Archivo de la etiqueta: cascadas

TRÜMMELBACHFÄLLE

Seguimos con nuestro plan, pues hasta mañana no hay que ir a cambiar la luna.

Vamos a ir a ver las cataratas subterráneas más grandes de Europa.  Se encuentran a unos 3km de Lauterbrunnen, en el valle de Trümelbach, también conocido como el ‘valle de las 72 cascadas‘.

20170719_151009-01_wm

Las que vamos a visitar tiene el mismo nombre,  Trümelbach y se forman por el deshielo del Junfrao, Monch y Eiger.

Hay un total de 10 cascadas, que empiezan a casi 140 metros de altura y de las que caen unos 200.000 litros de agua por segundo.

La entrada cuesta 11 Francos.

Para empezar el recorrido te suben a una especie de ‘ascensor cremallera‘ que tarda un par de minutos en llegar, y te deja a la altura de la cascada número 6.

20170719_163739-01_wm

20170719_155542-01_wm

20170719_155105-01_wm

Hay que subir escaleras (¡cuidado, la piedra mojada resbala!) para llegar a las otras. Y luego seguir bajando para ver el resto.

20170719_155602-01_wm

2017-07-19-22-34-18-800-01_wm

Nos gustaron mucho.

Hoy seguía diluviando, así que al salir nos fuimos a la furgo a ver una peli.

Anuncios

16/11/15 Ruta en moto: Loop Bolaven Plateau

¡Empieza lo divertido!. Primer día de nuestra ruta en moto, tenemos muchas ganas. Vamos a hacer en Loop de Bolaven plateau, la ruta larga que son unos 4-5 días, depende de lo que te entretengas.

Llevamos las mochilas grandes a la guesthouse donde alquilamos la moto. Allí nos van a guardar las mochilas hasta que volvamos, esperamos que sigan allí cuando volvamos. Para nuestra ruta llevamos una bolsa estanca con unas toallas, algo de ropa y cosas de neceser; y una mochila con una reflex, GoPro, mini botiquín, dinero, etc.

12247048_1231916090159262_8690382154623965445_n

Nuestro recorrido en moto hoy será de unos 84 km.

Nuestra primera parada es la catarata de Tad Pha Suam, aún en zona turística, por lo que nos toca pagar entrada: 5000 kip cada uno, más 2000 kip por la moto (alrededor de 1,30€ en total).

12235064_1231916160159255_151530168747353635_n

12243170_1231916193492585_1450432180185938748_n

No nos cuesta encontrar la cascada, aunque no te puedes bañar. Al lado, hay un puente colgante de bambú desde el que puedes ver la cascada. Se mueve bastante, pero aguanta.

12239610_1231916216825916_4629902676143883712_n

12278621_1231916246825913_286484120898763157_n

Por otro camino con unos dos millones de mosquitos, arañas y bichos raros, encontramos una villa de la tribu Katu, aunque realmente es una reconstrucción de una aldea para turistas, por lo que no nos entretenemos mucho.

12243046_1231916266825911_7185945382623653219_n

Abandonamos la zona y nos dirigimos hacia Huay Hun a ver las plantaciones de café. Nos paramos en “Fresh coffee Mr. Vieng” una Homestay/cafetería que nos encantó.

12299647_10153743100209269_364487838_o

Allí pudimos degustar el café de la zona (muy fuerte, pero muy bueno tambien), para picar nos pusieron cacahuetes orgánicos y bananas, totalmente gratis, pudimos descansar en las hamacas que tenían… ¡una maravilla!.

12249952_1231916370159234_8980996195469519636_n (1)

12274235_1231916403492564_7364774347416290860_n

12274266_1231916436825894_3155014367057260526_n

A parte, pagamos 15000 kip cada uno (unos 2€) por dar un paseo por la plantación de café mientras el propietario nos explicaba algunas cosas a cerca de las diferencias entre las plantas de café, como la árabica, rústica, etc; los costes, o el tiempo que lleva tener una plantación de café. También pudimos ver plantaciones de chile, sésamo y algunas más.

12219571_1231916300159241_6880774122305213897_n

12079042_1231916333492571_7830890257055779827_n

12240133_1231916553492549_8062768046408744941_n

También tuvimos la posibilidad de comer hormigas…. Sí, sí… hormigas. Tienen un sabor cítrico y se usa en un plato de aquí “Papaya salad”. Los dos probamos las hormigas, y es cierto, saben como a lima.

12242997_1231916466825891_5305493832016612544_n

12219590_1231916493492555_4526597736192595367_n

Para despedirnos de la visita, encontraron una serpiente verde venenosa. La mataron a palos. Nos recordó mucho al día del apaleamiento de Los Simpsons.

Abandonamos la plantación para llegar al último punto de hoy: Tad Lo.

Allí pudimos ver tres cascadas: Tad Soung, Tad Lo y Tad Hang.

