Archivo de la categoría: Tailandia

29/10/15 Long Neck tribe y Doi Mae Salong.

Actualmente hay varias tribus que podemos encontrar al norte de Tailandia. Una de ellas, que es la que más reclamo turístico tiene, es la tribu de los Long neck o mujeres jirafa.

A finales de los 80, principios de los 90, muchas de estas minorías étnicas huyeron por los conflictos con Birmania, y se refugiaron en Tailandia.

12185817_10153699745474269_851002681_o

Dado que no pertenecen a ningún país, esta tribu ha estado viviendo del dinero que los turistas pagan por verles, pero ¿a qué precio?

Lo cierto es que no íbamos muy informados al respecto, (tampoco encontramos demasiada información), únicamente packs, en los que por un precio bastante alto, te incluían la visita al poblado.

Decidimos, que ya que íbamos en moto, lo íbamos a encontrar por nuestra cuenta. Y como preguntando se llega a roma, después de unas cuantas vueltas, conseguimos encontrar el lugar.

Para nuestra sorpresa, no es un poblado sin más. Una especie de puesto de información y artículos para comprar, nos impedía acceder a el.

_ Son 300 bath – nos dijo una voz que salió de detrás del mostrador

Que ¿qué?. No sabíamos que tendríamos que pagar para entrar a ver personas. Aún así, terminamos pagando, ya que tenía ganas de ver a aquellas personas, haciendo su vida en aquella tribu, alejados de todo.

12197208_10153699746419269_1599236140_o

Pero de nuevo, sorpresa. Lo único que pudimos encontrar en este lugar (no creo que viéramos más de 30 personas), es un grupo de mujeres, que forzadamente sonríen para que les eches fotos y compres alguno de los artículos que hacen a mano.

12193090_10153699745044269_1966287625_o

12194087_10153699745374269_14262746_o

12197560_10153699746354269_64497293_o

12197454_10153699744764269_45256484_o

Sinceramente, nos pareció una situación bastante incomoda. Nos pareció estar en un zoo o museo de personas. Y nos pareció triste.

12193108_10153699745174269_518940758_o

Según te explican los carteles de la zona, es un lugar de ayuda a estas tribus, e indican que todo el dinero de las entradas es destinado a la vida, alimentación, etc de la gente de allí.

Pero la información recibida después no es esta. Cada familia recibe unos 1500 bath (algo más de 30€) y un porcentaje del dinero que sacan con la venta de esos objetos, pero únicamente si las mujeres llevan los aros. Si no es así, únicamente recibirán el arroz necesario para vivir, pero nada más.

12186135_10153699744809269_16892915_o

Quiere decir, que aunque el gobierno tailandés no les obliga a llevar los aros, no tienen mucha más opción. El gobierno no les va a poner las cosas fáciles, pues son un reclamo turístico del país.

Asi que este lugar… no nos gusta.

Después de éste sabor agridulce, volvemos a coger la moto. Nos dirigimos a Doi mae salong o “Santihkiri” que significa “cerro de la paz” (Y qué gran verdad) y que está principalmente habitado por chinos. Nos esperan algo mas de 50 km por delante, pero al igual que ayer, disfrutamos mucho con el paisaje. De nuevo, naturaleza y carreteras estrechas. Se nota el aire fresco y el olor de las flores es muy fuerte.

12192762_10153699744669269_1019398287_o

De camino, empieza a llover muy fuerte. Entre risas nos refugiamos en una tienda que había de paso, hasta que escampó un poco. Nos pusimos los chubasqueros (muy sexys por cierto) y recorrimos los 5 km que nos faltaban para llegar.

12197348_10153699744709269_1812686230_o

12194077_10153699745249269_1808344402_o (1)

Era hora de comer, así que comimos algo en un pequeño restaurante chino, en el mercado de la zona y nos dimos una vuelta por allí.

En moto de nuevo, nos alejamos un poco del mercado y fuimos a visitar una de las varias plantaciones de té que hay en la zona.

12190298_10153699745154269_863927074_o

12197476_10153699744839269_1943133912_o (1)

12190509_10153699744949269_1611374365_o

12186142_10153699745389269_1544688811_o

Allí conocimos a otros dos viajeros, Cristina y Germán (Española y Colombiano), con los que tuvimos una agradable conversación. ¡Esperamos que tengan muy buen viaje!

