Archivo de la etiqueta: luna rota

Tema luna, solucionado.

Hoy nos hemos pasado el día intentando arreglar el tema de la luna.

Lo rápido que se hace las cosas cuando tiene buenas herramientas… ¡y lo lento que se va cuando no!

Nos hemos tirado buena parte de la mañana serrando la placa con la forma de la luna.

20170722_120548-01_wm

Luego lo hemos puesto con silicona negra. Tarda bastante en secar algo, así que le hemos puesto unas piedras para hacer peso y hemos visto alguna peli.

Una vez que ha secado un poco lo hemos cubierto todo con cinta americana negra y ¡Voilà!

20170725_160828-01_wm

Hemos terminado justo a tiempo para refugiarnos, porque ha empezado a hacer viendo y a llover una barbaridad.

20170721_193023-01_wm

Por la noche, había decenas de relámpagos y truenos. Nos dio un poco de miedo la verdad.

20170722_215918-01_wm

Anuncios

La solución de Carglass no nos sirve

Aprovechamos la mañana para darnos una vuelta por el pueblo. El parking no es muy caro. Primero vamos a ver una cascada enorme.

20170720_114720-01_wm

No se tarda mucho en llegar, hay que subir por un camino y unas escaleras y unos 10-15 minutos más tarde estás arriba. ¡Pero desde arriba no se ve la cascada! jaja

Puedes ver el agua caer a tu lado, y hay unas vistas muy bonitas del pueblo.

20170720_120927-01_wm

20170720_120716-01-01_wm

Damos una vuelta por el pueblo, pero no tardamos en irnos.

20170720_122701-01_wm

Al llegar a  Carglass, nos dijeron que la cita era para el día siguiente. Ya os digo yo que no dijo eso, pero bueno, no nos quedó más remedio que esperar. Así que nos fuimos a buscar un furgoperfecto fuera de Lucerna.

…………………………

Hoy a las 14H (Sí, también nos cambió la hora), hemos ido de nuevo para que nos arreglen la luna.

Nos ha atendido un chico muy majo, Kevin, que ha estado hablando con nosotros sobre el canal.

Lo primero que ha hecho ha sido quitar la luna rota y limpiar los cristales.

20170721_142031-01_wm

Después ha cogido una lámina muy fina, como de plástico y nos hemos quedado en plan… “qué cosa más fina”

Kevin se ha puesto a cortar el plástico y de nuevo nos hemos quedado sorprendidos pues el corte estaba realmente mal hecho.

20170721_144206-01_wm

Ha empezado a pegarlo a la parte trasera con unos cachos de cinta adhesiva (cuatro para ser exactos), que creíamos que era para sujetarlo mientras le ponía algún tipo de silicona, o le daba calor para que se pegara o no se…

Pero de repente nos suelta que no vayamos a más de 50 con las ventanas bajadas y bla bla bla…

Samuel y yo nos miramos y le pregunto al chico: “Ah, pero que ¿esto es el arreglo? ¿Por esto cobráis 200 Francos? ¿Un cacho de plástico y cuatro cachos de celo que le puedo poner yo?” Estábamos flipando.

El chico (que la verdad es que era muy majo), nos explica (cosa que no hizo su compañero por teléfono), que esto sólo lo ponen de manera eventual durante un par de días hasta que llega la luna, y entonces esos 200 Francos los descuentan de los 1000 que cuesta la luna. Es más bien como una fianza.

Claro, yo le explico al chico que eso no es lo que me dijo su compañero. Si no que me lo dio como una opción.

No se vosotros, pero si me dicen que me van a cobrar 200 Francos, me espero algo mejor. Sabíamos que no iba a ser una luna de cristal y que iba a ser como una luna de peor calidad ¡pero no tanto!

Le decimos que no podemos pagar 200 Francos por eso, porque no podemos continuar el viaje con un cacho de plástico.

El chico lo entiende perfectamente, por lo que nos dice que no pasa nada, y no nos cobra.

Nos disculpamos mil veces, me dan mucho apuro estas situaciones, pero ¿hola?

Así que, una vez más, nos toca buscarnos la vida.

Nos vamos a un Hornbach que es como un Leroy Merlin, y compramos nosotros material para arreglarlo. Compramos una placa de metacrilato, silicona, una sierra, cinta americana… Nos gastamos algo más de 100€, pero al menos con esto podremos continuar el viaje.

