Delta del Ebro

Por fin nos alejamos de la gran ciudad para descansar bien, y a la mañana siguiente nos levantamos con el chip cambiado.

De hecho, íbamos a ir por la mañana al centro de Barcelona a grabar y pensamos que, lluvia, perrete, paraguas, cámaras… íbamos a volver al mismo estado de estrés. Así que nos tomamos la mañana de relax y por la tarde nos arreglamos pues teníamos nuestra primera quedada.

Hemos quedado en plaza Catalunya para conocer a algunas de las personas que nos siguen. No teníamos muy claro si iba a ir alguien, y no habíamos hecho quedadas antes, así que íbamos algo nerviosos.

Dejamos el coche en el parking al lado de la estación de tren en “Terrassa Est” y de ahí había parada directa al lugar de la quedada.

IMG_54611cielo2

Como no, llegamos tarde.

Es extraño, porque en el anterior viaje, nos tiramos cuatro meses viajando… pero mucho más a nuestro aire. No quedamos con nadie.

En este viaje tenemos que ir mucho más ceñidos a los horarios y no estamos acostumbrados, ya que en la furgo todo es tres veces más lento. Pero odio llegar tarde.

Al fin llegamos. No veíamos a nadie y encima estaba lleno de gente, pero de pronto empezaron a aparecer. ¡Qué vergüenza!

Al final vinieron nueve y nos fuimos a tomar una cerveza a una terracita. Lo pasamos muy bien de charla y risas.

20180413_193926cielo2

Después de un par de horas nos cogimos un taxi para no llegar también a la cena.

Hemos quedado en el restaurante “EntreDogs”, un sitio súper chulo en el que podéis llevar a vuestros perritos. Hay enganches bajo los asientos para las correas, bolsas para recoger sus necesidades, les dan algunos premios y hacen un montón de talleres relacionados con los animales.

Y, ¿con quién hemos quedado?

Pues con parte de nuestro grupito de Furgopirados: Manel y Maeva de Viajando nuestra vida, y con Bea y Pablo de Verde por dentro.

20180413_232756cielo2

Fue una cena genial. Por primera vez en mucho tiempo nos sentimos bastante comprendidos, identificados y pudiendo mantener una conversación interesante. Nos reímos mucho y nos quedamos con las ganas de quedarnos más tiempo. Pero tenemos que marcharnos.

Maeva y Manel nos acercan con el coche hasta donde lo tenemos aparcado y de ahí nos vamos al mismo sitio de ayer para dormir.

Al día siguiente nos despertamos con la intención de ir a ver el Delta del Ebro. Está diluviando, pero como quedan dos horas de camino tenemos la esperanza de que despeje un poco. Y así fue.

delta ebro

El sitio nos gustó mucho. Estuvimos grabando, jugando con Pupi e incluso… ¡conduce la furgo! Samuel no es consciente de lo que hizo jaja.

20180414_175802cielo2

Nos quedamos hasta el atardecer, cerca de las salinas donde había algunos flamencos y patos muy graciosos.

IMG_55588cielo2

Y después… marchamos. Nos toca cambiar de comunidad. Pero eso os lo contamos la semana que viene.

 

Anuncios

Comienza nuestra aventura por España

 

“Me encanta esa sensación que tienes cuando sabes que ese gran viaje que estabas planeando se acerca”

Y otras frases que no nos representan para nada.

No nos malinterpreteis, siempre es emocionante cuando un viaje se acerca, y nos pasamos los meses esperando que llegue el momento de volver a irnos.

Pero siempre que se acercan los días previos a un viaje empieza el estrés, te vienen a la cabeza las millones de cosas que te quedan por hacer y las millones que sabes que no te dará tiempo a acabar.

Y acabas tan agotada/o mentalmente, que cuando llega la hora de irse, solo quieres irte a la cama a dormir. ¿Os ha pasado alguna vez?

Obviamente, esto nos pasa mucho más desde que tenemos el canal ya que no es solamente organizar el viaje, si no que tienes que encargarte de todo lo que rodea el canal y, creedme, es mucho, mucho trabajo. Creo que (y si no he contado mal), han sido cuatro las veces que hemos salido un rato a tomarnos una cerveza. Esa ha sido toda nuestra vida social este invierno.

Además, los chicos de Northkamp nos regalaron una nevera nueva que… ¡no nos cabía en la furgo!