12193202_10153699744884269_147956576_o

12190484_10153699744909269_1104673493_o

Después de ver las plantaciones, volvimos a casa. El camino se hizo largo por el cansancio, y además la noche no ayuda mucho, pero por fin estábamos en casa.

Nos acercamos de nuevo al mercado nocturno a cenar y… la que lié en un momento.

De camino a la guest house, dado que era una calle ancha, larga y vacía, me dejó la moto. Ya la había cogido unos segundos por la tarde.

Recorrí unos metros y decidí girar para volver con Samuel. Con tan mala suerte (y torpeza) que al girar me apoyé en el acelerador y ¡me pegué un ostión contra el muro!

Salí volando, me estampé, caí, la moto me cayó encima de la pierna… y pff… quitando rasguños y moretones, no me paso nada. ¡Menudo susto! Y Samuel que me vio a lo lejos, casi le da algo al ver la escena.

¡Me fui a la habitación temblando!

Anuncios

28/10/15 Casa negra, Templo blanco y Khun korn waterfall.

Ayer cogimos un autobús en Chiang mai que nos ha traído hasta chiang rai en 3 horas. Nos ha salido por unos 167 bath cada uno (uno 4€) y la verdad es que era bastante cómodo. Te dan una botellita de agua y galletas. Eso sí, si te mareas, no olvides tomar algo, pues el camino son todo curvas.

Hoy miércoles hemos decidido alquilar una moto para dos días. Igual que las anteriores veces, nos ha salido por 200 bath el día (5€).

Hemos salido pronto, y nuestra primera parada ha sido La casa negra o Ban daam museum creada por Thawan Duchawee y que se compone de 40 cabañas de diferentes formas, llenas de objetos artesanales: figuras, pieles, sillas, cuadros…

El tal Thawan era un poco flipado la verdad. Si veis el vídeo lo entenderéis.

12194138_10153699748704269_95699248_o

12190300_10153699748639269_1892197810_o

Nuestra segunda parada está en el otro extremo, El templo blanco o Wat Rong khun. Es un templo budista moderno, que se empezó a construir a finales de los 90’s y que aún está sin terminar. Su creador es Chalermchai Kositpipat.

12190227_10153699748749269_386191456_o

12194027_10153699748129269_940133325_o

12190320_10153699747984269_843357587_o

12197566_10153699748224269_43383693_o

Por fuera es impresionante con ese blanco impoluto, pero la verdad es que hubo algo que no esperábamos y nos quedamos algo sorprendidos. dentro del templo, hay un mural en que se mezclan un montón de dibujos de ¡películas!. Entre dragones, fuego, bombas, torres gemelas y naves podíamos encontrar figuras, series o películas tales como tales como: Sailor moon, Saw, Kung fu panda, Freddy Krueger, Neo, Michael Jackson, Bumblebee (Transformers), Batman, Superman, Avatar, Hulk, Dath Vader, Alice (Resident Evil), Yoda, Tortugas ninja, Hello Kitty, Hellraiser, Angry birds, Spiderman, Minion, el coche fantástico, Tiburón, Doraemon, Elvis Presley, Iron man, Jack Sparrow, Terminator, Espartano (300), Gozila, Harry Potter, Dusty (Planes) y…. otros tantos más. ¿Qué tienen que ver unos con otros? ni idea…

Y no sólo era dentro… en la parte de fuera del templo, había árboles de los cuales colgaban las cabezas (blancas) de otros tantos personajes de película.

12197396_10153699747729269_1492416731_o

12190453_10153699747804269_727493123_o

Volvemos a coger nuestra moto y nos ponemos rumbo al parque nacional de Khun Korn.

Está a unos 20km que se nos pasan muy rápido entre el paisaje que nos acompaña. Montañas, árboles, naturaleza… verde por todos lados. Y una pequeña carretera llena de curvas que lo hacía más divertido. ¡Lo disfrutamos tanto!

Al llegar, dejamos aparcada la moto y andamos durante 1,5 km por un precioso bosque de bambú. ¡Nunca habíamos estado en uno y es precioso!.

12197225_10153699749064269_583809637_o

12190517_10153699747584269_1625584351_o

12177169_10153699749004269_993633507_o

12177169_10153699749099269_1000832512_o

Después de cruzar varios puentes de bambú, nos esperaba una enorme cascada de 70 metros, que caía con muchísima fuerza, apenas te podías acercar.

