Archivo de la etiqueta: vanlifer

GRANADA: Nos quedamos sin ver la Alhambra

 

Haber cambiado el chip tiene muchas cosas buenas, entre ellas la tranquilidad y el saber disfrutar.

Aunque ello suponga que de vez en cuando te relajes demasiado y no planifiques bien las cosas. Como por ejemplo, comprar la entrada para la Alhambra.

Después de dejar Jaén nos dirigimos a Granada. Quizá, algo tensos ya que nos metemos de nuevo fuera de la naturaleza en la que tan bien nos desenvolvemos. Una ciudad.

Aún así íbamos con muchas ganas de visitar Granada. Samuel ya había estado, pero para mi era la primera vez que iba a conocerla. Y eso que he vivido un año en Andalucía, ¡ya era hora!

Dejamos el coche al lado del polideportivo (que está a un buen rato del centro), pero es gratis y no parece un sitio “peligroso”.

Como os contaba al principio, anoche intentamos comprar una entrada para la ver la Alhambra, pero no había entradas disponibles ¡hasta Julio!. Así que por la mañana nada más llegar a Granada, nos pasamos por allí a ver si, por casualidad, vendieran alguna entrada. Pero lo mismo, agotadas.

Así que nos vamos a recorrer las calles que no tienen desperdicio.

Visitamos la iglesia:

IMG_6750cielo2

IMG_6813cielo2

Tapeamos por el centro (había que probar esas famosas tapas granaínas):

20180429_133923cielo2

Me enamoré perdidamente de la tienda “Medievo”:

IMG_6767cielo2

IMG_6764cielo2

Damos una vuelta por Albaicín y nos subimos hasta el mirador de San Nicolás para ver el atardecer.

Ahí, nos dimos cuenta en seguida de que no íbamos a estar mucho tiempo. Había un montonazo de gente, imposible ver nada y mucho menos echar una foto decente. El perro ladrando, los gitanos cantando, los niños llorando y olé.

Al aceptar que el atardecer no nos importaba tanto como para aguantar un rato tan estresante, bajamos las escaleras con intención de irnos. Pero justo en frente del mirador, había un restaurante. Con terraza. Y una mesa libre. ¡Con vistas a la Alhambra!

¡Joder!, el atardecer en primera línea, con sofá y cocktail incluído. ¿Qué más se puede pedir?

IMG_6919cielo2

20180429_203339cielo2

Queríamos ir a tomar un té, pero no encontrábamos ninguno en el que admitieran perros, y estábamos reventados de tanto andar. Así que nos fuimos a la furgo y de ahí a nuestro furgoperfecto a descansar.

El día siguiente fue incluso más relajante. Dormimos hasta tarde, nos levantamos con la calma, y no hicimos nà!. Además hoy hace peor día, está nublado y se está muuuuy agustito.

IMG_7028cielo2

Por la tarde, sobre las ocho, nos vamos al hotel Macià Real de la Alhambra, que tienen un Spa y baños árabes. Teníamos ganas de algo así para disfrutar los dos, sin cámaras ni estrés.

Los baños tampoco era maravillosos. Y además nos pilló en festivo y había bastante gente. Eso sí, el masaje relajante de 15 minutos… Afuuffff….. pa’ quedarse a vivir (Igualito que el de Marrakech).

Con todo nuestro relax, llevamos la furgo al parking de ayer y dejamos a Pupi durmiendo para aprovechar e irnos a cenar un poco a nuestro aire.

Esta vez optamos por un sitio que nos recomendaron allí: “Los Manueles”. Al principio no teníamos muy claro si nos darían de cenar, pues estaba petado. Pero si entras por la puerta que da al salón directamente, parecía un sitio totalmente distinto. Y nos dieron mesa.

Cenamos Berenjenas con miel (me encantan!), calamares y rabo de toro. La verdad es que cenamos súper bien, estaba todo muy rico. Sabemos que se puede cenar gratis tapeando por ahí, pero teníamos ganas de sentarnos a cenar bien. Y no salió muy caro la verdad. Sitio recomendado.