Y no nos quejamos del regalo que conste, pero tener que reformar la furgoneta a pocas semanas de irte… ¡It is not funny!

Así que, ¿por fin?, llegó el día de irse. Y sí, no nos había dado tiempo a acabar muchas cosas. Pero en el momento que nos sentamos en la furgo nos sentimos aliviados de que hubiera llegado el momento.

Nuestro viaje comienza pasado por agua, pero no es novedad… ¡No para de llover en toda España!

Conducimos durante unas seis horas hasta ‘Port de la Selva’ donde pasamos la noche.

Al despertar, seguía diluviando, pero con suerte al rato de comenzar la ruta empezó a salir el Sol. Y llegamos a Cadaqués.

20180411_173258cielo2

Sólo tenemos un unas horas, así que sabemos que nos quedarán cosas por ver. Aún así lo disfrutamos porque el sitio es muy bonito. Mar, casitas blancas, puertas y ventanas azules…

cadaquescielo2

¡Y primera terracita al Sol! Hacía tiempo que no nos sentaba tan bien una cerveza.

Se nos hizo un poco extraño, ¿sabéis?. Porque en los cuatro meses que viajamos por Europa el año pasado, lo de sentarse en una terracota a tomar una cerveza y pedir algo de picar… ¡Ni de lejos!

Empieza a hacerse tarde y a nublarse. Antes de que se haga de noche queremos ver el Cap de Creus.

De camino al faro vemos uno de los arcoíris más bonitos (si no el más bonito) que hemos visto. ¡Era enorme!

cap creus.jpg

Vimos el faro, pero estaba empezando a llover mucho y a hacer viento. Así que aparcamos y nos metimos en la furgo a hacer la cena.

IMG_5343cielo2-2

Ya cuando estábamos casi para acostarnos alguien nos avisó de que en esa zona estaba prohibidísimo dormir en la furgo, así que nos fuimos fuera de la zona del cap de Creus.

A la mañana siguiente nos levantamos pronto, porque queremos ver varias cosas por la Costa Brava y a las 21H tenemos que estar en Barcelona porque vamos a ir a un concierto de ‘El Kanka’.

Nos guiamos por las recomendaciones de los viajeros y visitamos el pueblo de Peratallada y Tossa del Mar. Ambos muy bonitos, pero hoy notamos que la cosa no marcha como debería.

20180412_133131cielo2-2

20180412_162900cielo2

Nos da la impresión de que vamos viendo muchas cosas, pero que en realidad no vemos nada. Vamos corriendo a todos lados e incluso grabamos menos.

Encima nos hemos dado cuenta de que el done cedido por Parrot graba fatal. No sabemos por qué, pero la imagen es pésima. Así que nos toca contactar con ellos para ver qué ocurre y qué solución nos dan.

Al salir de Tossa decidimos que a partir de ahora tenemos que intentar tomarnos las cosas con más calma y guiarnos más por las cosas que realmente nos gustan.

Son algo más de las seis de la tarde, nos queda alrededor de una hora y media hasta Santa Coloma donde aparcaremos y cogeremos el tren hasta el centro para ver el concierto a las nueve. Así que vamos muy, pero que muy justos.

Al llegar a allí, sobre las 19:40H nos llevamos el chasco de que no encontrábamos sitio. El parking que nos habían recomendado estaba lleno, las zonas cercanas nos daban poca confianza y todos los parking de pago tenían menos de 2,2m de altura. ¡Estábamos desesperados!

Mirando por internet encuentro un parking de 3m de altura en el centro que pone que es 24H, así que tiramos pitando para allá.

Obviamente el centro de Barcelona en coche es una locura y Samuel estaba de los nervios. Y yo también, son casi las ocho y media.

Al fin llegamos al parking, y de repente nos dicen que a partir de las 21H el parking cierra. Es decir, son 24H, pero hasta las 7-8 de la mañana no puedes recoger el coche.

Nos ponemos a buscar más parkings, pero todos son iguales. O no cabemos, o cierra por la noche. Y por la calle no hay manera de encontrar aparcamiento.

Ya son más de las nueve, así que nos damos por vencidos. Después se nos ocurrieron más ideas como haber aparcado en el parking del aeropuerto o algo así, pero ya era demasiado tarde.

La verdad es que tenemos un bajonazo muy grande, el día hoy ha sido un poco desastre. Tenemos que cambiar el chip y ya.

