Archivo de la etiqueta: europa

CARRETERA DEL ATLÁNTICO Y FERRY A LOFOTEN

Hoy estábamos dispuestos a pasar el día grabando tomas en esta carretera.

Sinceramente, es una de las cosas que más nos apetecía ver en Noruega.
Pero también tenemos que decir que, al menos a nosotros, nos decepcionó bastante.

La carretera del atlántico es de esas típicas cosas que ves en fotos e impresionan un montón, pero que luego no son para tanto.

Es una carretera muy chula, diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, pero como suele pasar, en las fotos parece mucho más curva y más grande.

Aún así, las vistas eran muy bonitas. Grabamos varias tomas y pudimos disfrutar de un atardecer precioso.

20170826_201640_wm

20170826_205552-01_wm

Si vais a verla, el atardecer creemos que es el mejor momento.

20170826_205431_wm

Pasamos la noche cerca.

                                                                                …

Por la mañana nos toca carretera.

Tenemos que llegar hasta Bodø, pues desde allí sale el ferry a las islas de Lofoten.

Pasamos varias horas en la carretera.

20170827_172824_wm

Incluso llegamos al ‘Arctic Circle Center’

20170828_154949-01_wm

20170828_155703_wm

Se nos hace tarde para continuar, así que paramos a unos minutos de entrar en ‘Nordland’

20170827_211613-01_wm

Al día siguiente, pasamos la mañana en carretera y llegamos por la tarde. Pensamos que ya no cogeríamos ningún ferry. Fuimos a ver los horarios y vimos que a las 00:15 de esta noche salía uno.

20170828_193405_wm

Así que, vamos a coger ese. Así mañana ya despertamos en las islas.

Nos toca esperar bastante, pues son como las siete de la tarde, pero vemos alguna serie y en seguida llegó la hora.

El ferry nos costó 97 Nok que son unos 100€.

Lo malo es que no nos dejan quedarnos en la furgo, es obligatorio subir a arriba. Y no nos dejan subir con Pupi. Nos da mucha pena porque son cuatro horas de viaje, pero tampoco tenemos más opción.

Dejamos a Pupi en la camita, con su comida, agua y su mosqueo.

Nunca habíamos montado en un ferry de estos, es muy grande. Un montón de asientos, bar, baños. Pero al ser tan tarde, no tienen servicio de nada.

20170829_001637_wm

20170829_001816_wm

El viaje se hace un poco pesado, ¡cómo se mueve!

Yo ya tenía un mareo con tanto bote, que al final me termino echando en el suelo.

Al fin llegamos. Bajamos a la furgo, Pupi nos regaña un buen rato y ¡salimos!

Paramos en el primer sitio que encontramos para dormir, ¡qué sueño!

Anuncios

‘OLD STRYNEFJELL’ Y GEIRANGER

Comenzamos el día y continuamos nuestro camino.

La carretera vieja no es muy larga, pero es muy bonita. Como en casi toda noruega, hay ovejas por todos lados. Y vacas. ¡Son tan graciosas!.

20170822_185432-01_wm

Llegamos a Geiranger, y la verdad es que es muy bonito.

20170823_134732-01_wm

El pueblo es pequeñito, pero tiene bastante vida.

No cuesta encontrar un poco un sitio donde dejar la furgo, pero al final encontramos un sitio bastante bueno al lado del fiordo.

Pasamos un par de días por la zona, descansando.

También hubo tiempo para hacer cositas. Hicimos la ruta de ‘Skagefla’.

20170824_113755_wm

No nos entusiasmo mucho, pero el paseito nos sentó bien.

20170824_134129-01_wm

El último día, Samuel se cogió la tabla de paddle y se fue con Pupi a ver unas cascadas y grabarlas.

20170825_114152-01_wm

Con la tontería, se hizo ¡12 kilómetros!

Ya veréis que imágenes tan bonitas que grabó.

DCIM106GOPRO

Y pudimos ver la cascada más bonita que, al menos yo, he visto nunca. Y no por la cascada en sí, si no porque el arcoiris se posaba justo en el salto de agua y parecía que caía arcoiris. Una pasada.

20170824_111734-01_wm

Aprovechamos el buen tiempo que está haciendo (¡Por fin!) para hacer una barbacoa.

20170824_204604_wm

¡Mañana nos ponemos rumbo a la carretera del Atlántico!

VÍA FERRATA LOEN

A los dos días, sale el sol por fin.

