subimos.

¿Relax? no, por supuesto que no. Nos llevamos la sorpresa de que el autobús está lleno, y que han puesto pequeñas banquetas de plástico en el pasillo del autobús para que la gente se siente. ¿Qué tu has pagado tu asiento? ¡Da igual! ya os contaba que aquí… si todavía cabe, va para adentro. Y no es un viaje de media hora no… son 500 km que aquí son unas… ¿7 horas? Todo genial.

12250724_10153726933119269_1640644606_o.jpg

Tuvimos algo de suerte y antes de una hora, el hombre que iba a mi lado se fue y pudimos sentarnos en asientos del autobús. Aún así cada vez que paraba… ¡seguía entrando gente!

Durante el viaje el autobús para a cada rato. Hay ratos en los que en media hora ha parado 5 veces. El conductor para incluso para hacerle una foto a una serpiente enorme que se cruza en medio de la carretera. Eso sin contar las hordas de mujeres que entraban cada vez que el autobús paraba, para vendernos cosas como pollos asados insertados en brochetas, bolsas de huevos y otras tantas cosas nada apetitosas.

En fin, algo más de 7 horas después llegamos a Pakse, peeero…

Otra vez nos intentan engañar. En serio, estamos hartos de la gente en Laos.

El autobús se supone que va hasta la estación de autobuses en el centro de pakse, pero de repente se para en las afueras, en una carretera al lado de un tuktúk. Empiezan a gritar ¡Pakse! y se ponen a bajar nuestras mochilas y la de dos franceses. Qué casualidad que todo el mundo va a pakse y sólo nos bajan a los cuatro turistas.

Nos empiezan a decir que tenemos que coger el tuktuk y nos lleva al centro que está a unos 5 km. Y nos dicen un precio desorbitado.

Pero esta vez no nos callamos. Llevamos el mapa de google y vemos en cada momento dónde estamos. Y le decimos al conductor que no, que eso no es Pakse, que el autobús tiene que ir a la estación en el centro y que hemos pagado el billete hasta el centro.

El hombre sólo nos entiende cuando quiere. Sólo nos dice que eso es Pakse y que cojamos el tuktúk. Aunque le enseñamos el mapa, mira para otro lado, nos ignora y se niega a contestarnos.

Nos enfadamos muchísimo, y le gritamos indignados, pero sigue ignorándonos.

Hablamos con el otro chico que iba con el conductor, que entiende inglés, pero en cuanto le decimos que el autobús tiene que ir al centro… ¡hace lo mismo! gira la cabeza, se ríe y se va.

Samuel se cabrea mucho, coge las mochilas y las vuelve a subir al autobús y le indicamos al conductor que no nos pensamos bajar, y así hacemos.

Efectivamente, como habíamos visto en el mapa, el autobús recorre los 5 km que le faltan hasta el centro de pakse. Los franceses si que accedieron a ir en el tuktúk y pagar un dinero que no les correspondía.

Nos vamos indignados y Samuel le suelta un “Fucking liar” de despedida.

Llevamos dos semanas en Laos y es que siempre es así. No sé si es mala suerte o es que la gente de aquí es lo peor.

En fin, ya estamos en Pakse. Ya es tarde y como os comentamos anteriormente, temporada alta. Así que nos cuesta encontrar un lugar donde dormir y que además no sea muy caro.

Al final encontramos una habitación por 60000 kip. No tenemos internet, ni agua caliente y además huele raro. Pero bueno… a estas alturas ¡nos da igual!

Nos pegamos una ducha y nos vamos a un bar cerca a tomarnos un fruit shake fresquito y a dormir.

12/11/15 Día de río y relax.

Nos levantamos algo tarde. Quería descansar. Por suerte, ya me encuentro bastante mejor.

Hoy hemos decidido ir a pasar el día al río, al lado de la cueva. Un poco de relax nos vendrá bien.

Preparamos todo, y paramos en un pequeño restaurante donde pedimos algo para llevar.

Antes seguir el camino, nos metemos en el pueblo a hacer algunas fotos. Un montón de casitas de madera viejas, y gente sonriente. Pero a los pocos minutos, decidimos seguir el camino, no se puede estar con este calor. Uff…

Pagamos la entrada al parque como el otro día, y nos vamos a la zona donde estaba la roca. Para llegar tenemos que cruzar el río a nado.

Una vez allí, extendemos la toalla, comemos y nos bañamos. ¡Qué a gusto!