IMG_6970cielo2 copia

Ahora sí, aprovechamos para hacernos una escapadita a la tetería. Entramos en una llamada “KASBAH”. Se estaba muy a gusto, poca gente ya a esas horas, luces ténues…

Pedimos un , una cachimba y un dulce. Yo probé los famosos piononos, que me estaba resistiendo a probar porque la pinta no me llamaba mucho, pero lo cierto es que están muy ricos. O al menos en ese momento, me supo muy bien.

IMG_7009cielo2

Se acabó nuestro paso por Granada, que a pesar de no haber podido incluir la Alhambra en la visita, hemos disfrutado mucho (sorprendentemente) de la ciudad. Y eso nos obliga a volver para poder verla.

Anuncios

Nuestra primera charla: Explorãre 2018 (SGE)

 

Aunque el vídeo de ésta semana tiene menos acción, os prometemos que para nosotros fue toda una aventura.

Poco antes de salir de viaje contactó con nosotros Rodrigo Espinel. Quizá os suene por el documental colaborativo “carretera y manta”

Nos comentó que la Sociedad Geográfica Española estaba organizando un evento en Madrid y les faltaba alguien para dar una charla.

Lo cierto es que, todo lo que nos dijo nos sonaba a chino. ¿Qué es la Sociedad Geográfica Española? Y, ¿en serio van a querer que demos una charla?

Obviamente, le dijimos que sí. Y al poco nos llamó Diego Cortijo (de quien, si no le conocéis, os hablaré en éste post un más tarde), que tampoco nos informó demasiado ya que nos explicó que nos llamaría Javier (uno de los socios fundadores de la SGE) y nos explicaría con más detalle.

Y así fue, al cabo de unos días nos llamó Javier y nos explicó que la SGE estaba organizando un evento llamado Explorãre en el que se darían varias conferencias y talleres. Dentro de los talleres, se darían charlas sobre varias formas de viajar y necesitaban a un ponente para los de “viajes a motor”.

Aunque nos ponía muy nerviosos pensar en hablar delante de gente, obviamente aceptamos.

Pero antes de seguir contando, ¿Qué es la Sociedad Geográfica Española?

Lo cierto es que nosotros no lo habíamos oído nombrar antes, y seguro que muchos de los que estáis leyendo esto tampoco.

Y es que hay todo un mundo en torno a viajar. Muchas veces solo hablamos de las famosas diferencias entre turista y viajero.

Pero es que hay gente que va mucho más allá. Gente que viaja para descubrir, investigar y documentar. Verdaderos exploradores. De esos que solo ves en las películas.

La SGE reúne a muchos de esos exploradores. Y recopila todos esos hallazgos para poder compartirlo con el resto del mundo a través de sus publicaciones, su web, sus eventos, charlas y un largo etc.

Desde éste enlace podéis leer a cerca de la SGE y desde éste enlace podéis haceros socios para poder recibir sus publicaciones y estar informados de todos los eventos que organizan.

El evento:

Ya metidos de nuevo en el post de esta semana: ¡Llega el 21 de Abril! Día de la charla.

Ayer llegamos a Madrid desde Bilbao y hemos dormido unas tres horas de los nervios.

A las 9:00 abren las puertas y primero nos dan una tarjeta con nuestro nombre, el programa y un pack de comida militar con el que probablemente haremos un vídeo.

Antes de que comenzaran las conferencias pudimos hablar con Javier, que nos dio la bienvenida.

También, pudimos conocer a Diego Cortijo que dará también uno de los talleres. La verdad, es que cualquier cosa que os contemos de Diego es poco comparado con lo que podéis descubrir de él. Un explorador que lleva años embarcándose en diferentes aventuras.

Quizá le conozcáis ya por el programa “La búsqueda” de Movistar+ en el que que descubrió una ciudadela Inca en la selva de Perú.