La semana que viene os contamos el resto de nuestra aventura en Barcelona.

Marrakesh día 4: Vuelta a casa

Último día aquí, pues esta tarde sale nuestro vuelo.

Desayunamos después de dejar nuestras cosas recogidas y salimos a ver el palacio de la bahía que estaba cerca de nuestro riad. La entrada cuesta 10Dh (menos de un Euro) y el lugar era bonito.

No nos entretuvimos mucho, pues a las 16H teníamos que estar facturando. Así que cogimos nuestras cosas, nos despedimos y nos dirigimos hacia la zona de taxis. Aún con prisas y a última hora, la loca de Oiana se le antojó comprar un par de cosas más. Karina se le unió.

Al llegar a la zona de taxis empezó la odisea otra vez. Obviamente cuando te ven con las maletas y pides ir a la aeropuerto se suben a la parra, pues saben que llevas prisa y que no te queda más opción que coger un taxi. ¡Nos pedían 100€ por llevarnos! ¡Todos! Una locura vaya…

Seguimos buscando y haciendo un poco el paripé y conseguimos a uno que nos llevó por 20€. Teniendo en cuenta que la ida nos salió a 15€ no salimos muy mal paradas.

Nos tocó esperar algo en el aeropuerto tomando algo, hasta que por fin abrieron la puerta de embarque.

Sobre las 19:30H estábamos ya en Madrid. Se acabó el viaje.

Lo cierto viajeros es que Marrakesh me ha parecido un sitio agobiante, demasiado. Era acoso constante y la verdad es que me pareció desagradable.

Aún así, nunca me voy con mal sabor de un viaje, porque me encanta. Al final es una nueva experiencia, es descubrir un mundo nuevo… eso nunca puede ser malo. Y obviamente las risas que me eché con mis chicas, lo mejor de todo.

Estoy segura de que volveré a Marruecos, aunque no estoy tanto de que vaya a volver a Marrakesh.

Marrakesh día 3: Tumbas Saadíes y agobio en el Night Market

Hoy, y para no sentirnos culpables con tanta compra intentamos hacer algo más de turismo. Aunque es tarea casi imposible.

Nuestra primera parada es el barrio (más bien calle) judío. Pero vaya, quitando algunos detalles en los marcos de las ventanas y la fachada tampoco es algo memorable. Eso sí, paramos en una tienda en la que los dos hombres que había eran muy majos y nos reímos mucho. Terminamos comprando varias cosas (como no).

Nos dirigimos a ver las tumbas saudíes y acabamos teniendo una pequeña pelea con un vendedor de la calle. Oiana que se hacía la picha un lío con la moneda, creyó pagar 3€ por un espejo y había pagado 30€. Así que fuimos a decirle al hombre lo ocurrido y que nos devolviera el dinero. El hombre nos empezó a ofrecer otras cosas para llevarnos, pero no había manera de que nos devolviera el dinero. Se empezó a poner agresivo y a insultar. Me puse a decir en inglés que íbamos a llamar a la policía y cogí el móvil. Acto seguido le devolvió el dinero.

Antes de entrar a las tumbas, nos sentamos a comer. Encontramos un pueblecito con sillas y pizzas como las que cenamos el primer día a 10Dh y 5Dh (Que al cambio son como 0,90€ y 0,45€). así que comimos ahí.

20180117_142215-01.jpg

Cuando acabamos de comer nos fuimos a ver lo de las tumbas y pasaos un rato por allí viendo todo y haciendo algunas fotos.

Después volvimos a la zona de los zocos y seguimos de compras. Fuimos a dejar todo en la habitación y nos fuimos a los puestos nocturnos de comida, en otra de las plazas.

IMG_7790-01IMG-20180115-WA0055-01

La experiencia fue bastante agobiante. Había decenas de puestos. Y no todos tenían la misma comida, aunque los precios no variaban demasiado.

El problema era que había un montón de tíos intentando que fueras a su puesto, pero a nivel acoso. Se ponían tantos a hablarte a la vez que ni oías lo que decían, ni podías ver lo que había en los puestos… no podías dar un paso sin tener a diez tíos encima tuya.

Si encima les decías que te dejaran en paz se enfadaban. A mi me llegaron a insultar. Un agobio.

Al final nos decidimos por un puesto donde pedimos cosas variadas, como verduras y pinchos a la parrilla.