12190679_10153699748869269_565336558_o

12186211_10153699748949269_636243161_o

12190311_10153699748349269_1647679889_o

Estuvimos un rato echando fotos y nos acercamos o suficiente como para irnos empapados a casa, pero sin duda fue lo que más nos gusto.

Antes de volver, encontramos otro camino que nos llamo la atención. ¿Y qué hicimos?, pues claramente investigar. Empezaba con una gran cuesta arriba, y seguía con otras tantas decenas de ellas. No sé cuanto tiempo estuvimos subiendo ni a qué altura, pero el paisaje era alucinante. Llegamos a un pequeño pueblo, totalmente aislado del turismo. Había dos personas que al vernos llegar con la moto pusieron cara de haber visto un extraterrestre. Pero estaba a punto de anochecer, así que dimos la vuelta. La bajada no fue tan divertida, el estado de la carretera era pésimo, con un montón de boquetes, arena y una gran pendiente. Pero logramos llegar a abajo.

12197391_10153699748374269_997640508_o

Antes de irnos a casa paramos en el Night Bazaar, donde a parte de ropa tienes una zona con decenas de casetas de comida y mesas para cenar allí. A nosotros nos a conquistado porque… ¡tienen sushi! (y bien rico) ¡y barato! (Una bandejita que en Madrid te puede salir tranquilamente por 12€, aquí lo conseguimos por unos 2€).

Y ya a descansar ¡que estamos rotos!

24/10/15 Elephant Retirement Park.

Una de las principales actividades que busca la gente cuando llegan a algún país del sudeste asiático como Tailandia, es ver elefantes.

Pero cuidado, pues no en todos los lugares dan un buen trato a estos animales. Luego os contaremos un poquito más sobre ello.

Para nuestra visita hemos elegido “Elephant retirement park”, que al contarles nuestro proyecto, nos han invitado a pasar el día con ellos. Nosotros hemos decidido también colaborar con ellos haciéndoles un video promocional para su web (subiremos ambos a nuestro canal de youtube).

El por qué de haber elegido visitar y colaborar con Elephant retirement park, es porque no existe ningún tipo de abuso con actividades para turistas, como subirse a ellos, hacer trekkins, pintar, etc… únicamente acompañamos a los elefantes en sus actividades diarias como bañarse o comer. ¡Nos gusta!

Debido a la colaboración, nosotros no pagamos nada. Pero en caso de que hagáis la visita, el precio por persona es de unos 2600 Baths, que son unos 65€, e incluye transporte de ida y vuelta, guía y día con los elefantes y comida buffet libre. Hay otros precios dependiendo de si pasas todo el día, o si quieres hacer un voluntariado de una semana con ellos. Puedes ver más información en su web http://www.elephantretirementpark.com

Si os soy sincera, precisamente lo del tema del voluntariado es lo único que no me parece bien aquí. Es decir, en muchos sitios, un voluntariado es “doy tal (mi ayuda o trabajo) y recibo tal (alojamiento, o comida, o algo de dinero)”. Pero eso de pagar (una pasta además) por ir a ayudar… no le veo el sentido. Aún así, si os interesa, os dejo algo más dr información al final del artículo.

Nos recogieron temprano en una furgoneta y recogimos al resto del grupo. Somos 10 en total, y va a ser el primer grupo con el que estaremos hoy, y en el que sólo tendremos que ocuparnos de disfrutar de la experiencia. En el grupo nos acompaña Matt, un inglés que colabora con ellos, y que se encargará de explicarnos y guiarnos a la hora de estar con los elefantes.

Tardamos algo más de una hora en llegar. ¡Estamos impacientes!. Sólo hay naturaleza a nuestro alrededor y… ¡ahí están! ¡son taaan bonitos!
Lo primero que hacemos es tener una charla con Matt, donde nos cuenta cosas a cerca de los elefantes que tienen allí. La más pequeñita, Lanna,  tiene 6 meses y el año que viene tendrán un nuevo miembro más en la familia. También nos explica cómo darles de comer y qué cosas haremos.

¡Es hora de estar con los elefantes!

Primero nos presentan a dos, uno de ellos más pequeño, y les damos de comer plátanos y cañas de azúcar al grito de ¡BON! (con el que los elefantes entienden que vas a darles de comer)

10406372_1216738635010341_5622779214468079620_n

12036615_1216738851676986_5504680216228413911_n

12185916_10153690641709269_326373816_o

12049371_1216738801676991_3265996574393894134_n

Después conocemos a otros dos elefantes que están recuperándose. Uno de ellos porque se fracturó una pata y otro porque se clavó algo en el pie. Nos enseñan cómo les limpian, desinfectan y cuidan.