Os prometemos que en cuanto podamos “le raptaremos” para hacerle una entrevista y que podáis saber más de él.

Mientras tanto os dejamos su canal de Youtube y su página web. Seguro que no os dejará indiferentes.

Las ponencias fueron de dos en dos (aunque no juntas) y trataban de abarcar varios aspectos útiles para los viajes/expediciones.

Pudimos escuchar a Quico Balaguer hablando sobre el propósito, la planificación y la difusión de un viaje. A Pío Cabanillas hablando sobre patrocinios. A Javier Galán sobre equipamiento. A María Valencia sobre seguridad y salud. A Pedro Nicolás hablando sobre el Itinerario. A Óscar Santidrián hablando sobre telecomunicación satélite. A Jose Antonio León sobre el equipo de fotografía y vídeo. A Alberto M. Flechoso sobre cómo filmar una aventura o a Fernando G. Sitges hablando de algo tan perdido y bonito como los cuadernos de viaje, una de las conferencias que más nos enamoró.

Viendo las charlas os podréis imagina la cantidad de ideas e información que pudimos sacar de la jornada. De hecho, grabamos poco porque estábamos absolutamente absortos con toda esa información. Y pensando en la suerte que teníamos de que nos hubieran invitado.

Después de más de 5h estiramos un poco las piernas para ir a comer. El menú es bastante original, pues nos dan a probar menú aventurero de la empresa “Masterxtreme” que lleva un sistema de calentamiento sin llama. Lo que quiere decir que llevando esas bolsitas te puedes comer por ejemplo unas costillas con patatas caliente, sin tener que hacer fuego.

Yo os soy sincera, no es una comida que digas “joe qué bueno está esto”, pero como decía Samuel: “Estás por ahí de aventura, en mitad de la selva, montaña… donde sea. Y de repente te sacan un plato caliente de esto… y ¡es gloria!” jaja

Después de la comida, llega la hora de los talleres. Hay cuatro:

  • Uno de ’Trekking en selva y montaña’ que imparten Diego Cortijo y Jose Mijares.
  • Otro de ‘Viajes por desierto y zonas polares’ que imparten Juan Antonio Muñoz y Albert Bosch
  • Otro de ‘viajes en Kayak y bicicleta’ que imparten Carlos R. Villafañe y Cristina Spínola
  • Y por otro de ‘viajes sobre vehículo a motor’ que impartía Gustavo cuervo… y nosotros.

Nos quedamos con las ganas de poder asistir a los otros talleres, sobre todo al de trekking por selva y montaña, porque todos duraban dos horas y era a la misma hora. Así que los asistentes sólo podían asistir a uno de los talleres.

Si nos seguisteis en los Stories de Instagram, ya sabéis que la charla no salió del todo como teníamos pensado. Y es que a Gustavo (que nos habló de sus viajes por todo el mundo en moto) se le fue la hora con la charla y cuando se quiso dar cuenta, había dado casi las dos horas que duraba el taller.

Muchos nos preguntasteis que por qué no dijimos nada, y es que… creemos que no pintaba nada interrumpirle para decir “oye que nos toca a nosotros”. Nos hubiera parecido una falta de educación.

Así que a los diez minutos de empezar nuestra charla, entraron para avisar de que “fuéramos acabando”. Les explicamos lo ocurrido, y nos pidieron que termináramos la charla, pero obviamente la acortamos. Así que nuestra charla fue de unos 15 minutos.

Pero lo cierto es que disfrutamos muchísimo del evento, de conocer a todos esos grande aventureros, de haber descubierto la SGE y en cuanto a la charla… nos ha ayudado a quitarnos ese miedo de “la primera charla”. Así que salimos con una sonrisa enorme del evento.

Y ¡esperamos que haya un Explorare 2019! ¿Te vendrás?

NORDKAPP

¡Lo hemos conseguido!

Así es, después de tantos baches en el camino, y a pesar de haber tenido que acortar nuestro itinerario… ¡Lo hemos hecho! ¡Hemos llegado a Cabo norte!