Aparcamos la furgo en el parking que hay al inicio de la ferrata y Samuel se marcha temprano. Yo me quedo en la furgo, pues me da mucho vértigo.

La ferrata es algo dura, pocos puntos de apoyo, por lo que hay que hacer bastante esfuerzo para subir.

DCIM106GOPRO

Los puentes, son increíbles. Hay dos, uno más largo en el que puedes apoyar bien los pies (aunque se tambalea mucho) y otro de cuerda en el que es mucho más difícil mantener el equilibrio.

20170822_104851-01_wm

Incluso Samuel que no le tiene miedo a las alturas, me confesó que algo de “cosa” sí que le dio.

DCIM106GOPRO

Las vistas son espectaculares, y si no, mirad las fotos.

20170822_112300-01_wm

Además, como empezó a hacer la ferrata antes que los grupos, fue solo y disfrutando de todo.

20170822_145431-01_wm

Para bajar, si no pagas el teleférico, la ruta se desvía bastante del pueblo, por lo que Samuel hizo autostop dos veces para llegar al parking.

La verdad es que yo estaba bastante preocupada, pero al final llegó, y muy contento.

Aparcamos un ratito otra vez cerca del lago. Se está tan a gusto con el solecito.

Samuel y Pupi incluso se meten al río. Pero solo unos segundos porque está congelada.

Continuamos el camino. Nuestro próximo destino es Geiranger y para ello iremos por la carretera: ‘Old strynefjell‘.

Una carretera viaja, como su nombre indica, llena de curvas y vistas preciosas.

Como es algo tarde, llegaremos al inicio de la carretera y haremos noche para poder grabar un poco por la mañana.

LOEN

Nuestro paso por Loen ha sido muy agradable en muchos sentidos. Y muy tranquilo.

Pasamos un total de cuatro noches allí, pues uno de los motivos por los que hemos venido es que Samuel quiere hacer una vía ferrata preciosa que hay aquí, y dan bastante mal tiempo durante dos o tres días. Así que ha que esperar.

Aún así, no nos aburrimos nada.

Conseguimos aparcar en una explanada cerca del río, y un poco alejados del pueblo. ¡Se está tan a gusto!

20170820_100459-01_wm

El primer día, apareció un chico en bici preguntándonos si veníamos desde el sur o desde el norte, pues quería que le recomendáramos algún sitio.

Aunque no le pudimos recomendar mucho, pues íbamos en la misma dirección que él, le enseñamos nuestra ruta para darle alguna idea.

Al final, terminamos hablando de miles de cosas y le invitamos a que trajera su furgoneta y cenara con nosotros.

El chico se llama Félix y es de Francia. Está muy emocionado, porque es su primer gran proyecto. Se compró su furgo, se la amuebló y se está haciendo su primer viaje solo.

La cena fue muy agradable. Un fuego, algo de música y charla.

20170819_222122-01_wm

Siempre lo decimos pero, esto, es una de las mejores cosas que tiene viajar. Al menos para nosotros. Conocer gente, sus historias…

                                                                            …

A la mañana siguiente, mientras nos desperezábamos, una furgonetilla pequeña aparcó a nuestro lado.

Se bajó una pareja de Españoles, Marta y David, que ¡nos han reconocido! ¡En Noruega! Nos quedamos flipando, la verdad…

Y al final, toda la mañana charlando también. Fue genial.

20170820_112030_wm

Cuando marcharon, nos quedamos un rato más con Félix para hacerle una entrevista.
Podréis verla dentro de nada en nuestro canal de youtube, en la sección ‘Mi Furgo y yo’

Cuando acabamos, Félix marchó, y nosotros pasamos el día de relax, pues continúa lloviendo.

RUTA EN BICI DESDE HAUGASTOL

Nuestra idea hoy es (aunque sabemos que hay una gran posibilidad de que no podamos) hacer una ruta desde Haugastøl hasta Flåm. Son algo más de 80km.

Nuestra intención era, dejar la furgo en Haugastøl , hacer la ruta hasta Flåm.

Desde allí, Samuel cogería el tren que sale desde Flåm (que es considerado uno de las más bonitos) hasta Haugastøl y desde ahí, coger la furgo y venir a buscarme.

Lo queríamos hacer así, porque el tren es bastante caro y además, según los horarios, o no te dejan llevar bicis, o no te dejan llevar perros.

Así que, suena el despertador. Pero ya empezamos mal, pues queríamos salir a las 5am y está lloviendo a cántaros.