20180117_194905_001-01

Cenamos tranquilamente y nos echamos unas risas, y de ahí con todo nuestro cansancio nos fuimos a nuestra habitación.

Marrakesh día 2: Tortura en el Hammam

Nos despierta la llamada al rezo a las 6 de la mañana. Por si no sabéis como va el tema, son unos altavoces con un tío gritando-cantando cosas en árabe. Mi cara fue un poema. Casi me da un algo pensando que pasaba algo.

Nos levantamos a eso de las 8:00H y subimos a desayunar a las 9:00H.

El desayuno estaba muy rico y había cantidad. Además el chico que nos atendió era muy agradable.

20180116_090529

Como os decía, no hicimos ninguna excursión. Lo cierto es que con el poco tiempo que íbamos a estar, no nos merecía la pena hacer ninguna. Aunque me hubiera encantado ver el desierto.

Decidimos hacer un poco de turismo y el primer sitio que decidimos ver (y el que más ganas tenía de ver) es el “Jardin Majorelle”.

Cogemos un taxi que, como el día anterior, nos intenta cobrar un montón. Pero el chico del hotel ya nos había dicho que no pagáramos más de 30Dh (algo menos de 3€) en total, para ir hasta allí. Nos costó, pero al final pagamos eso.

La zona está algo alejada del centro, pero no tardamos más de 10-15 minutos creo recordar.

Puedes elegir comprar entrada sólo para los jardines que os costará 70Dh (algo más de 6€), o comprar otra que incluye el museo Berebere y la entrada a lo que era la casa del diseñador Yves Saint Laurent por 180Dh (Unos 16€).

Nosotras cogimos la entrada solo para los jardines.

La verdad es que el lugar es precioso. Mucho colorido y vegetación. Y un azul intenso en la casa-museo. Un sitio muy fotogénico.

20180116_113158_001-01

Si os soy sincera viajeros, en el van trip por Europa se nos había estropeado el obturador de nuestra 70D y no nos llevamos la otra réflex, por lo que todas las fotos las hice con el móvil. Eso quiere decir que llevaba sin tocar la réflex más de un año. Y me dio mucha rabia porque no conseguía hacer las fotos que quería hacer. Encima el sitio era un poco complicado por los contrastes (mucha luz por la hora y mucha sobra por toda la vegetación). Aún así conseguí alguna foto bonita.

De allí, aprovechamos el viaje en taxi para acercarnos a “El palmeral”. No, (después de la chapa que os he metido con el turismo responsable), no fuimos a montar a camello. Fuimos porque yo quise ir a echar un par de fotos para poder hablaros sobre el tema después.

 

Después pedimos al taxista que nos llevara hasta la mezquita. La kutubía o Koutoubia. Creíamos que se podía entrar, pero no. Así que se acabó el ver monumentos por hoy.

IMG_7885-01

Comimos al lado, en el restaurante “Kif-Kif”. También tiene terraza desde la que podéis comer con las vistas de la mezquita.

IMG_7899-01

 

Decidimos probar cosas típicas, así que pedimos un plato con varias ensaladas morunas (una de berenjena, otra de zanahoria y otra de tomate que recordaba al pisto), un cous-cous y un tajín de carne. Me encanta probar cosas nuevas, pero no soy muy fan de la comida marroquí. Aunque la comida estaba muy buena y las ensaladas me gustaron mucho. No recuerdo cuánto nos gastamos, algo más que ayer, pero son precio bastante asequibles.

20180116_141909-01

Por la noche nos apetecía ir a probar un Hammam (baños).

Allí puedes ver el Hammam que utiliza todo el mundo, que es algo así como baños públicos. Y luego hay otros enfocados más al turista que son más tipo “spa”.

Vimos uno cerca del Riad que tenia muy buena pinta: “Hammam Ziani”, pasamos a informarnos del precio y qué incluía. Tampoco era muy barato, eran 350Dh e incluía baño, baño turco, exfoliación, arcillas y masaje.

Tampoco me pareció una ganga, a día de hoy y más con apps como groupon encuentras muchas ofertas por el estilo.

Pero bueno, después de tanto regateo nos apetecía algo de relax, y encima cerquita riad.

Ay! viajeros… lo que nos esperaba. El sitio tenía buena pinta, y la verdad es que no nos imaginábamos lo que nos deparaba la experiencia:

1-  Nos pasan a una sala para cambiarnos. Dejamos nuestras cosas en las taquillas y nos dan una cesta con una albornoz. Mojado. ¿Y las chanclas? podías elegir entre las renegrías o las más renegrías. Un saquito vaya.

