Archivo de la etiqueta: lofoten

LOFOTEN

Tenemos que deciros chicos, que Lofoten es… ¡una maravilla!

Si venís a Noruega es un lugar para no perderse, y a ser posible… para pasar varios días.

Si Noruega es bonito, Lofoten lo es mucho más. Con sus montañas picudas, islitas, pueblos pesqueros…

Nosotros pasamos casi cinco días y se nos quedó muy corto.

Nuestro primer día, lo pasamos en Reine, uno de los sitios  (a mi parecer), más bonitos.

A pesar de que estábamos bastante cansados del ferry de ayer, decidimos aprovechar el día e hicimos la ruta de ‘Reinebringen‘.

No es muy larga, pero es bastante inclinada. Además tuvimos la mala suerte de que hacía un viento muy, muy fuerte (nos teníamos que agachar para no caernos) y que estaba todo lleno de barro. Yo acabé de barro hasta arriba.

20170829_173303_wm

Aún así, merece la pena. Las vistas desde lo alto son realmente impresionantes.

20170829_151509-01_wm

20170829_151249-01_wm

Día 1 superado. ¡y con nota!

IMG_20170830_162954
Foto de: Chris Michel

 

                                                                                   

El resto de días lo dedicamos a ver varios pueblos: Nusfjord, Haukland, Unstand

20170901_153655-01_wm

20170831_183846-01_wm

20170831_183451-01_wm

20170831_183125-01_wm

¡Todos preciosos!

En uno de ellos, conocimos a David, un malagueño que lleva ocho años viviendo en Noruega, y nos dijo que desde hace tres días ya se están viendo auroras boreales. ¿¿¡¡Qué!!?? ¿¡En serio!?

Nosotros pensábamos que nos las pillaríamos en este viaje, ni siquiera lo miramos, pues suponíamos que eran en invierno. ¡Menuda sorpresa!

Esa noche, quedamos con él para intentar verlas. Estaba nublado.

Aún así, pasamos un buen rato de charla.

                                                                                 …

No nos rendimos, y nuestra última noche lo volvimos a intentar.

El cielo sigue nublado así que sobre las 12 de la noche, que es cuando se supone que se verían, fuimos con la furgo a ver si encontrábamos algún claro.

Y lo hicimos. Un pedacito de cielo sin nubes, solo para nosotros.

Y nada más llegar… ¡El cielo se empezó a pintar de verde!

Grité y lloré de la emoción, nunca había visto algo tan bonito. ¡Es mágico!

Samuel y yo mirábamos al cielo emocionados, mientras intentábamos sacar alguna foto. Qué noche tan bonita.

IMG_7498cielo_wm

Y toca moverse,  con este buen recuerdo, abandonamos las islas de Lofoten para dirigirnos a nuestro último punto en el camino: Cabo Norte

 

Anuncios

CARRETERA DEL ATLÁNTICO Y FERRY A LOFOTEN

Hoy estábamos dispuestos a pasar el día grabando tomas en esta carretera.

Sinceramente, es una de las cosas que más nos apetecía ver en Noruega.
Pero también tenemos que decir que, al menos a nosotros, nos decepcionó bastante.

La carretera del atlántico es de esas típicas cosas que ves en fotos e impresionan un montón, pero que luego no son para tanto.

Es una carretera muy chula, diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, pero como suele pasar, en las fotos parece mucho más curva y más grande.

Aún así, las vistas eran muy bonitas. Grabamos varias tomas y pudimos disfrutar de un atardecer precioso.

20170826_201640_wm

20170826_205552-01_wm

Si vais a verla, el atardecer creemos que es el mejor momento.

20170826_205431_wm

Pasamos la noche cerca.

                                                                                …

Por la mañana nos toca carretera.

Tenemos que llegar hasta Bodø, pues desde allí sale el ferry a las islas de Lofoten.

Pasamos varias horas en la carretera.

20170827_172824_wm

Incluso llegamos al ‘Arctic Circle Center’

20170828_154949-01_wm

20170828_155703_wm

Se nos hace tarde para continuar, así que paramos a unos minutos de entrar en ‘Nordland’

20170827_211613-01_wm

Al día siguiente, pasamos la mañana en carretera y llegamos por la tarde. Pensamos que ya no cogeríamos ningún ferry. Fuimos a ver los horarios y vimos que a las 00:15 de esta noche salía uno.

20170828_193405_wm

Así que, vamos a coger ese. Así mañana ya despertamos en las islas.

Nos toca esperar bastante, pues son como las siete de la tarde, pero vemos alguna serie y en seguida llegó la hora.

El ferry nos costó 97 Nok que son unos 100€.

Lo malo es que no nos dejan quedarnos en la furgo, es obligatorio subir a arriba. Y no nos dejan subir con Pupi. Nos da mucha pena porque son cuatro horas de viaje, pero tampoco tenemos más opción.

Dejamos a Pupi en la camita, con su comida, agua y su mosqueo.

Nunca habíamos montado en un ferry de estos, es muy grande. Un montón de asientos, bar, baños. Pero al ser tan tarde, no tienen servicio de nada.

20170829_001637_wm

20170829_001816_wm

El viaje se hace un poco pesado, ¡cómo se mueve!

Yo ya tenía un mareo con tanto bote, que al final me termino echando en el suelo.

Al fin llegamos. Bajamos a la furgo, Pupi nos regaña un buen rato y ¡salimos!

Paramos en el primer sitio que encontramos para dormir, ¡qué sueño!