12063857_1216738868343651_8927989643824686738_n

10552469_1216738891676982_3226210198735146854_n

10302460_1216738961676975_7358993157741339718_n

Y luego conocemos a Lanna (la pequeña de 6 meses) y a su mamá. La pequeña es juguetona, curiosa y tan graciosa. Les damos también de comer.

10422290_1216739368343601_5181994861432128814_n

Y ahora nos toca comer a nosotros (nos estamos acostumbrando a eso de comer pronto). Nos ponen un buffet con muy buena pinta: Arroz, pad thai, sopa, verduras, pollo, patatas, ensalada, fruta y agua. Reposamos la comida un rato, aunque hubiera estado mejor una “Spanish siesta”

12171851_10153690548159269_1083063798_o

Luego Matt nos trae algo de ropa que usaremos para meternos al agua con los elefantes.

12009595_1216738995010305_4990566834453782007_n

Pasamos del agua al barro y del barro al agua. ¡Menudas risas! No sé quien se divertía más, si los elefantes o nosotros, pero era muy bonito ver la cara de felicidad de los elefantes, cómo jugaban con nosotros tirándonos agua… una experiencia increíble, sin duda.

12032181_1216739101676961_7478848999027906650_n

12107997_1216739155010289_4849776529562924091_n

12182999_1216739231676948_1561375854710611582_o

12042743_1216739278343610_6030742617671372865_n

12108126_1216739418343596_3406544051271353037_n

10404379_1216739311676940_8403844553919533689_n

Estamos un último ratito con Lanna, viendo como ella también se vaña, corretea y juega. Y llega la hora de despedirnos (Oh…)

Nosotros no abandonamos el lugar, si no que preparamos las cámaras para grabar lo mismo que acabamos de hacer, con un segundo grupo. Esta vez sólo de 4 personas.
Después de grabar la experiencia, grabamos junto con Matt y dos de los voluntarios que dejaban hoy el campamento después de una semana, Fia y Per.

12185612_10153695184419269_1307517405_o

Nos damos una ducha (nos dan toalla y champú) y es hora de volver.
A las 19:30h nos reunimos casi todo el grupo en la guesthouse que tiene el campamento, ya que esta noche hacen barbacoa (150 bath/persona).

12177200_10153690548229269_714236302_o

Toca relajarse, beber algo de cerveza y charlar sobre el día de hoy. Sin duda, una de las mejores cosas de viajar, es conocer personas y las historias que les llevaron a estar aquí contigo.

…………………………………………………………………………………………….

Turismo responsable:

Como muchos sabréis ya, hay muchas empresas que se dedican a ofrecer actividades con elefantes, pero no en todas un buen trato a estos animales.
Nosotros como turistas, tenemos la responsabilidad de no colaborar, pagando a estas empresas que utilizan a los elefantes como atracciones de feria.

Conozco casos de gente que ha dicho que no estaba informada, pero no es difícil reconocer estos lugares. Cualquier actividad que no sea natural para un elefante (que es básicamente caminar, bañarse, comer y dormir), no es un buen lugar. Cualquier actividad que os ofrezcan como verlos pintar cuadros, jugar al fútbol, los trekking en elefante… (aunque nos parezca increíble por el gran tamaño de los elefantes, no soportan grandes pesos sobre sus espaldas, con unos 130-150kg el animal ya está sufriendo, imaginaros lo que es cargar con las estructuras que les ponen más las dos, tres o más personas que a veces llegan a cargar, sin contar con las heridas que les provocan las cuerdas y estructuras).

Estos elefantes están sometidos a una práctica de “adiestramiento” (tortura sería la palabra adecuada) llamada ‘pajaan’, muy común en Tailandia, en la que se les enseña todas estas cosas a través del dolor, el aislamiento y la privación de alimentos o agua. Normalmente son separados de sus madres cuando son pequeños, y son encerrados y golpeados. Estos animales estarán en un continuo estado de estrés y agotamiento. Cada vez que pagamos por algo así, ayudamos a que esto continúe.