2- Nos hacen quitarnos el albornoz y nos pasan a la sala de vapor o baño turco. Hay tres zonas donde te puedes tumbar, en las cuales hay unos plásticos de florecitas que daban la impresión de llevar millones de años sin cambiarse. Al tumbarnos y sentir una sensación gelatinosa estuvimos seguras de ellos y de que nos íbamos a llevar con nosotras toda esa proliferación de hongos. La situación era bastante graciosa, porque a parte del asco, había unos círculos que te permitían oír a la otra persona como si la tuvieras encima y aunque hablaras en bajo. Así que nos entró la risa tonta y no podíamos parar de reír.

3- Entre arcada y risa, las tres señoras nos pasan a unos camillas donde nos exfolian. Al menos los guantes de exfoliar eran nuevos. A mi nunca me han exfoliado de arriba a abajo y la verdad es que es bastante doloroso. Además, la mujer que me había tocado era en general muy bestia. Me recordaba a la profesora de la película de Matilda (en lo que a persona basta se refiere). A mi compañera Oiana la exfoliaron con bastante más cariño. Tanto, que le exfoliaron bastantes veces lugares que jamás deberían ser exfoliados. Las mujeres hablaban francés por lo que no entendían lo que decíamos. Oigan nos iba contando su experiencia “orgásmica” mientras nosotras nos partíamos el culo. Las mujeres flipaban.

4 – Después de la exfoliación, las mujeres nos bañan a cubazo limpio y frotándonos. Nosotras tres en tetas y sin poder parar de reír (por no llorar).

5 – Nos secamos y nos pasan a la sala de masaje. Según Karina su masaje fue bien, el de Oiana fue una violación la cual nos iba retransmitiendo y la mía fue una tortura en el que todo fue dolor. A esto hay que añadir que las mujeres estaban entradas en carnes y tenían unas tetas enormes, al ponernos boca arriba y empezar a tasajearnos nos hicieron lo que nosotras denominamos “un panda” y es que nos plantaban los tetamenes en toda la face pudiendo respirar a duras penas. A eso también hay que añadir que el olor a sobaco de las mujeres (sobre todo cuando se ponen en tu cara) fue muy desagradable. Y no, no creo que fuera aromaterapia.

6 – Nos pasan a la sala del baño donde se supone que nos iban a poner arcilla en el cuerpo. Lo único que nos untaron fue barro aguado que probablemente era barro de la calle y que tenía un olor bastante desagradable.

7 – Nos pasan de nuevo a la sala de vapor donde nos vuelven a tumbar pero envueltas en plástico. Parecíamos una escena de la serie Dexter, solo que con barro en vez de sangre. Sinceramente, yo duré poco. Nos levantamos.

8 – Por último, las mujeres nos vuelven a bañar. para quitarnos el barro esta vez nos frotan. Con una esponja. No era nueva. Asco joder, asco.

A todo esto tengo que añadir, que dos o tres días después estando en Madrid, empecé a sentir unos picores horribles en la espalda y de repente vi que tenía toda la espalda repleta de arriba a abajo de cientos de granitos rojos. ¡Puaj!

IMG-20180121-WA0005

En fin, nosotras igualmente le dimos una propina a nuestra masajista. Hay que decir que las mujeres eran majas (la de Oiana demasiado) y que suponemos que esas mujeres estarán ahí todo el día haciendo lo que les dicen que tienen que hacer.

Pero os pido que ¡no vayáis a este lugar!

Después de esta mega maravillosa experiencia relajante, teníamos bastante hambre. Pero era súper tarde. Encontramos un restaurante en la plaza, que era el único que aun estaba abierto y pedimos algo para llevar. Fueron muy majos.

Y después de este día tan largo… toca descansar.

Marrakesh día 1: Llegada

Como algunos ya sabéis, estamos viviendo en Jaca.

Que yo sepa, y de momento, Jaca no tiene aeropuerto. Así que nos toca bajarnos a Madrid, de donde saldrá nuestro vuelo.

El vuelo sale temprano, no recuerdo bien la hora pero alrededor de las 10H. Así que nos toca salir de madrugada en el coche.