20170721_154112-01_wm

20170721_162612-01_wm

Nos volvemos al mismo sitio de ayer para pasar allí la noche. Hoy ya no nos da tiempo a arreglar nada, así que hacemos barbacoa y como hace buena temperatura nos montamos el ¡cine de verano!

20170721_231023-01_wm

20170720_220236-01_wm

Nos compramos un pequeño proyector para el viaje, y aún no lo habíamos estrenado. No tiene mucha calidad, pero hace el apaño y el sonido es bastante bueno sin necesidad de altavoz.

Vimos La Bella y la Bestia mientras cenábamos y a la cama.

IMG_7490-01_wm

Luna trasera rota y problemas con La Mutua

Así es viajeros…

Para los que nos habéis estado siguiendo en Instagram ya conocéis bien la historia, pero para los que no… ¡os contamos!

Llegamos a Lauterbrunnen algo tarde. Aún era de día, pero estaba diluviando y la luz era bastante escasa.

Como no encontrábamos donde aparcar (el pueblo es básicamente una carretera, con casas, campos, o campings a los lados), nos alejamos un poco y encontramos un metidito en el que se podía dormir bien.

Nos quisimos meter un poco más para que no se nos viera mucho desde la carretera (había un sitio perfecto), pero entre la poca luz, la lluvia y que no tenemos bien cogidas aún las medidas del portabicis… ¡Pum! Nos comimos un árbol

20170802_123427_wm20170719_141935-01_wm

¡Menudo disgusto! ¡Otra vez igual!

Llevábamos como diez días sin que nos pasara nada, pero era demasiado bueno para ser cierto.

Lo primero que hacemos es contactar con el seguro (La Mutua) y nos dicen que, aún teniendo seguro de lunas a parte de nuestro seguro de coche, no nos cubre daños propios en el extranjero. Anota el parte y nos da un email para que, cuando volvamos a España, enviemos la factura y valoren si nos devuelven el dinero o no. En caso de que nos devuelvan, lo harán solo del importe que hubiera costado en España. ¡Genial!¡Qué gran ayuda!

Lo más gracioso es que antes de irnos de viaje llamamos para indicar que salíamos al extranjero y eso no se nos mencionó en ningún momento.

Y sí, estará ‘el típico’ que diga: “Ya, pero lo firmasteis en el contrato”.

Creo que no está de más por parte del agente, dar ese tipo de información al cliente cuando hace este tipo de llamadas. Y más cuando el seguro se ha firmado hace tantos años. Obviamente, cambiaremos de seguro cuando volvamos.

En fin, visto que por parte del seguro no tendremos ninguna ayuda, buscamos algún sitio donde podamos cambiar la luna.

Lo primero que hacemos es intentar contactar con Enzo, nuestro mecánico en Montreux, pues estamos solo a una hora y media de allí. No conseguimos dar con él, pero nos llama Carmine, la otra persona que estuvo con nosotros allí.

Nos dice que Enzo está fuera dos semanas, y que él puede intentar traernos algo del desguace y entre los tres intentar cambiarlo. Pero nos dice que claro, que no sabe si sabrá cambiar la luna y que es mejor cambiar el portón trasero entero, pues según Enzo sale prácticamente por el mismo precio que solo la luna.

Pero claro, ¿en el desguace van a tener una justamente de color amarillo?

Le agradecemos a Carmine su llamada y seguimos la búsqueda a ver qué más opciones tenemos.

Llamamos a un ‘Carglass‘ que hay en Luzerna (nuestro próximo destino) y nos dice que cambiar la luna son ¡¡1000 Francos!! (algo más de 900€)… ¡qué barbaridad!

El hombre (que habla en inglés como puede), me indica que también existe la posibilidad de poner una luna de ‘flexi‘ que es de una material menos fuerte y que ya en España lo cambiemos. Esta opción nos sale por 200 Francos, que nos parece una opción más factible. Nos da cita para pasado mañana a las 15:30H.

Así que hoy toca intentar animarnos un poco. La parte buena es que al tener el vinilo para oscurecer la luna no se ha caído entero.

Y mañana iremos a ver unas cascadas que hay aquí al lado.