Desde The walking travel os pedimos que no colaboréis con ello. Esperamos que tanto el artículo como los videos que subiremos, os ayuden a ver la diferencia entre estos lugares.

12049675_1216738921676979_516671686984754697_n

…………………………………………………………………………………………….

Voluntariado:

Muchos viajeros están interesados en el tema de los voluntariados, ya sea para hacerlos durante sus viajes, o viajando concretamente para ello.
A nosotros nos interesa el tema, pero al menos de momento, nos ha parecido bastante complicado encontrar información al respecto y sobre todo encontrar voluntariados en los que no haya que pagar (algo que a mi parecer sería lo lógico).
En Elephant retirement park existe la opción de ir como voluntario. No, no es gratuito. Dependiendo del tiempo que estés, tendrás que pagar una cantidad u otra. Para que os hagáis una idea, uno de los voluntarios me comento que había pagado 12000 bath por una semana (unos 300€), en concepto de donación, puesto que el dinero va destinado al cuidado y manutención de los elefantes.
Lo mejor, si estáis interesados, es que os metáis en la su web y le echéis un ojo.

22/10/15 Flight of the Gibbon.

¿Quién no ha soñado alguna vez con volar?

Flight of the Gibbon es una empresa que ofrece experiencias de aventura. Ésta en concreto, trata de deslizarte a través de un recorrido de más de 5 km de tirolinas, de árbol a árbol, como si fueras un Gibon (Un simio de largos brazos que se desplaza casi como lo haremos nosotros hoy)

La actividad es algo cara. Nos sale en total por 7.198 Baths que son unos 185€ aproximadamente. Incluye recogida y transporte de ida y vuelta; la actividad, comida, y una camiseta. Lo dicho, no es barato, pero sí merece la pena.

Nos recogen en la puerta de nuestra guesthouse antes de las 07:00 am y pasa a recoger a varios pasajeros más.

Tardamos algo más de una hora en llegar (unos 57 km al noreste de Chiang mai). Un montón de curvas y mucha altura.

En nuestro grupo somos 9. Nos colocan los arneses y los cascos, nos hacen firmar un papel y de vuelta a la furgo. ¡Vamos a la aventura!

10376139_1215466728470865_8709595837564718412_n (1)

Nos acompañan dos team leaders. Los dos se pasaron todo el camino entre bromas y risas. Enseñándonos cosas acerca de la vegetación de la zona (vimos a una familia de gibones), y ayudándonos en todo. ¡Un 10!

12034474_1215466925137512_3696057570903315446_o

No contamos el número de tirolinas por las que nos tiramos, pero durante las aproximadamente 3 horas que duró, hubo tirolinas de todo tipo: cortas, largas, tirolinas dobles, descensos, una en la que sólo te sujetaban con una cuerda a la espalda y volabas cual superman en la jungla acabando en una red en la que tenías que escalar para llegar a la plataforma; y la más impresionante, ¡una tirolina de 800 metros! ¡Una pasada!

12039524_1215466758470862_8253501700969979394_n

12140627_1215466781804193_1569475522512310788_n

12112269_1215466805137524_2284650175567830880_n

1611000_1215466881804183_728171183341059228_n

10489623_1215466838470854_288775982327210877_n

Lo cierto es que se nos hizo muuuy corto ¡queremos repetir!

Nos volvieron a dejar en la caseta de información donde nos regalaron una camiseta y nos dieron de comer (a las 11:00 am). Arroz, pollo, verduras, sopa, fruta… y con música de ambiente.

Tuvimos una agradable conversación con Jane, una chica de nacionalidad china, que iba en nuestro grupo. Estuvo hablándonos de su país, sus costumbres, de su vida y nosotros igual. (Sin duda, una de las mejores cosas de viajar es esto).

De vuelta a casa. Hoy hace muchísimo calor. Buscamos un lugar donde lavar la ropa, y nos fuimos a dormir. ¡estamos rotos!

Si visitáis Chiang mai… esta es una experiencia obligada. ¡No os la perdáis!

21/10/15 De templos en bici.

Hoy vamos a visitar la parte antigua de Chiang mai ¡En bici!

El alquiler nos ha salido por 40 baht a cada uno (1€) el día. (y 1000 bath de fianza por bici).

Yo hacía unos 11 años que no montaba en bici, por lo que nos fuimos a un pequeño parque a practicar un poquito.
Lo de montar en bici ¡no se olvida! (pero con la locura de tráfico que hay en Tailandia vas con el culo prieto).

