Archivo de la etiqueta: tips de viaje

Luna trasera rota y problemas con La Mutua

Así es viajeros…

Para los que nos habéis estado siguiendo en Instagram ya conocéis bien la historia, pero para los que no… ¡os contamos!

Llegamos a Lauterbrunnen algo tarde. Aún era de día, pero estaba diluviando y la luz era bastante escasa.

Como no encontrábamos donde aparcar (el pueblo es básicamente una carretera, con casas, campos, o campings a los lados), nos alejamos un poco y encontramos un metidito en el que se podía dormir bien.

Nos quisimos meter un poco más para que no se nos viera mucho desde la carretera (había un sitio perfecto), pero entre la poca luz, la lluvia y que no tenemos bien cogidas aún las medidas del portabicis… ¡Pum! Nos comimos un árbol

20170802_123427_wm20170719_141935-01_wm

¡Menudo disgusto! ¡Otra vez igual!

Llevábamos como diez días sin que nos pasara nada, pero era demasiado bueno para ser cierto.

Lo primero que hacemos es contactar con el seguro (La Mutua) y nos dicen que, aún teniendo seguro de lunas a parte de nuestro seguro de coche, no nos cubre daños propios en el extranjero. Anota el parte y nos da un email para que, cuando volvamos a España, enviemos la factura y valoren si nos devuelven el dinero o no. En caso de que nos devuelvan, lo harán solo del importe que hubiera costado en España. ¡Genial!¡Qué gran ayuda!

Lo más gracioso es que antes de irnos de viaje llamamos para indicar que salíamos al extranjero y eso no se nos mencionó en ningún momento.

Y sí, estará ‘el típico’ que diga: “Ya, pero lo firmasteis en el contrato”.

Creo que no está de más por parte del agente, dar ese tipo de información al cliente cuando hace este tipo de llamadas. Y más cuando el seguro se ha firmado hace tantos años. Obviamente, cambiaremos de seguro cuando volvamos.

En fin, visto que por parte del seguro no tendremos ninguna ayuda, buscamos algún sitio donde podamos cambiar la luna.

Lo primero que hacemos es intentar contactar con Enzo, nuestro mecánico en Montreux, pues estamos solo a una hora y media de allí. No conseguimos dar con él, pero nos llama Carmine, la otra persona que estuvo con nosotros allí.

Nos dice que Enzo está fuera dos semanas, y que él puede intentar traernos algo del desguace y entre los tres intentar cambiarlo. Pero nos dice que claro, que no sabe si sabrá cambiar la luna y que es mejor cambiar el portón trasero entero, pues según Enzo sale prácticamente por el mismo precio que solo la luna.

Pero claro, ¿en el desguace van a tener una justamente de color amarillo?

Le agradecemos a Carmine su llamada y seguimos la búsqueda a ver qué más opciones tenemos.

Llamamos a un ‘Carglass‘ que hay en Luzerna (nuestro próximo destino) y nos dice que cambiar la luna son ¡¡1000 Francos!! (algo más de 900€)… ¡qué barbaridad!

El hombre (que habla en inglés como puede), me indica que también existe la posibilidad de poner una luna de ‘flexi‘ que es de una material menos fuerte y que ya en España lo cambiemos. Esta opción nos sale por 200 Francos, que nos parece una opción más factible. Nos da cita para pasado mañana a las 15:30H.

Así que hoy toca intentar animarnos un poco. La parte buena es que al tener el vinilo para oscurecer la luna no se ha caído entero.

Y mañana iremos a ver unas cascadas que hay aquí al lado.

 

Anuncios

CHAMONIX II: Ruta Glaciar de Bossons

Hoy al despertar hemos visto que hacía sol y hemos decidido hacer una ruta. Vamos a ir a ver el Glaciar de Bossons.

Preparamos todo, salimos con la furgo y… ¡Pum! ¿Qué narices ha sido eso?