Habíamos leído que el parking cuesta como unos 50€, pero al llegar allí (sobre las 19h) no había nadie en la ventanilla. Así que pasamos sin más.

IMG_7625-01_wm

Hemos pasado en Cabo Norte un total de dos días.

Había muchas caravanas y furgonetas, pero lo esperábamos más concurrido.

Hicimos algunas fotos, y grabamos algunas cosas. ¡Qué bonito atardecer!

 

Aquí hace mucho frío, así que nos metimos pronto en la furgo a cenar y ver algo.

Por la noche nos dio por salir fuera y para nuestra sorpresa… vimos el cielo más bonito que hemos visto. O al menos el más impresionante.

Imaginad por un momento: Casi las 2 de la madrugada. A un lado, un cielo de atardecer (pues nunca desaparece totalmente la luz del atardecer). Es decir, un horizonte con tonos amarillos, naranjas y rojos… y un cielo azul claro.

IMG_7644-01_wm

Al otro lado, un cielo negro y una luna gigante. La más grande que hemos visto. Con una luz inmensa.

 

 

Y al mirar hacia arriba… Auroras…

Imaginad nuestra cara. ¡Eso era impresionante! Toda esa luz que parece que te llueve encima, en tonos verdes y morados. Enamorados nos quedamos.

Al rato las auroras desaparecieron y no volvieron.

Samuel decidió quedarse despierto para poder grabar el amanecer. Y así hizo.

IMG_7654-01_wm

El martes descansamos un poco, y por la tarde hicimos un directo desde Cabo Norte en Youtube. La verdad chicos, nos divertimos un montón y nos hizo mucha ilusión que estuvierais allí.

Pasamos el resto de la tarde y la noche contestando comentarios, haciendo el sorteo de algunas postales y escribiéndolas para poder enviarlas al día siguiente, pues ya marchamos. Nos dieron casi las 3 de la mañana.

20170904_194219-01_wm

A la mañana siguiente, tocaba despedirse. Pero antes nos dimos una vuelta por el centro que hay allí.

Hay un cine, donde cada 45 minutos proyectan una película de 15 minutos sobre Noruega. Las imágenes son muy bonitas.

20170906_131349_wm

También paseamos por una especie de museo que hay y compramos algunos regalos en la tienda de souvenirs.

 

Quisimos hacer algunas fotos también, pero hoy había muchos autobuses y turistas.

20170906_125857_wm

Al salir del parking, vimos que hoy sí había alguien en ventanilla. Pero no hay nadie para cobrarte al salir así que, no sabemos si fue suerte… ¡Pero no pagamos nada!

Estamos muy tristes por tener que marcharnos ya, pero muy contentos por haber llegado hasta aquí.

20170904_191852-01_wm

 

LOFOTEN

Tenemos que deciros chicos, que Lofoten es… ¡una maravilla!

Si venís a Noruega es un lugar para no perderse, y a ser posible… para pasar varios días.

Si Noruega es bonito, Lofoten lo es mucho más. Con sus montañas picudas, islitas, pueblos pesqueros…

Nosotros pasamos casi cinco días y se nos quedó muy corto.

Nuestro primer día, lo pasamos en Reine, uno de los sitios  (a mi parecer), más bonitos.

A pesar de que estábamos bastante cansados del ferry de ayer, decidimos aprovechar el día e hicimos la ruta de ‘Reinebringen‘.

No es muy larga, pero es bastante inclinada. Además tuvimos la mala suerte de que hacía un viento muy, muy fuerte (nos teníamos que agachar para no caernos) y que estaba todo lleno de barro. Yo acabé de barro hasta arriba.

20170829_173303_wm

Aún así, merece la pena. Las vistas desde lo alto son realmente impresionantes.

20170829_151509-01_wm

20170829_151249-01_wm

Día 1 superado. ¡y con nota!