A las 3 de la madrugada Oiana y Karina (mis compras de viaje) me avisaban de que estaban en la puerta de mi casa.

Llegamos a Madrid algo justas de tiempo (No pensamos en que… Madrid, a las 8-9 de la mañana, un día de diario… ¡es hora punta!). Además, tenemos que dejar el coche en el parking que está algo alejado del aeropuerto y coger un bus gratuito que te lleva a la terminal.

¡Y no solo eso! si no que, como os contaba en la info, justamente ese día Ryaner cambió su política de equipajes y nos tocó facturar la maleta de mano. Es gratis, pero aún así es un tostón.

Aún así llegamos a tiempo al embarque. Ahora sí que sí, ¡nos vamos!

Mis compañeras han cogido asientos distintos porque era más barato (aunque ellas están más pegaditas, me da que no me querían cerca… hum…), pero el vuelo es cortito. Poco más de una hora y ya estábamos en Marrakesh.

Lo primero que hicimos nada más bajar del avión fue cambiar dinero. Un Euro son unos once Dirhams aproximadamente.

Al salir nos tocó nuestro primer regateo. ¡El taxi!.

Había leído que hay algunos autobuses que por un par de euros cada una te dejan en la plaza, pero no nos apetecía averiguar ni esperar.

El hombre nos quería cobrar bastante, pero al final conseguí que nos bajara el precio a 5€ cada una. Tampoco considero que sea barato, pues la verdad el alojamiento no estaba demasiado lejos de donde nos íbamos a alojar. Pero nos pareció aceptable. Pagamos en Euros.

Nuestro hostal o Riad estaba en el centro, muy cerquita de la plaza de Jamaa el Fna. Al dirigirnos a allí tuvimos nuestra primera mala experiencia. Un hombre se puso a hacernos de guía, hombre al cual le dijimos que sabíamos dónde estaba nuestro riad y que no nos hacía falta que nos llevara. Le indicamos que no le íbamos a pagar por ello, pero el hombre nos ignoraba todo el rato.

Al llegar al riad, el hombre nos pidió dinero y al negarnos y entrar se puso a gritar. Nos molestó mucho, pero al final Karina le dio un par de Euros por si las moscas.

Nos alojamos en el Riad Dar Nakous, el cual no os puedo indicar el precio por dos razones. La primera es que fue un regalo. Y la segunda es que nos salió mucho más baratos por unos puntos que tenía Karina. Así que ni idea.

Lo que si os puedo decir es que el sitio nos gustó mucho: la habitación limpia, los desayunos abundantes y muy ricos y la atención muy, muy buena.

IMG-20180115-WA0052-01

En el hotel nos atendió un guía que nos explicó qué podíamos ver, nos informó a cerca de excursiones (no hicimos ninguna), nos dio un mapa y nos invitó a un té. La verdad es que era muy simpático.

Dejamos las cosas en la habitación y nos fuimos a dar una vuelta por los zocos.

IMG_7779-01.jpg

Lo primero que hicimos fue ir a comer algo. Paramos en un lugar llamado “Café dabachi” y nos gastamos poco más de 10€ entre las tres en la comida y la bebida.

2018-01-23-00-46-44-853-01

IMG_7809-01

Por supuesto, hicimos compras. Muchas. Demasiadas. Y acabamos un poco cansadas de compras y regateos ya el primer día.

IMG_7788-01

IMG_7902-01

Karina empezó a mirarnos muy mal, así que dimos por finalizadas las compras eses día y nos fuimos a tomar un té en la “Terrasse Panoramique” desde la cual tenéis unas vistas de la plaza de noche… ¡increíbles!. Merece la pena subir.

20180115_193058-01

De camino al Riad nos compramos cada una una pizza pequeña por 1,5€ para cenar en la habitación porque estábamos muertas.

NUEVO TRABAJO, NUEVOS PROYECTOS.

Hola bonicos y bonicas,

como ya os hemos contado en redes sociales, en Septiembre finalizó nuestro gran viaje en furgo por Europa y es hora de pensar en nuestro siguiente viaje.

Evidentemente el dinero no aparece de la nada, por lo que nos toca volver a trabajar y volver a ahorrar.

 

¿DÓNDE VAMOS A TRABAJAR?

Hemos hecho campamento base en Jaca. Al menos de momento, ya sabéis que somos de culo inquieto.

Trabajamos en una Cervecería, se llama Salzburgo.