¡No nos lo podemos creer! ¡nos hemos dejado el maletero abierto! ¿En serio?

Y lo peor de todo no es eso. Si visteis la camperización de nuestra furgo, sabéis que para que el maletero se mantuviera abierto con el peso de las bicis, teníamos dos barras metálicas en las barras del portón. ¡Pues se han ido a la mierda! y con ellas… la barra amortiguadora de uno de los lados… No salimos de una y ya estamos en otra, ¿¡cómo se puede ser taaan torpe!?

En fin, nos lo tomamos con un poco de filosofía y no paramos los planes. Nos vamos de ruta.

20170628_112008-01_wm

No sé si alguno de vosotros hace senderismo y si os pasa lo mismo, pero cuando vamos por la montaña… todos los males se pasan. Es una sensación de tranquilidad y bienestar que nos sentimos en otros sitios.

20170628_112958-01_wm

Una vez más, con el tema de fotos, vídeos… tardamos mucho más en llegar a los sitios.

DCIM105GOPRO

Para ver el glaciar hay dos puntos de vista pero, cuando estábamos llegando al segundo, un chico nos dijo que si seguíamos otros 20 minutos hay otro mirados desde que el que se ve el glaciar mucho más cerca.

Así que le hacemos caso. No son 20 minutos, son más y ese tramo es algo más “complicado” pues el camino es menos visible y está muy cuesta arriba, pero conseguimos llegar.

20170628_141221-01_wm

Y chicos… es una pasada. Merece la pena subir.

PicsArt_06-28-10.32.28-01_wm

En cuanto terminamos de hacer fotos y grabar, empezaron a sonar truenos y ¡chaparrón! con granizo incluido. ¡Qué manera de llover!

DCIM105GOPRO

El camino de vuelta se hace largo. Yo llevaba un chubasquero que creía que era mejor y no… iba calada hasta los huesos. Lo pasé mal. Menos mal que Samuel me dejó un rato su chaqueta y entré un poco en calor.

Nada más llegar nos pusimos algo de ropa seca y fuimos a comprar algo de comer, que ya eran más de las seis y no habíamos comido nada desde las 9.

Toca descansar.

 

CANNES

Despertamos en Cannes, o más bien a unos pocos kilómetros. Estamos en un ‘furgoperfecto’ con unas vistas al mar increíbles.

20170621_210516-01_wm20170623_091650-01_wm

Lo cierto chicos es que a veces el estrés, el calor, el trabajo (porque para llevar un canal hay que currar mucho) hace que haya algo de tensión, y ayer la verdad es que estábamos algo ‘enfurruñados’ el uno con el otro, así que hoy hemos decidido que nos lo vamos a tomar de día libre.

Lo primero que hemos hecho es ir a una calita preciosa y muy pequeña que había al lado, y los tres nos hemos pegado un chapuzón, ¡Qué a gusto se estaba!

Luego, hemos ido a un Lidl, hemos comprado para hacer un tinto de verano, un caprichito para comer, y hemos echado unas partidas de Monopoly y póker en nuestro ‘furgoperfecto’. Y… ¡joe! se nos han pasado todos los males. Mañana empezamos el día como nuevos.

20170622_174013-01_wm

……………………………………………………..

Conseguimos levantarnos tempranito (¡Oleee!), a las siete y media. Recogemos, nos vestimos, desayunamos…

20170622_195128-01_wm

Grabamos con Drone y ¡casi nos lo caza una gaviota!, maldita….

Nos ponemos rumbo Cannes y cuando llegamos… dos años dando vueltas. Todo lleno de gente, ni un solo aparcamiento y los parking todos con límite de altura.

Al final aparcamos bastante lejos, a algo más de media hora andando.

PicsArt_06-23-07.40.29-01_wm

Resulta que hay una especie de congreso de marketing y por eso hay tantísima gente.

Las playas del boulevard celebran fiestas, e incluso al final del mismo Snapchat ha montado una noria, a la que por supuesto me he subido (era gratis y encima te daban una piruleta).