IMG_20170830_162954
Foto de: Chris Michel

 

                                                                                   

El resto de días lo dedicamos a ver varios pueblos: Nusfjord, Haukland, Unstand

20170901_153655-01_wm

20170831_183846-01_wm

20170831_183451-01_wm

20170831_183125-01_wm

¡Todos preciosos!

En uno de ellos, conocimos a David, un malagueño que lleva ocho años viviendo en Noruega, y nos dijo que desde hace tres días ya se están viendo auroras boreales. ¿¿¡¡Qué!!?? ¿¡En serio!?

Nosotros pensábamos que nos las pillaríamos en este viaje, ni siquiera lo miramos, pues suponíamos que eran en invierno. ¡Menuda sorpresa!

Esa noche, quedamos con él para intentar verlas. Estaba nublado.

Aún así, pasamos un buen rato de charla.

                                                                                 …

No nos rendimos, y nuestra última noche lo volvimos a intentar.

El cielo sigue nublado así que sobre las 12 de la noche, que es cuando se supone que se verían, fuimos con la furgo a ver si encontrábamos algún claro.

Y lo hicimos. Un pedacito de cielo sin nubes, solo para nosotros.

Y nada más llegar… ¡El cielo se empezó a pintar de verde!

Grité y lloré de la emoción, nunca había visto algo tan bonito. ¡Es mágico!

Samuel y yo mirábamos al cielo emocionados, mientras intentábamos sacar alguna foto. Qué noche tan bonita.

IMG_7498cielo_wm

Y toca moverse,  con este buen recuerdo, abandonamos las islas de Lofoten para dirigirnos a nuestro último punto en el camino: Cabo Norte

 

CARRETERA DEL ATLÁNTICO Y FERRY A LOFOTEN

Hoy estábamos dispuestos a pasar el día grabando tomas en esta carretera.

Sinceramente, es una de las cosas que más nos apetecía ver en Noruega.
Pero también tenemos que decir que, al menos a nosotros, nos decepcionó bastante.

La carretera del atlántico es de esas típicas cosas que ves en fotos e impresionan un montón, pero que luego no son para tanto.

Es una carretera muy chula, diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, pero como suele pasar, en las fotos parece mucho más curva y más grande.

Aún así, las vistas eran muy bonitas. Grabamos varias tomas y pudimos disfrutar de un atardecer precioso.

20170826_201640_wm

20170826_205552-01_wm

Si vais a verla, el atardecer creemos que es el mejor momento.

20170826_205431_wm

Pasamos la noche cerca.

                                                                                …

Por la mañana nos toca carretera.

Tenemos que llegar hasta Bodø, pues desde allí sale el ferry a las islas de Lofoten.

Pasamos varias horas en la carretera.

20170827_172824_wm

Incluso llegamos al ‘Arctic Circle Center’

20170828_154949-01_wm

20170828_155703_wm

Se nos hace tarde para continuar, así que paramos a unos minutos de entrar en ‘Nordland’

20170827_211613-01_wm

Al día siguiente, pasamos la mañana en carretera y llegamos por la tarde. Pensamos que ya no cogeríamos ningún ferry. Fuimos a ver los horarios y vimos que a las 00:15 de esta noche salía uno.

20170828_193405_wm

Así que, vamos a coger ese. Así mañana ya despertamos en las islas.

Nos toca esperar bastante, pues son como las siete de la tarde, pero vemos alguna serie y en seguida llegó la hora.

El ferry nos costó 97 Nok que son unos 100€.

Lo malo es que no nos dejan quedarnos en la furgo, es obligatorio subir a arriba. Y no nos dejan subir con Pupi. Nos da mucha pena porque son cuatro horas de viaje, pero tampoco tenemos más opción.

Dejamos a Pupi en la camita, con su comida, agua y su mosqueo.

Nunca habíamos montado en un ferry de estos, es muy grande. Un montón de asientos, bar, baños. Pero al ser tan tarde, no tienen servicio de nada.

20170829_001637_wm

20170829_001816_wm

El viaje se hace un poco pesado, ¡cómo se mueve!