No podemos empezar la ruta hasta las 7 y media.

20170816_065728-01_wm

El camino parece bastante sencillito, pero al rato empieza a haber algo de desnivel.

La ruta, tiene muy poco desnivel, unos 300m. Pero claro, subes, bajas, subes, bajas… Por lo que al final, subes más de 300m.

Mi ritmo era bastante más lento que el de Samuel, y para colmo hace muchísimo viento que nos viene de frente. También nos cae algún que otro chaparrón.

Vamos muy mal de tiempo, esas dos horas y media que hemos perdido esta mañana por culpa de la lluvia nos han fastidiado, y no vamos a un ritmo lo suficientemente rápido como para estar seguros de llegar antes de las cinco de la tarde para coger el tren.

E imaginaos, que después de 80km no tenemos tren para volver…

Así que a los 20km más o menos, decidimos dar la vuelta.

20170816_094958_wm

Al final, han sido 40km en los que nos hemos sentido bastante frustrados, y encima, no hemos grabado prácticamente nada porque no queríamos entretenernos.

Aún así, sabíamos que no terminar la ruta era un posibilidad bastante probable.

Pasamos la noche en Haugastøl. Mañana partimos hacia Bergen.

20170816_222523_wm

 

INTENTO DE TROLLTUNGA. TREKKING KINSARVIK

Para hacer el trekking de ‘Trolltunga’ también toca madrugar pues, son 22km (ida y vuelta). Unas 10-12 horas de caminata, sin contar descansos o que tu ritmo sea lento.

A las 6 am ya estábamos en el parking, pero…

Primero, el parking ya estaba a rebosar de coches, y por la carretera ya empezaban a subir autobuses.

20170814_065738_wm

Segundo, han abierto una carretera nueva en la que, si pagas 500 Nok (unos 50€) te quitas los primeros kilómetros que son los que más desnivel tienen. Por lo que, por mucho que madrugues, siempre tendrás gente delante.

Y tercero, el parking es carísimo. Si lo dejas entre 12-15 horas son 30€. A partir de hay, es decir, 24H… ¡60€! Nos pareció una burrada.

Así que decidimos que, pagar 30-60€ para hacer un trekking de más de 12 horas, en el que va a haber montones de personas… no nos apetecía. Nos da pena, porque es un sitio muy bonito, pero…

Ya que estamos vestidos y listos para andar, decidimos buscar otro trekking.

20170814_092524_wm

Decidimos hacer el de ‘Kinsarvik’. Son menos kilómetros y se pueden ver un montón de cascadas.

20799353_1967414453276085_4958610880531315648_n

No es una ruta complicada, pero tiene un tramo que es inclinado, lleno de barro y muy, muy resbaladizo. Así que hay que ir con cuidado.

Las cascadas son muy bonitas, aunque no te pueda acercar demasiado, y terminamos en una zona muy bonita para comer.

Cuando llegamos a la furgo, nos pusimos en marcha para llegar a Haugastol, desde donde queremos hacer una ruta con la bici.

Subimos bastante altura, incluso jugamos un poco con Pupi en el hielo.

20170823_113944(0)-01_wm.jpeg

Encontramos una explanada donde pasar la noche. Mañana dan mal tiempo, así nos esperaremos un día antes de hacer la ruta.

20170815_132007_wm

TREKKING PREIKESTOLEN

Hicieron falta un par de días y un ferry para llegar a la zona donde empieza el trekking al preikestolen.

Es el primer ferry que cogemos. Fue entre Lauvvik y Oanes y nos cuesta 112 Nok (unos 12€).

Nada más llegar nos acercamos a la zona para informarnos un poco.

Sabíamos que era un sitio turístico, pero ¡madre mía!

Casi nos damos la vuelta al ver tantísima cantidad de gente, coches y autobuses. ¡Una exageración!

Decidimos intentarlo levantándonos muy temprano.

Y así lo hicimos. A las 4 de la mañana sonaba el despertador, ¡ufff! Debería estar prohibido madrugar tanto.

20170810_222700_wm

Ya tenemos todo preparado, nos vestimos y nos vamos al parking. No puedes pasar allí la noche, pero si que puedes aparcar a la hora que quieras.

A las 5 de la mañana con las primeras luces, estábamos en camino… ¡solos!

Había una tranquilidad…

 El recorrido es bastante sencillo y en menos de dos horas estamos arriba.