20170623_123721-01_wm

Luego hemos ido a ‘Le suquet’ o el casco antiguo a dar una vuelta.

Las calles están llenas de color, pinturas con temática de películas… ¡muy bonito!

El sol ha empezado a apretar así que, nos hemos marchado, Pupi estaba cansado.

Nos hemos pegado el último chapuzón en la playa y nos hemos ido al siguiente furgoperfecto a trabajar. ¡Mañana más!

 

SAINT-TROPEZ

Dejamos Marsella y nos dirigimos a St. Tropez.

No sabemos muy bien como será nuestra estancia allí, pues St. Tropez es una zona de turismo de lujo. ¡Menos mal que las playas son gratis!

Nada más llegar allí, intentamos buscar una playa donde pudiera venir Pupi, pues quitando ríos y calas… todavía no hemos visto ninguna playa en nuestro viaje en la que permitan perros.

Una señora muy amable, nos dijo cuando llegamos al parking de una de las playas, que cerca había otra playa llamada La Moutte que es mucho más tranquila y en la que probablemente podamos bañarnos con el perrín.

Nos cuesta un ratillo encontrarla pues hay que dejar el coche aparcado varios metros antes de la playa y luego ir andando.

Y, efectivamente, la playa era increíble. De piedras (¡bien! odio la arena), con el agua muuuy clarita, ya había algunos perros, ya había gente en topless o sin bañador y estábamos casi solos. ¿Qué más se puede pedir?

IMG_20170620_202131_675_wm
Playa de la Moutte

20170620_182539-01_wm20170620_184009-01_wm20170620_191552-01_wm

Pasamos la tarde bañándonos, y luego nos fuimos a la furgo a cenar y arreglarnos para salir a dar una vuelta por el puerto.

La temperatura aquí es genial, incluso hace un poco de fresco por la noche. Así que como no nos vamos a entretener mucho, esta vez dejamos a Pupi al fresquito en la furgo.

Se nota que es verano, las calles están llenas de gente aunque, sinceramente, nos esperábamos algo más… grande. Nos pareció algo así como un Puerto Banús más ‘finolis’.

20170620_230220-01_wm
Puerto de Saint-Tropez

Si os decimos la verdad, no nos atrevíamos a sentarnos en ningún sitio. Todos los bares/restaurantes/garitos eran tan pichis que solo pensábamos en la clavada que nos iban a meter.

Al final, después de dar varias vueltas, nos sentamos en uno algo más cutre, en el que sirvieron un Gin tonic y un mojito que dejaron muuucho que desear. Eso sí, ¡33 pavazos!

IMG_20170621_000959_180_wm

………………………………..

A la mañana siguiente fuimos a dar una vuelta por Saint Tropez, aunque estamos algo estresados y no lo disfrutamos mucho. Así que recogemos las cosas y tiramos rumbo Cannes.

 

AVIGNON, un par de días de relax

Esta mañana según recogíamos a pasado un poli o guarda en bici a lo “Pacific blue” para indicarnos que: “Son 6€ la noche”

Ya me extrañaba a mi tanta caravana…

¡En fin!, no es caro, así que no ponemos pegas.

Nos dirigimos a Barbentane, cerca de Aviñón, donde vive mi prima Sarah (en realidad es prima de mi madre y tias/os), la cual no conozco aún.

No tardamos mucho en llegar.

Sarah nos recibe muy alegre y nos lleva a su casa que es…. ¡preciosa! (y grande). Está muy bien decorada, tiene jardín y ¡piscina! ¡ole, va a trabajar quien yo te diga…!

Comemos junto con su hijo Sohan y luego nos pegamos chapuzón.

19224979_10155415477029269_698513449395811864_n.jpg

Eso sí, nos terminamos portando bien y nos ponemos a trabajar hasta la hora de dormir, aunque mi señal de wifi es horrible.