Yo ya tenía un mareo con tanto bote, que al final me termino echando en el suelo.

Al fin llegamos. Bajamos a la furgo, Pupi nos regaña un buen rato y ¡salimos!

Paramos en el primer sitio que encontramos para dormir, ¡qué sueño!

 

‘OLD STRYNEFJELL’ Y GEIRANGER

Comenzamos el día y continuamos nuestro camino.

La carretera vieja no es muy larga, pero es muy bonita. Como en casi toda noruega, hay ovejas por todos lados. Y vacas. ¡Son tan graciosas!.

20170822_185432-01_wm

Llegamos a Geiranger, y la verdad es que es muy bonito.

20170823_134732-01_wm

El pueblo es pequeñito, pero tiene bastante vida.

No cuesta encontrar un poco un sitio donde dejar la furgo, pero al final encontramos un sitio bastante bueno al lado del fiordo.

Pasamos un par de días por la zona, descansando.

También hubo tiempo para hacer cositas. Hicimos la ruta de ‘Skagefla’.

20170824_113755_wm

No nos entusiasmo mucho, pero el paseito nos sentó bien.

20170824_134129-01_wm

El último día, Samuel se cogió la tabla de paddle y se fue con Pupi a ver unas cascadas y grabarlas.

20170825_114152-01_wm

Con la tontería, se hizo ¡12 kilómetros!

Ya veréis que imágenes tan bonitas que grabó.

DCIM106GOPRO

Y pudimos ver la cascada más bonita que, al menos yo, he visto nunca. Y no por la cascada en sí, si no porque el arcoiris se posaba justo en el salto de agua y parecía que caía arcoiris. Una pasada.

20170824_111734-01_wm

Aprovechamos el buen tiempo que está haciendo (¡Por fin!) para hacer una barbacoa.

20170824_204604_wm

¡Mañana nos ponemos rumbo a la carretera del Atlántico!

 

VÍA FERRATA LOEN

A los dos días, sale el sol por fin.

Aparcamos la furgo en el parking que hay al inicio de la ferrata y Samuel se marcha temprano. Yo me quedo en la furgo, pues me da mucho vértigo.

La ferrata es algo dura, pocos puntos de apoyo, por lo que hay que hacer bastante esfuerzo para subir.

DCIM106GOPRO

Los puentes, son increíbles. Hay dos, uno más largo en el que puedes apoyar bien los pies (aunque se tambalea mucho) y otro de cuerda en el que es mucho más difícil mantener el equilibrio.

20170822_104851-01_wm

Incluso Samuel que no le tiene miedo a las alturas, me confesó que algo de “cosa” sí que le dio.

DCIM106GOPRO

Las vistas son espectaculares, y si no, mirad las fotos.

20170822_112300-01_wm

Además, como empezó a hacer la ferrata antes que los grupos, fue solo y disfrutando de todo.

20170822_145431-01_wm

Para bajar, si no pagas el teleférico, la ruta se desvía bastante del pueblo, por lo que Samuel hizo autostop dos veces para llegar al parking.

La verdad es que yo estaba bastante preocupada, pero al final llegó, y muy contento.

Aparcamos un ratito otra vez cerca del lago. Se está tan a gusto con el solecito.

Samuel y Pupi incluso se meten al río. Pero solo unos segundos porque está congelada.

Continuamos el camino. Nuestro próximo destino es Geiranger y para ello iremos por la carretera: ‘Old strynefjell‘.

Una carretera viaja, como su nombre indica, llena de curvas y vistas preciosas.

Como es algo tarde, llegaremos al inicio de la carretera y haremos noche para poder grabar un poco por la mañana.

 

LOEN

Nuestro paso por Loen ha sido muy agradable en muchos sentidos. Y muy tranquilo.

Pasamos un total de cuatro noches allí, pues uno de los motivos por los que hemos venido es que Samuel quiere hacer una vía ferrata preciosa que hay aquí, y dan bastante mal tiempo durante dos o tres días. Así que ha que esperar.