Llevamos muy poquito trabajando pero ya os habéis pasado unos cuantos a saludar, ¡nos hace mucha ilusión!

 

¿CUAL ES NUESTRO PRÓXIMO DESTINO?

De momento no podemos dar muchos detalles.

Solo deciros que el viaje será en Mayo y que ¡nos volveremos a echar la mochila a la espalda!.

 

¿Y MIENTRAS TANTO?

Pues aburridos no vamos a estar.

A parte del bar, nos queda un largo trabajo para hacer nuestro siguiente itinerario.

Además, todavía tenemos que terminar de editar todos los vídeos del Vantrip.

¡Qué ganas tenemos de que los veáis!

 

¿HABRÁ ALGÚN SORTEO?

Sí, como sabéis durante el viaje llegamos a los 10.000 suscriptores en youtube (ahora somos caso 12.000) y queríamos celebrarlo con vosotros.

Tenemos pensado hacer tres sorteos: Uno para Facebook, otro para Youtube y otro para Intagram. Por lo que, ¡No olvides suscribirte a todas!. Será requisito indispensable para participar. (Pincha en ls palabras subrayadas y te dirigirá a la página para poder suscribirte)

Tranquilos, antes de sacar los sorteos haremos un vídeo en el que os explicaremos todos los pasos al detalle para los que no os manejáis tanto con las redes sociales.

No podemos daros más detalles pues estamos concretando lo que vamos a sortear. Queremos que sea algo muy chulo.

 

 

 

BACK HOME

Bueno viajeros,

si nos habéis seguido en redes sociales, sabréis que ha habido varios “desastres” relacionados con la furgo que nos han hecho gastar mucho dinero, y mucho tiempo.

Esto ha ocasionado que hayamos tenido que acortar el itinerario, y reducir el tiempo de viaje. Íbamos a estar seis meses viajando, y al final hemos estado cuatro.

La parte buena, es que empezamos a trabajar en Octubre y no hubiéramos podido aceptar el trabajo de no haber terminado antes.

 

La vuelta ha sido un poco extraña, pues Samuel y yo hemos tenido que separarnos. Yo tengo que arreglar papeles en Madrid que no pueden esperar, por lo que Samuel me bajó hasta Estocolmo en tres días (casi 2000km) para que pudiera coger un vuelo el día 10.

20170906_164505-01_wm

Yo cogí dicho vuelo, con una escala. Salía a las 6:55H y llegué a Madrid a las 15:30H, ¡qué cansancio!

20170910_125950_wm

Pasé cuatro días arreglando papeleo y viendo a algunos familiares y amigos.

Samuél se pegó una paliza enorme a conducir, pues en 4 días ya estaba en España.

Me recogió en Madrid en 14 y nos bajamos a Estepona, donde estaremos lo que queda de Septiembre.

Empezamos nuevos proyectos (aunque aún quedan mucho vídeos que subir), que os iremos contando. ¡Gracias por acompañarnos!

IMG_7578-01_wm

NORDKAPP

¡Lo hemos conseguido!

Así es, después de tantos baches en el camino, y a pesar de haber tenido que acortar nuestro itinerario… ¡Lo hemos hecho! ¡Hemos llegado a Cabo norte!

Habíamos leído que el parking cuesta como unos 50€, pero al llegar allí (sobre las 19h) no había nadie en la ventanilla. Así que pasamos sin más.

IMG_7625-01_wm

Hemos pasado en Cabo Norte un total de dos días.

Había muchas caravanas y furgonetas, pero lo esperábamos más concurrido.

Hicimos algunas fotos, y grabamos algunas cosas. ¡Qué bonito atardecer!

 

Aquí hace mucho frío, así que nos metimos pronto en la furgo a cenar y ver algo.

Por la noche nos dio por salir fuera y para nuestra sorpresa… vimos el cielo más bonito que hemos visto. O al menos el más impresionante.

Imaginad por un momento: Casi las 2 de la madrugada. A un lado, un cielo de atardecer (pues nunca desaparece totalmente la luz del atardecer). Es decir, un horizonte con tonos amarillos, naranjas y rojos… y un cielo azul claro.

IMG_7644-01_wm

Al otro lado, un cielo negro y una luna gigante. La más grande que hemos visto. Con una luz inmensa.

 

 

Y al mirar hacia arriba… Auroras…

Imaginad nuestra cara. ¡Eso era impresionante! Toda esa luz que parece que te llueve encima, en tonos verdes y morados. Enamorados nos quedamos.