……………………………………………

A la mañana siguiente, cuando llega Sarah (que había pasado la noche fuera), nos preparamos para ir a ver Aviñón, que en coche son unos diez minutillos.

El casco antiguo no es muy grande, y aunque es bonito… no es de los sitios que más hayan llamado nuestra atención. Aún así nos reímos mucho y lo pasamos muy bien.

19243185_1881741775176687_740409261833584640_n.jpg

No tardamos en volver a casa con unas ganas tremendas de bañarnos en la piscina.

Íbamos a ir a tomar algo, pero al final decidimos pedir algo de comida china y quedarnos en la terracita de casa de charleta.

…………………………………………….

¡Hoy nos toca barbacoa!

La madre de Sarah, Diana, ha venido por la mañana y ha traído cositas para la bbq.

20170615_152741-01.jpeg

Hemos estado intentando trabajar un rato, hemos jugado al billar y hemos comido todos juntos.

20170616_141131.jpg

Hemos cargado las cosas en la furgo, que ya nos estamos apalancando un poquito, y eso sí… antes de irnos nos hemos pegado un chapuzón y jugado un partido de voley con los hijos de Sarah, Sohan e Ines.

Nos da mucha pena marcharnos, pero hay que seguir ¡que aún estamos muy lejos de Noruega!

NîMES EN BICI

Chicos… por más que nos pongamos el despertador a las 7… no somos capaces de levantarnos antes de las 8 y media… y claro, luego toca solanera.

También es cierto que anoche no dormimos bien por el calor. Creo que hoy iremos a comprar un pequeño ventilador porque, menudo agobio.

Nos toca visitar Nimes, que es una ciudad llena de ruinas romanas.

Aparcamos el coche al lado “Jardins de la fontaine” y volvimos a coger las bicis. Cuando estuvimos en Montpellier nos encantó recorrerla en bici, y queríamos repetir, aunque Nimes no es igual de cómoda para ir en bici como Montpellier.

20170613_112523-01_wm.jpeg
Parking Jardins de la fontaine

Lo estamos repitiendo un montón pero, estos días está haciendo un calor insoportable, y no sabéis el tiempo que se gasta con tanta logísticas: que si bicis, que si perro, que si vídeo, fotos… pero bueno, siempre lo disfrutamos.

20170613_132629-01_wm.jpeg
Pupi en La Maison Carrèe

Lo que más nos gustó fue “El templo de Diana” en el mismo “jardins de la fontaine” y la cerveza/cocacola de después de la visista jejeje

PicsArt_06-13-06.28.33-01_wm
Templo de Diana
20170613_125400-01_wm.jpeg
Templo de Diana

También visitamos el exterior de Las Arenas de Nimes. Y digo el exterior porque decidimos no entrar. Y lo decidimos porque desde hace casi 300 años ha sido lugar de eventos taurinos (con los que estamos en contra), y parte de los 10€ que vale la entrada va destinado a ello. Es cierto que leí un artículo de Junio 2016 en el que indicaba que ya no iba a ser escenario de más eventos de ese tipo pero por lo que nos han dicho, todavía se llevan a cabo. Así que… eso que nos ahorramos.

20170613_135801-01_wm.jpeg
Arènes de Nîmes

Lo último que vemos es el “La torre Magna” a la que vamos con el coche porque está un poco alta para ir en bici. (Yo no se vosotros… pero yo, a día de hoy, subo una cuesta de esas y me quedo en el camino).

20170613_171914-01_wm.jpeg
Torre Magna

Son casi las siete de la tarde, y como nos pasa siempre… aún sin comer. Y aún así nos quedan unos recados.

Pasamos por Decathlon a por gas. (hay tiendas camper que venden gas, pero es que valen tres veces más que en decathlon que están a 2,5€) y por un Carrefour a comprar el ventilador!!!! y ya aprovechamos para comprar algo de comer (a las 8 de la tarde).