12170717_10153686332759269_1418023948_n

Nuestra primera parada ha sido en el Silver Temple, un pequeño templo de color plata.

12175844_10153686333149269_1521090239_o

12176266_10153686333029269_738465302_o

Hay que indicar que me quedé sin poder entrar, pues el paso no estaba permitido a las mujeres. Mi cara lo dice todo.

12170942_10153686333269269_862129622_o

Antes de seguir viendo templos, pasamos por el jardín de terracota. Es un lugar pequeñito, pero podrás encontrar decenas de pequeñas estatuas y decoraciones de arcilla. La mayoría rotas por el tiempo y apiladas unas encima de otras. Un local, nos estuvo enseñando como hacen las decoraciones a mano, y hablándonos un poco acerca del trabajo que lleva realizarlas.

12180775_10153686333344269_1461773667_o

Volvimos a montar en nuestra bici para visitar el Wat Chedi Luang, o lo que queda de él, pues parte fue destruido en un terremoto en 1545.

12176088_10153686332919269_13156747_o

Allí tuvimos la oportunidad de sentarnos a charlar con un monje sobre el budismo y su cultura. Son monjes que se encuentran estudiando, y a cambio de sus conocimientos, ellos pueden practicar inglés con nosotros.

Antes de ir a comer, pasamos por la plaza de los tres reyes, y fuimos a reservar en “Flight of the Gibbon”, una experiencia con tirolinas. Mañana os contaremos más sobre ello.

Comimos en una plaza cerca y sin reposar la comida, nos pusimos en marcha de nuevo para ver el Wat lok molee y el Wat chiang man, el templo más antiguo de Chiang Mai y en el que  tampoco pude entrar.

12179086_10153686333189269_592867217_n

Cansados del largo día en bici, paramos a tomarnos un “fruit shake” en Funky monkey coffee y a cenar al mercado de comida nocturno (donde me pusieron el arroz más picante desde que he llegado).

Devolvimos las bicis y… a dormir prontito que mañana ¡nos espera un gran día!

20/10/15 Llegada a Chiang Mai.

Después de nueve horas podemos decir que no, que de dormir poco.
Cogimos nuestra mochila y dado que no veíamos ningún taxi y la zona a la que vamos está a una hora andando, decidimos coger un tuk tuk que compartimos con otros 5 pasajeros, por lo que nos salió algo más barato .

Nos hemos dado una vuelta para encontrar un lugar donde dormir. Realmente, hay una guesthouse a cada paso que das, por lo que si tienes tiempo, es mejor buscar en el momento. Y si no, mirad el chollo de Ayutthaya.

Aquí todo parece más caro, es bastante más turístico.
Pero hemos encontrado una habitación que nos ha gustado en “Baan Jan Thip guest house”.

Opal y su hija Sisha (de nueve años) nos han acogido con mucha amabilidad en su casa.

La habitación es amplia, amueblada (ninguna hasta ahora lo estaba) con cama grande, ventilador y baño propio, por 300 Baht la noche (7,5€).
Perfecta para echarse a dormir después de una noche que pasamos en el bus.

Por la tarde noche, fuimos al mercado nocturno. Decenas de puestos de ropa, accesorios, etc. Un centenar de españoles (hacía dos semanas que no oíamos hablar tanto español) y restaurantes varios.

Mientras caminábamos entre los puestos nos cayó un chaparrón monumental, que no duró mucho, pero lo suficiente para dejarnos empapados de arriba a abajo.

Cuando paró de llover, compramos algo de cenar y marchamos de nuevo a casa.

19/10/15 Curro y bus a Chiang Mai.

Hoy ya no pagamos noche en la guesthouse, así que a las once de la mañana ya estábamos con nuestras mochilas listas y fuera de la habitación.

Esta noche cogemos un autobús nocturno a Chiang Mai, así que decidimos quedarnos en la zona común de la guesthouse para trabajar en la web.

Desayunamos, comimos y cenamos allí. (Hay mucho trabajo por hacer). Eso sí, con “show” de piano y cantante incluido a la hora de la cena.

A las 21H cogimos un tuk tuk, con el que ya habíamos acordado precio la noche anterior, que nos llevó a la estación de autobuses.