Solo nos encontramos con algunas personas que habían pasado la noche en la roca con sus tiendas de campaña, pues somos los primeros del día en llegar.

PicsArt_08-11-01.31.25-01_wm

20170811_065411-01_wm

Es genial porque podemos hacer fotos y grabar con la roca casi vacía.

PicsArt_08-11-09.54.53-01_wm

PicsArt_08-11-10.22.20-01_wm

La altura (600 metros) da mucha impresión, sobre todo si tienes vértigo como yo.

20170811_065648-01_wm

Comemos tranquilamente y antes de las ocho comenzamos a bajar.

Según bajamos, comienzan a subir ordas de gente. A montones de 30… 40… Gente con zapatillas con las que se iban resbalando, con música en los móviles… teniendo que hacer cola para poder avanzar…

20170811_090846_wm
Primeros pequeños grupos

Un horror vaya. Hicimos muy bien en madrugar tanto.

Nuestro siguiente destino será Trolltunga, pero como va a hacer malo, aprovecharemos el día siguiente para descansar la caminata.

KJERAG: TREKKING KJERAGBOLTEN

Dejando atrás la ciudad, lo paisajes de montaña comienzan a aparecer.

Restos de nieve en los picos, lagos de cristal y ovejas allá donde mires, ¡esto es precioso!

20170805_170231-01_wm.jpeg

Por el camino nos hacemos amigos de algunas ovejas

20170805_171146-01_wm.jpeg

2017-08-07-16-07-51-758-01_wm.jpeg

Según llegábamos a Kjerag, el tiempo iba empeorando cada vez más. Cuando llegamos, hacía unos 7ºC, llovía, había niebla, viento…

Así que de momento, nos olvidamos de poder hacer la ruta.

Decidimos que merece la pena esperar a que mejore el tiempo para poder hacerla, así que eso hacemos.

Pasamos tres noches, con unas vistas increíbles.

20170807_145921-01_wm

20170807_152808-01_wm

Y con buena compañía.

20170807_150945-01_wm

20170807_151347-01_wm

Quitando algunos momentos, apenas pudimos salir de la furgo por el mal tiempo.

20170806_145717-01_wm

Al tercer día, el tiempo mejoró. Nos levantamos temprano y fuimos hasta el inicio de la ruta.

El parking cuesta 200 Nok el día (unos 20€) y no hay muchas más opciones para aparcar.
Un poco antes del parking, vimos una pequeña explanada desde la que estaban subiendo a la montaña una familia, y creemos que desde ahí quizá también se pueda hacer la ruta sin pagar parking, pero no lo sabemos seguro.

No nos podemos llevar el drone, pues este año (al parecer el año pasado no estaba), han puesto un cartel de prohibido volar drones.

La ruta la puede hacer todo el mundo, pero quizá es algo complicada.

20170808_100247-01_wm

El camino es por roca, y es muy resbaladiza. Además la subida es bastante inclinada, por lo que en muchos tramos te tienes que ir ayudando de unas cadenas que hay en los laterales.

La subida la tienes que hacer por duplicado porque subes, luego bajas todo lo que has subido… y de nuevo tienes que volver a subir un tramo bastante inclinado.

Luego hay que andar un rato casi en llano hasta llegar a la roca.

La verdad es que creíamos que iba a estar mucho más concurrido por la cantidad de gente que nos íbamos cruzando. Pero la gente se hacía la foto, comía algo y se iba.

Lo bueno es que por mucha gente que haya, puedes hacerte la foto sin que se vea nadie.
Samuel fue más valiente que yo y se subió con Pupi.

20170808_121051-01_wm

Yo lo intenté, pero el vértigo me pudo. La verdad es que es bastante frustrante.
Aún así el paisaje era precioso.

PicsArt_08-09-12.02.06-01_wm

Antes de comenzar la bajada, encontramos un nevero al que tuvimos que ir. Órdenes de Pupi.

20170808_135338-01_wm

20170808_135101-01_wm

La vuelta a casa fue dura, porque si subir cuesta… bajar con esa inclinación y con el cansancio, cuesta más.

No se lo que me pasaba ese día, pero la verdad es que me costó mucho hacer el trekking.

Acabamos muertos de cansancio.

20170808_195237-01_wm

Al llegar montamos en la furgo y nos pusimos en marcha.

Nuestro siguiente destino: Preikestolen

OSLO: PARQUE VIGELAND, NORSK FOLKEMUSEUM Y MUSEO DE LOS BARCOS VIKINGOS.