Al ratito llegamos a nuestro furgoperfecto en Comps, al lado de un río. Súuuper bonito. Había un montón de caravanas y furgos.

No dudamos en meternos al agua en seguida, ¡qué fresquita!

Mañana tiramos para Aviñón.

CARCASSONNE

Lo cierto es que íbamos a pasar de largo Carcassonne pues estaba más al norte de nuestra ruta por la costa azul…. peeeero, ¡Una ciudad medieval nos puede!

Lo primero que hicimos ayer nada más llegar, como hacemos siempre, es buscar un “Furgoperfecto” para dormir.

Y chicos/as… ¡Qué furgoperfecto! (Lac de la Cavayère)

El que venía marcado en el mapa te llevaba a un parking, pero siguiendo el caminito de tierra hay un pequeño sitio justo en frente del lago. ¡una pasada! y, !como a nosotros no nos gusta na una charquita! más felices que nada.

Nos pusimos a trabajar un poquito, a hacer la cena y a ver una serie (Estoy intentando enganchar a Samuel a Battlestar Galactica!! jaja)

Al día siguiente no conseguimos madrugar demasiado (aún nos cuesta un poquito), pero bueno, en un ratito teníamos todo listo y nos fuimos a ver la ciudadela de Carcassonne.

Nosotros aparcamos en un parking al lado de un puente, un poco alejado para no pagar parking, así que tocó paseito. Aunque no nos importó la verdad, incluso antes de llegar las calles son preciosas.

Al ratito ya podíamos ver la muralla, ¡parece de película! (No sé si lo sabéis pero Carcassonne tiene un juego de mesa con el mismo nombre, y posteriormente lo pasaron a videojuego)

20170609_124243-01.jpeg

Si esperáis encontrar una “reproducción de ciudad medieval” en la que puedas ver un poco como se vivía entonces, siento decepcionaros.

Carcassone es una ciudad medieval que fue resturada por Eugène Viollet-le-Duc durante un montón de años, pero que a día de hoy es sólo un centro turístico el cual (a mi parecer) se ha saturado de comercio.

Todo dentro de Carcassonne son tiendas de todo tipo: de recuerdos, de chuches, de helados, artesanía, bares y restaurantes… (y bastante caro además) Y, aunque yo sentía ganas de comprarme absolutamente todo lo que había allí, le quita un poco el encanto…

Además hay muchíííísima gente, por lo que sí es recomendable que vayáis temprano si queréis hacer alguna foto decente de las callejuelas.

Aún así, nos encantó. Cada rincón, cada calle y cada monumento son preciosos.

20170609_161459-01.jpeg

Como Pupi no podía entrar a ver el castillo, decidimos que entrara uno a grabar, y así también ahorramos. Ya que a mi me encantan los castillos, pasé yo.

La cola se me hizo interminable, una media hora al sol y una única persona vendiendo tickets, ufff… Un dato importante a tener en cuenta y que yo no sabía en ese momento, es que nada más entrar a la derecha hay una oficina de información donde a parte de venderte los tour guiados, te venden las entradas y te ahorras la solanera.

El precio de la entrada es de 9€ y si quieres una audio guía son 3€ más.

El recorrido, escuchando la historia es casi una hora. Y si vas como yo, con el cacharrito del audio guía, la reflex y el móvil… quizá sea un poco más.

Pero, el castillo es muy bonito, y las vistas son impresionantes, por lo que os lo recomiendo, ya lo veréis en el vídeo.

20170609_143555-01

20170609_144733-01

20170609_141438-01

Después de casi dos horas, conseguí reunirme con Samuel en un bar, que después de dos horas estaba más que aburrido. (Dato: como en cualquier sitio turístico, las cosas son exageradamente caras. Una pinta de Heinneken 6,30€, auch…)

20170609_151123

Seguimos paseando y grabando y, aunque todo era precioso, eran más de las 17H, no habíamos comido y el sol era insoportable, así que nos fuimos nada más que pensando en el chapuzón que nos íbamos a meter en el lago.