Y qué “gran experiencia” eso de estar una hora y media en la estación:
Telenovelas en tailandés, millones de mosquitos, garrapatas, cucarachas, arañas, otros bichos no identificados…miraras donde miraras, pisaras donde pisaras… había un bicho o veinte. ¡Qué maravilla oye!

Por fín llegó el autobús. Asientos reclinables, una mantita naranja que han usado dos millones de personas antes que tú, y un mini croissant para desayunar.
Apagan las luces y… ¿a dormir?

18/10/15 Ayutthaya.

Después de haber pasado un día de relax (ya hacía falta), toca ponerse en marcha.

Hace un sol expléndido para hacer fotos, asi que vamos a pasar el día viendo templos.

Como ya vimos en Kanchanaburi, la moto nos hizo ahorrar mucho tiempo y dinero, por lo que hemos vuelto a alquilar (se le coge el gustillo rápido a la moto).

12143125_1213138778703660_7436987910960342502_n

 

Nuestro primer destino ha sido la estación de autobuses de Ayutthaya, y os explico por qué:

Mañana queremos marchar hacia Chiang Mai, y en casi todos los sitios te venden packs turísticos.
Autobús+tuctuc 800 Baths/persona (Unos 20€)
Sin embargo el mismo billete de autobús comprado en la estación 500 Baths/persona (unos 12,5€).

Entre los dos nos ahorramos unos 15€ (Oleee). Es una experiencia ir buscandote la vida y ver que si te lo curras un poquito van disminuyendo las “turistadas”. Poco a poco nos vamos convirtiendo en viajeros!

Después de la parada informativa, fuimos a ver los templos:

Wat Yai Chai Mongkhon Nos costó 20 Baths a cada uno (1€ entre los dos).

12115505_1213138815370323_2244044394108276073_n

12088460_1213138838703654_8291984344149001479_n

1897805_1213138902036981_923204942562893426_n

Wat Phanan Choeng Tiene un gran buda de 19 metros, dentro de una sala de oración, en la que apenas pudimos echar fotos por la cantidad de gente que había. Es domingo y aquí tambien es el día del señor. (No hay que pagar entrada).

Wat Phu Khao Thong. Es el templo más alejado de la ciudad que visitamos y se notaba. Estábamos prácticamente solos, y así es una maravilla pasearte por los templos. (No hay que pagar entrada).

12096591_1213138962036975_5285016735304126350_n

Wat lokayasutharam. Otro de los grandes budas reclinados. 37m de largo, por 7 metros de alto. (No hay que pagar entrada).

12107831_1213138978703640_3182922195093697490_n

Wat Phra Mahthat. Aquí podréis ver la cabeza de buda entre las ramas. Nos costó 50 Baths a cada uno. Cuando los Birmanos entraron en Ayutthaya destruyeron todos los budas. En este Templo al cortarle la cabeza a una estatua de Buda, ésta rodo y las raices de este arbol crecieron en torno a ella “protegiendolo”.

12118953_1213139012036970_4720953264913286056_n

12088579_1213139198703618_4563765101406065630_n

12118619_1213139255370279_8666727444264094485_n

12112356_1213139082036963_6672794596574371365_n

Wat Chaitthanaram. Patrimonio de la Unesco desde 1991. Nos costó también 50 Baths a cada uno, pero merecieron la pena para ver allí el atardecer, con un gran Sol rojo. Una maravilla.

12108794_1213139285370276_4324365152133657713_n

12096420_1213139112036960_5182459692727208280_n

12079600_1213139272036944_5447493570973006183_n

Llevamos unas 10 horas de trote y estamos acabados.

Devolvimos la moto en “Good Luck” y nos pegamos un merecido bañito en la piscina.

12107893_1213139368703601_3520794206796427509_n

16/10/15 Vamos a Ayutthaya!! y “secuestro” en Suphanburi

Amanece y sólo tenemos ochenta y cuatro millones de picaduras de mosquito (cuando salimos de la mosquitera), así que, arrascándonos ‘all the time’, preparamos nuestra mochila. ¡Nos vamos a Ayutthaya!

Como la moto la teníamos durante 24h, aprovechamos para llevar las maletas a la estación que está a algo más de 20 minutos andando. La escena era de foto: dos mochilones, otra pequeña, dos personas… qué risa (y qué miedo).
Al devolver la moto vimos que teniamos el depósito casi lleno. Recordando lo “generosa” que habia sido la mujer al alquilarnos la moto con el depósito vacío, nos fuimos a vender gasolina que nos quedaba. El tío flipaba. Al final hicimos buen trato, 20 bath por litro. Así que en nada un tio con un tubo de goma nos vació el deposito.