Después de varios días de lluvia y de hacer más bien poco, toca irnos a Noruega.

Nos dirigimos a Oslo, pues queremos ver algunas cositas que nos han gustado. Además, ¡hace solecito! y se está de lujo.

El primer sitio que vamos a visitar es el parque Vigeland, un parque en el que encotramos unas 200 esculturas de granito, hierro y bronce.

 

Las esculturas más importantes en el parque son:

“El monolito”, que tiene 17 metros de altura y tiene esculpidas las figuras de 121 cuerpos desnudos.

20170804_115446-01_wm

“La rueda de la vida” en el que siete figuras humanas se entrelazan formando un círculo.

20170804_121554-01_wm.jpeg

Y el niño enojado o con “rabieta”, el (“Sinnataggen”).

20170804_124326-01_wm.jpeg

Aunque nuestra escultura favorita fue esta:

20170804_123755-01_wm.jpeg

Después de dar un paseo por allí, nos dirigimos al Norsk Folkemuseum o museo del pueblo noruego, en el que a través de 155 casas tradicionales, puedes ver como era la vida en diferentes partes de Noruega y en diferentes épocas.

20170804_135420_wm.jpg

La entrada cuesta unos 13€ y merece la pena. La recreación es increíble, las casas preciosas, los trabajadores van vestidos con ropas típicas y hacen representaciones… Y además, podéis ver la iglesia de madera de Gol o Stave Church que se construyó sobre el año 1200.

20170804_160229-01_wm.jpeg

También pudimos disfrutar de una representación de baile tradicional y música tradicional. Oímos por primera vez el “Hardingfele”, un violín noruego de 9 cuerdas que tenía un sonido precioso.

20170804_164337-01_wm.jpeg

Aunque nosotros decidimos no entrar con Pupi, en el recinto puedes ir con tu mascota (pero no podrás hacerlo en todas las casas o edificios).

También hay guías que te cuentan más sobre la historia de allí, y es gratuito.

De allí, algo justos de tiempo, marchamos a ver el Museo de los barcos vikingos.

En este sólo entró Samuel, pues es al que le hacía más ilusión entrar.

A las 18H ya estábamos listos para seguir nuestro camino.

Próxima parada: Kjerag

Nos ha mirado un tuerto: Pinchamos una rueda

Esta mañana recogemos todo y nos preparamos para hacer la penúltima parada en Suiza.

Vamos a ir a St. Galo o St. Gallen a ver una biblioteca antigua súper bonita que me recomendó un amigo.

Pero, llegando ya al lugar… nos pasa una furgoneta por al lado avisándonos de algo.

Nos paramos y la rueda estaba deshinchada. La inflamos con un compresor, pero nada… está pinchada.

20170724_172028-01_wm

¡Madre mía! no salimos de una, y ya estamos metidos en otra.

Estamos al lado de una zona industrial en la que pensamos que seguramente habrá mecánico, así que intentamos llegar yendo muuuy despacio. Pero nada, a los pocos metros la rueda está hecha mierda.

20170724_175334-01_wm

No queda más remedio que llamar al seguro y ver con qué nos salen esta vez.

Para nuestra sorpresa no nos ponen problemas, nos indican que nos enviarán una grúa en cosa de una hora.

Esperamos y efectivamente, al rato aparece la grúa. El hombre no tiene ni idea de hablar inglés, por lo que tengo que hablar con una chica por teléfono para que nos de una solución.

El taller está cerrado, por lo que nos dicen que nos ponen un hotel y que nos cubre hasta 60€ por persona y taxi que nos lleve. Eso sí, nos dicen que tenemos que pagarlo nosotros y luego enviar la factura para que nos lo devuelvan. Nos dicen que van a buscar hotel.

Pinchamos sobre las seis de la tarde.

Son más de las once de la noche y aún seguimos esperando a que nos den solución.

Al fin, nos llama una chica que nos dice que hay uno cerca y que admiten perros. 

Nos envían un taxi y llegamos casi a las doce. Poco vamos a disfrutar el hotel, me parece a mi.

20170724_224433-01_wm

El hotel se llama One66 y la verdad es que la habitación está muy bien.

Da gusto darse una ducha de agua caliente durante el tiempo que quieras y no tener que abrir la cama.

20170724_232632-01_wm

La verdad es que estuvimos bastante a gusto.