11988762_1227601087257429_4020676957299917070_n (1)

Pasadas varias horas empieza a llover. Pero no nos vamos en seguida, con la lluvia el paisaje es increíble, y ya estamos mojados, así que…

12249932_1227601060590765_7144459741714199324_n (1)

12255208_10153726863999269_1338934830_o

De vuelta a la guesthouse, nos damos cuenta de que tenemos un “pequeño” problema. Dado que en la guesthouse nos ponen todo a cuenta, y no estamos pagando al día, nos hemos despitado con el dinero y nos hemos dado cuenta de que tenemos para pagar en la guesthouse, pero no para el billete hasta Pakse. Y aquí bancos… cero.

El tío de la guesthouse nos ha dicho que en la estación que nos dejan hay un ATM (un cajero) y que le digamos que le pagamos allí. Así que eso intentaremos.

Después de cenar nos quedan 3000 kip (menos de 50 cent).

11/11/15 Laos nos sienta mal, parte II.

Lo dicho. Desde que hemos llegado a Laos nos pasa de todo.

Si hace un par de días era Samuel el que estaba malo, ahora me toca a mi.

Me han debido de dar algo en mal estado en la guesthouse y estoy como Samuel el otro día pero además, con fiebre. Vaya día más malo.

12255622_10153726933259269_1310150847_o.jpg

Así que una vez más, toca día de descansar y no hacer nada.

Vemos alguna peli y poco más.

La verdad es que me asusté un poco cuando me dio fiebre. En caso de tener que acudir a un hospital… lo tenemos difícil, ha varias horas de distancia.

Por suerte no me duró mucho.

Espero estar mejor mañana.

 

10/11/15 Konglor Cave.

Hemos hecho bien en venir aquí.

Desde que hemos entrado en Laos, hemos tenido sentimientos diversos y ninguno realmente bueno. Queríamos algo más auténtico, un poco de calma. Y este pueblecito perdido es lo que buscábamos.

A parte del paisaje hay un lugar que queríamos ver, y es la cueva de konglor. Una cueva de unos 8 km de largo, por la que atraviesa el río.

Hemos cogido las mochilas pequeñas y nos hemos puesto rumbo a la cueva. Si vais, no tardaréis mucho. Se encuentra a un kilómetro del pueblo. Eso sí, echaros protección solar por litros ¡qué sol!, como decía Samuel “Aquí fabrican el calor”.

No tardamos en llegar, nos cobran 2000 kip a cada uno (0’22€) por entrar al parque.

Para entrar en la cueva, deberemos ir con un guía en un bote a motor. Nos cuesta 100000 kip el bote y 10000 kip por persona por entrar a la cueva (Algo más de 13€ en total). En el bote pueden ir hasta tres personas sin contar con el guía.

Nos dan un chaleco inflable, metemos nuestra mochila en la bolsa estanca para que no se moje nada, y nos ponemos nuestros frontales.

Nuestro guía no nos hace demasiado caso. Tira el sólo hacia la cueva sin decirnos absolutamente nada.

Una vez que llegamos a la entrada de la cueva, nos montan en el bote y empieza la aventura.

La verdad es que es increíble. ¡La cueva es enorme!. Cuando pasamos cerca de las paredes, vibran y el agua hace un sonido muy extraño, como si decenas de pájaros volaran al lado nuestra.

Nos paran en una zona que han iluminado, en la que podemos andar por la cueva y ver estalactitas y estalagmitas.

12255270_10153726767919269_1708582087_o

Volvemos al bote y vamos hasta el final de la cueva. Se ve mucha luz y de repente… naturaleza. Mucha naturaleza. Es muy bonito.

12255375_10153726767579269_349652383_o

Paramos en la orilla del río 10 minutos. Lo cierto es que esta parte no nos gustó mucho. No te da tiempo a ver nada y tienes que esperar sin hacer nada.

Tuvimos un “intenso” debate sobre si el ruido que sonaba en los árboles (un ruido estruendoso y repetitivo, como si fueran bicicletas oxidadas, que te taladraba la cabeza) eran pájaros o insectos. Samuel defendía que eran pájaros. Gané yo.

Volvemos al bote y de vuelta a la otra parte de la cueva. Esta vez no paramos. Y antes de salir, vemos unos 15 o 20 murciélagos en el techo de la cueva. ¡Creía que no iba a ver ninguno!

En vez de volver con el guía, le damos los chalecos y nos quedamos en una zona del río preciosa. Hay una roca enorme desde la que saltamos al río. Se está taaaan agusto.

12249712_1227601177257420_3142464421755995493_n

Nos volvemos a la guesthouse, tenemos mucho hambre, y comemos allí y nos echamos un rato.

Hoy no hacemos mucho más. Por la noche intentamos trabajar un rato, pero la conexión es bastante mala, así que al final desistimos.