Nada más llegar hinchamos la tabla de paddle y, ¡al agua! qué fresquita….

20170609_204842-01.jpeg

20170609_193621-01.jpeg

Hicimos desayuno/comida/merienda/cena porque era ya más bien tarde, nos vimos una capítulo y a dormir. Mañana… ¡A Montpellier!

PERPIGNAN

¡Menudo viento que hizo esta noche!

Amanecemos en otro furgoperfecto (“Lac de la raho”) al lado de un lago, hoy ya toca madrugar. Y no solo porque fuera de España la gente lleve otro horario. La vida furgonetera es un poco más lenta (es lo que tiene un espacio reducido). Pero bueno, son poco más de las 9 y ya estamos en marcha.

A partir de ahora, somos una cámara pegada a una persona. Lo cierto es que aún tenemos que acostumbrarnos… hacer turismo grabando vídeos, haciendo fotos y ¡llevando a un perro inquieto!, es algo complicado. Aunque seguro que en pocos días le hemos cogido el ritmo.

Hemos paseado por el casco antiguo de perpiñán viendo algunas cosillas como la catedral de Perpiñán. No es un lugar para ver demasiadas cosas, pero nos ha gustado pasar el día recorriendo sus callejuelas. ¡Cuantos colores en las fachadas!

20170607_125220-01.jpeg

Después de varias horas de caminata bajo el sol, hemos comido a la sombrita en un parque y nos hemos puesto rumbo Carcassonne.

De camino, hemos decidido parar en un camping a vaciar el poti (wc químico) y pegarnos una ducha. 5€ nos ha cobrado.

Y al fin, cruzamos la frontera.

Lo cierto es que, ¡nos ha costado salir!

Y no porque no quisiéramos, podéis creernos. Pero, ¿no os pasa a veces, que parece que cada cosa que haces sale mal?

Llegando a la Birramap nos dimos cuenta de que la batería secundaria ¡no nos cargaba!, y nuestra preocupación más que el agua caliente o la nevera… ¡es cargar las cosas! Esto de grabar y editar requiere de mucho aparato y claro, si vamos en plan low cost no podemos estar todos los días yendo a un bar a trabar dos, tres, cuatro horas (consumiendo claro).

Por suerte nuestro amigo Iñaki, que vive en Boltaña (Huesca), nos acogió mientras solucionábamos la papeleta y ¡menos mal! porque tardaron nada más y nada menos que 12 días en: venir a buscar la batería y traernos la nueva. ¡12! (hemos visto todo el Netflix y todo el HBO que no vamos a ver en seis meses).

Pero ahí no acaba la cosa. Todavía hay que pasar la ITV.

Si habéis visto nuestros vídeos, sabéis que terminamos un poco a última hora de hacer todo, y no hemos homologado nada. (Los muebles son todo carga, pero tema electricidad o asiento giratorio pues… se debería homologar). Así que íbamos un poco con el miedo de que no nos la pasaran. La verdad es que ya la hemos pasado varias veces y no nos han puesto pegas con los muebles, pero siempre puede pasar que te digan que ¡ni leches!

Y no la pasamos. La “buena” noticia es que fue porque teníamos que cambiar las ruedas delanteras que estaban muy desgastadas. Así que fuimos al mecánico a que nos cambiara las ruedas y ya de paso filtros, aceite… ¡una pasta vamos!

A la segunda, conseguimos pasar la ITV, pero ya es muy tarde así que hoy tampoco podíamos cruzar la frontera.

decidimos ponernos en marcha, al menos para sentir que avanzábamos algo, pero paramos en un furgoperfecto (“Ermita de la verge”, asentiú) en Lleida. Sinceramente, la primera noche de relax y sin preocupaciones en mucho tiempo.

20170606_000846-01

Al día siguiente amanecimos con la calma, y nos ponemos rumbo Perpiñán. y al fin, ¡cruzamos la frontera!