12243000_1231916606825877_7909223674951083241_n

12249714_1231916643492540_499694864362295521_n

Hicimos noche allí en un bungalow por 50000 kip (Unos 6€)

Cenamos en el restaurante de la propia guesthouse y luego nos fuimos a tomar una cerveza a Fandee guesthouse, que tienen montada unos franceses y estuvimos muy a gusto charlando con ellos.

 

 

05/11/15 Kuang Si waterfalls.

Nos levantamos pronto, dejamos las mochilas preparadas y pedimos al hombre de la guesthouse que nos las guarde. No es que nos dé mucha confianza hacer esto pero… no nos queda otra.

Hoy vamos a ver las cascadas de Kuang Si que están a casi 30 km. Así que cogemos la moto y nos ponemos en marcha.

Las carreteras aquí son peores si cabe, que las carreteras en Tailandia. ¡Qué botes!

Al llegar nos hacen pagar parking: Bicis 1,000 kip y motos 2,000 kip.

La entrada a las cascadas nos cuesta 20,000 kip por cabeza (algo más de 2€). 12193819_1224672570883614_2233943395231200254_n

Nada caro para ver un sitio tan bonito.

Lo primero que encontramos al entrar es un centro de
rescate de osos. Son rescatados de cazadores furtivos, y protegidos del comercio de bilis de oso muy común en la medicina asiática. Una vez que están recuperados, los osos vuelven a su hogar. Aunque el lugar está dentro del parque, no reciben ningún porcentaje de la entrada que pagamos al entrar.

12196003_1224672554216949_4347380403256288612_n

En las cascadas que visitamos en Erawan, casi nos quedamos sin ver el final por no calcular bien el tiempo, así que decidimos primero ir hasta arriba, y luego bañarnos a la bajada. Naturaleza e insectos varios nos acompañan en el camino, ¡no podemos parar de echar fotos!

12196186_1224672604216944_5628997536962215588_n

12208624_1224672627550275_715195788740583375_n

12219604_1224672667550271_8316736382318594138_n

12191659_1224672757550262_4369461387145495384_n

12108838_1224672594216945_7412012401907013791_n

Y al final, llegamos a la última cascada del parque.

12193504_1224672844216920_7243805254590348928_n

12189585_1224672824216922_1179157897480488511_n

Tenemos que subir un rato más para bordearla y bajar por el otro lado (que tiene bastante pendiente).

12191410_1224672794216925_8085572450492784885_n

12227211_1224672704216934_5979635045197291237_n

12188993_1224672774216927_2585566690626683457_n

12196058_1224672890883582_2398603993556765099_n

10989451_1224672714216933_3718556717007668586_n

Cuando bajamos, nos paramos en la cascada que nos parece más divertida. Tiene un tronco desde el cual se puede saltar al agua (bastante fría, por cierto). Samuel no dudó en tirarse varias veces. A mi, me costó más de un intento. Al final, con más de 20 personas silbando y animándome a que saltara, conseguí hacerlo. ¡Yupi!

12227118_1224672870883584_5721034631197005307_n

Antes de marcharnos de la zona, pasamos a ver un mariposario que hay allí. Es un centro que abrieron un matrimonio de holandeses para estudiar y proteger algunas de las especies de mariposas que allí habitan. No pudimos aguantar las ganas de echar fotos a estos preciosos insectos y pagamos los 30,000 kip que valía la entrada. ¡Qué bonitas son!

11209731_1224673027550235_3071681227605443697_n

12208339_1224673044216900_2553096933414352463_n

12187920_1224672994216905_7899982416381954919_n

12227103_1224672954216909_6660601657857340509_n

Antes de que se hiciera muy tarde, cogimos la moto y volvimos a la guesthouse a por nuestras mochilas (qué alivio ver que seguían allí).

10437342_1224673057550232_513925455958856188_n

Hay unos 3km hasta la estación. Es de noche, y Samuel está hecho polvo, ha cogido algo de frío. Aún así decidimos ir andando. Unos 15 minutos después de empezar el camino, un tuktúk nos ofrece llevarnos por 5,000 kip (0,55€ más o menos), claramente aceptamos.

Nos sentamos a esperar, es pronto aún, son las 19h, y un turista empieza a charlar con nosotros. Y ¡sorpresa! (que aquí en Laos “no hemos tenido” suficiente emoción), el hombre nos dice que son 11 horas hasta Vientiane, que hasta Vang vieng, que es donde vamos nosotros, son 6h. (¡Me cago en….!)