Al rato las auroras desaparecieron y no volvieron.

Samuel decidió quedarse despierto para poder grabar el amanecer. Y así hizo.

IMG_7654-01_wm

El martes descansamos un poco, y por la tarde hicimos un directo desde Cabo Norte en Youtube. La verdad chicos, nos divertimos un montón y nos hizo mucha ilusión que estuvierais allí.

Pasamos el resto de la tarde y la noche contestando comentarios, haciendo el sorteo de algunas postales y escribiéndolas para poder enviarlas al día siguiente, pues ya marchamos. Nos dieron casi las 3 de la mañana.

20170904_194219-01_wm

A la mañana siguiente, tocaba despedirse. Pero antes nos dimos una vuelta por el centro que hay allí.

Hay un cine, donde cada 45 minutos proyectan una película de 15 minutos sobre Noruega. Las imágenes son muy bonitas.

20170906_131349_wm

También paseamos por una especie de museo que hay y compramos algunos regalos en la tienda de souvenirs.

 

Quisimos hacer algunas fotos también, pero hoy había muchos autobuses y turistas.

20170906_125857_wm

Al salir del parking, vimos que hoy sí había alguien en ventanilla. Pero no hay nadie para cobrarte al salir así que, no sabemos si fue suerte… ¡Pero no pagamos nada!

Estamos muy tristes por tener que marcharnos ya, pero muy contentos por haber llegado hasta aquí.

20170904_191852-01_wm

 

LOFOTEN

Tenemos que deciros chicos, que Lofoten es… ¡una maravilla!

Si venís a Noruega es un lugar para no perderse, y a ser posible… para pasar varios días.

Si Noruega es bonito, Lofoten lo es mucho más. Con sus montañas picudas, islitas, pueblos pesqueros…

Nosotros pasamos casi cinco días y se nos quedó muy corto.

Nuestro primer día, lo pasamos en Reine, uno de los sitios  (a mi parecer), más bonitos.

A pesar de que estábamos bastante cansados del ferry de ayer, decidimos aprovechar el día e hicimos la ruta de ‘Reinebringen‘.

No es muy larga, pero es bastante inclinada. Además tuvimos la mala suerte de que hacía un viento muy, muy fuerte (nos teníamos que agachar para no caernos) y que estaba todo lleno de barro. Yo acabé de barro hasta arriba.

20170829_173303_wm

Aún así, merece la pena. Las vistas desde lo alto son realmente impresionantes.

20170829_151509-01_wm

20170829_151249-01_wm

Día 1 superado. ¡y con nota!

IMG_20170830_162954
Foto de: Chris Michel

 

                                                                                   

El resto de días lo dedicamos a ver varios pueblos: Nusfjord, Haukland, Unstand

20170901_153655-01_wm

20170831_183846-01_wm

20170831_183451-01_wm

20170831_183125-01_wm

¡Todos preciosos!

En uno de ellos, conocimos a David, un malagueño que lleva ocho años viviendo en Noruega, y nos dijo que desde hace tres días ya se están viendo auroras boreales. ¿¿¡¡Qué!!?? ¿¡En serio!?

Nosotros pensábamos que nos las pillaríamos en este viaje, ni siquiera lo miramos, pues suponíamos que eran en invierno. ¡Menuda sorpresa!

Esa noche, quedamos con él para intentar verlas. Estaba nublado.

Aún así, pasamos un buen rato de charla.

                                                                                 …

No nos rendimos, y nuestra última noche lo volvimos a intentar.

El cielo sigue nublado así que sobre las 12 de la noche, que es cuando se supone que se verían, fuimos con la furgo a ver si encontrábamos algún claro.

Y lo hicimos. Un pedacito de cielo sin nubes, solo para nosotros.

Y nada más llegar… ¡El cielo se empezó a pintar de verde!

Grité y lloré de la emoción, nunca había visto algo tan bonito. ¡Es mágico!

Samuel y yo mirábamos al cielo emocionados, mientras intentábamos sacar alguna foto. Qué noche tan bonita.

IMG_7498cielo_wm

Y toca moverse,  con este buen recuerdo, abandonamos las islas de Lofoten para dirigirnos a nuestro último punto en el camino: Cabo Norte

 

Sigue nuestras aventuras viajando por el mundo