Ya en la Estación de Autobuses cogimos un autobús (50 Baths cada uno, 1,25€) que tardó una hora y media en llevarnos a Suphanburi, donde hacíamos trasbordo, que más que eso era un secuestro express, pues al llegar allí, una mujer “algo” nerviosa, nos insistía en montar en su minivan. Nos empujó literalmente a comprar las entradas (80 Baths cada uno, 2€), y casi me tira mientras la tia me quitaba la mochila y  me metía prácticamente de un empujón dentro del vehículo. Todo documentado en vídeo. Ahora parece gracioso pero fue momento de “risanerviosaterror”.

GOPR3341_wm

Una hora más tarde llegamos a Ayutthaya. Parece que hay más movimiento y hace un calor tremendo.

Desde que llegamos a Tailandia, siempre hemos buscado las guest house por internet, reservando la habitación el día de antes. Pero después de la habitación en River Guest house y visto que a cada paso que das, hay una guest house, decidimos no reservar ninguna e ir un poco a la aventura a ver que encontrábamos.

Y no fue mala idea, pues encuentras cosas más baratas que a través de internet.

Nos hemos alojado en Tony’s Place, un bed&breakfast de madera, con restaurante/bar, piscina gratuita, wifi, y habitación doble por 200 Baths los dos (5€). ¡Una gozada!
Hemos salido a comer, trabajado en la web, nos hemos pegado un bañito en la piscina (que por cierto, no sé que es lo que le echan al agua de esa piscina, pero casi me quedo sin pelo) y cenado por ahí. ¡Mañana toca descanso, que menudo trote!

 

15/10/15 Templos y Puente sobre el Río Kwai

Hoy hemos dejado la habitación temprano y nos hemos ido con nuestra mochila a otra habitación. River Guesthouse, unas habitaciones metidas literalmente en el río Kwai.

Por fuera era precioso, con un atardecer increíble y rodeado de flores de loto. pero por dentro… uff… miles de insectos, bichos que rascaban en el techo y detrás de las paredes… baño sin cisterna y sin papel… mosquiteras rotas…
Una vez dejamos las mochilas (y con unas doscientas picaduras de  mosquito) fuimos a alquilar una moto.
La alquilamos en el Monkey Bar, cerca de la habitación y nos salió por 200 Baths el día.

12096060_1211560132194858_4662106702527631346_n

Nada más salir con la moto nos damos cuenta de que, no es que te la dejen con poca gasolina… si no, que te la dan con el deposito vacio. Así que, un poco más para adelante compramos una botella para poder buscar luego una gasolinera. Echamos unos 4 litros y nos salió por 140 Baths (3,5€).
Y empezó nuestra aventura en moto (fué taaan divertido)

Fuimos a visitar el Wat Tham Khao Noi, donde se puede ver un gigantesco Buda.

12118956_1211560625528142_3980564803917158260_n

12074758_1211560378861500_1213280025505771335_n

Una mezcla de estilos Chino y Tailandés, hacia este lugar muy especial.

12079320_1211560892194782_2524307591949455638_n

12088556_1211560775528127_6375587616232358961_n

12119071_1211561325528072_3088233543474390505_n

12105812_1211561125528092_4900172482308690026_n

De ahí, partimos al Wat Ban Tham donde tuvimos que subir algo más de 700 escalones. ¡Qué muerte!

La entrada simulaba la boca de un dragón, pero habia mucho más.

 

12122595_1211561492194722_5977256255334700774_n

12063688_1211561708861367_31337730409598737_n

10996071_1211561678861370_1715787286285232475_n

 

En el vídeo veréis la odisea para subir a la cima!
De ahí fuimos a ver el atardecer en El puente sobre el río Khwae (O Kwae, o Kwai… como prefirais). Visita obligada para cinéfilos. Ordas de turistas lo cruzan durante todo el día, así que fotito de rigor y a otra cosa.
12088577_1211561758861362_5271337588958465574_n
Con la tontería, sólo íbamos con el desayuno en el cuerpo… así que a las 19h y algo hicimos una ansiada comida-merienda-cena.
Aprovechando que en la habitación no teníamos wifi para trabajar en la web, decidimos dormirnos prontito.