Si leísteis el diario de ayer, el hombre de la taquilla nos dijo que eran 10 horas hasta Vang Vieng, dado que el autobús salía a las 20:30h amaneceríamos allí y buscaríamos una guesthouse, pero, con la nueva información nos damos cuenta de que llegaremos sobre la 02:30 de la madrugada. Y… como para ponerte a buscar guesthouse a esas horas, pff…

Rápidamente me dirijo a la ventanilla a quejarme. El hombre me dice que me entiende pero que el dinero no es reembolsable, que podemos comprar otro billete para mañana, pero después de insistir en que no es nuestra culpa, acceden a cambiarnos el billete para mañana, por lo que tenemos dos opciones:

– Quedarnos una noche en una guesthouse que hay en la estación e irnos por la mañana a Vang vieng

– O, irnos directamente a Vientiane.
Al final, algo resignados, optamos por la segunda opción.

El autobús llega a las 20:00h. Nunca habíamos ido en un “Sleeping bus” y nos pareció divertido, aunque las camas eran enanas, tenían el aire condicionado en posición “polo norte” y el autobús se movía más que un barco. Vamos que cómodo, cómodo… no es. Pero es toda una experiencia.

12191871_1224673077550230_4646736826447737314_n

Para coger el sueño nos vimos la película de “Hacia rutas salvajes” (En serio, aunque vayamos con una mochila recorriéndonos el sudeste asiático, cuando ves esta película… te dan ganas de coger la mochila, ¡otra vez!)

mug_into_the_wild_3_1024x1024

12 y 13/07/15 Llegada a Kanchanaburi y paraíso en Erawan

Ayer abandonamos Bangkok para seguir nuestro rumbo hacia el norte de Tailandia.

No fue tarea fácil, pues como os comentábamos en el anterior post, algunos taxitas se niegan a llevarte si pides poner el taxímetro, y en Khaosan road TODOS se niegan. Claro, es una calle llena de turistas y por qué van a llevarte por 60 Baths cuando te pueden sacar 200 Baths (como poco).
Grabando con el móvil, uno se debió sentir observado y nos dijo que sí, pero al montar tuvimos que enfadarnos con él, porque seguía diciendo que no encendía el taxímetro después de haber dicho que sí ¡la madre que los parió!
Así que a regañadientes, nos llevó hasta la estación de tren de Thon Buri railway station.
12093500_1488149098152982_115945606_n(1)

Justo cuando llegamos para en la estación una locomotora antigua de vapor… que preciosidad. Un hombre de seguridad nos dice que “es de los ingleses”.

El tren nos cuesta entre los dos 200 Baths (10€). Estamos camino de Kanchanaburi, a unos 125km de Bangkok. 3 horas hemos tardado en llegar. Nos hemos alojado en Canaan Guesthouse y hemos salido a cenar por la zona. Aquí nadie habla inglés, y no hay carteles en inglés. Nos echamos unas risas intentando saber qué íbamos a cenar.
Por la mañana hemos madrugado para ir al parque nacional de Erawan, uno de los motivos por los que hemos venido a Kanchanaburi. Hemos cogido un bus en la estación de autobuses que tenemos al lado. Hemos tardado aproximadamente un hora y media. El autobús, era para verlo, destartalado, las puertas no cerraban…
El billete de autobús nos ha salido por 50 Baths a cada uno (más luego la vuelta) y la entrada 300 Baths a cada uno.
12112180_1210306405653564_7563463528278313562_n
En total unos 20€ por pasarnos todo el día en un paraíso. Naturaleza por todos lados, preciosas cascadas y enormes carpas nadando en ellas.
12122475_1210305872320284_191458288807969191_n
12122596_1210305778986960_756392926560428306_n
12116006_1210305738986964_1769857811176184011_n
Al bañarnos ha sido una experiencia algo desagradable porque no esperábamos que decenas de esas carpas se pusieran a nuestro alrededor dando pequeños mordiscos y haciéndote cosquillas. Luego cuando te acostumbras puedes meter los pies, tienes gratis un masaje con peces, por los que muchos pagan en Bangkok  150-200 Baths.
12107942_1210306165653588_1439174349986740378_n
12141740_1210306052320266_3669610650458762177_n
Una de las cascadas es especialmente divertida. ¡Tenía un tobogán! (natural, claro). Te podías deslizar desde lo alto de una roca, para acabar con un gran chapuzón segundos después. Con la emoción Samuel se dejó la Gopro en una roca y 15 minutos subiendo por la montaña después se dio cuenta. Salio zumbando y la recuperó… MILAGRO. (Si eso pasa en España… adiós GoPro)
12109211_1210306005653604_8456804847736496821_n

 

Hemos llegado a Kanchanaburi a las 16:30 más o menos y… siesta made in spain jeje

Después duchita y a  cenar en la Guest house, Arroz con pollo y verduras y un sándwich de pollo con queso… Riquísimo. Luego relax en la zona Chillout.

Mañana toca ver templos y El puente sobre el río Kwai. A decansar 🙂
12109296_1210306208986917_2610561311196132434_n
Aquí teneis el video de nuestra visita al Erawan National Park