Aún así, no nos aburrimos nada.

Conseguimos aparcar en una explanada cerca del río, y un poco alejados del pueblo. ¡Se está tan a gusto!

20170820_100459-01_wm

El primer día, apareció un chico en bici preguntándonos si veníamos desde el sur o desde el norte, pues quería que le recomendáramos algún sitio.

Aunque no le pudimos recomendar mucho, pues íbamos en la misma dirección que él, le enseñamos nuestra ruta para darle alguna idea.

Al final, terminamos hablando de miles de cosas y le invitamos a que trajera su furgoneta y cenara con nosotros.

El chico se llama Félix y es de Francia. Está muy emocionado, porque es su primer gran proyecto. Se compró su furgo, se la amuebló y se está haciendo su primer viaje solo.

La cena fue muy agradable. Un fuego, algo de música y charla.

20170819_222122-01_wm

Siempre lo decimos pero, esto, es una de las mejores cosas que tiene viajar. Al menos para nosotros. Conocer gente, sus historias…

                                                                            …

A la mañana siguiente, mientras nos desperezábamos, una furgonetilla pequeña aparcó a nuestro lado.

Se bajó una pareja de Españoles, Marta y David, que ¡nos han reconocido! ¡En Noruega! Nos quedamos flipando, la verdad…

Y al final, toda la mañana charlando también. Fue genial.

20170820_112030_wm

Cuando marcharon, nos quedamos un rato más con Félix para hacerle una entrevista.
Podréis verla dentro de nada en nuestro canal de youtube, en la sección ‘Mi Furgo y yo’

Cuando acabamos, Félix marchó, y nosotros pasamos el día de relax, pues continúa lloviendo.

 

BERGEN

LLegamos a Bergen ayer por la tarde. Y una de las cosas que más nos alegró fue encontrar un ‘Ikea’ jajaja

Y no por su estanterías “bcdgqhwhewio”, si no por ¡los perritos baratos!
Y si en España son baratos, aquí más.

20170818_124158_wm

Pero a lo que íbamos. Hoy, visitamos Bergen.

20170818_114252-01_wm

No vamos a hacer una visita turística, pero nos apetecía visitarlo y darnos una vueltecilla por el puerto.

20170818_104809-01_wm

Nos han encantado las casas de colores, y la vida que tiene.

20170818_111924-01_wm

Eso sí, todos son españoles. Andes por donde andes, solo oyes español.

Paseamos también por la lonja, en la que los trabajadores también son españoles en su mayoría, y aprovechamos para darnos un caprichito. Nos compramos un poco de salmón y atún crudos para la cena.

20170818_104035-01_wm

20170818_101725_wm

Charlando con uno de los españoles que había ahí, le preguntamos por su jefe/a y aprovechamos para hablar con ella y pedir su contacto.
Nos da email y teléfono para que podamos enviar nuestro CV. ¡Ole!

Aprovechamos que salimos pronto de Bergen para dormir hoy en Loen, nuestro siguiente destino.

La cena, ¡riquísima!

20170818_231644_wm

 

RUTA EN BICI DESDE HAUGASTOL

Nuestra idea hoy es (aunque sabemos que hay una gran posibilidad de que no podamos) hacer una ruta desde Haugastøl hasta Flåm. Son algo más de 80km.

Nuestra intención era, dejar la furgo en Haugastøl , hacer la ruta hasta Flåm.

Desde allí, Samuel cogería el tren que sale desde Flåm (que es considerado uno de las más bonitos) hasta Haugastøl y desde ahí, coger la furgo y venir a buscarme.

Lo queríamos hacer así, porque el tren es bastante caro y además, según los horarios, o no te dejan llevar bicis, o no te dejan llevar perros.

Así que, suena el despertador. Pero ya empezamos mal, pues queríamos salir a las 5am y está lloviendo a cántaros.

No podemos empezar la ruta hasta las 7 y media.

20170816_065728-01_wm

El camino parece bastante sencillito, pero al rato empieza a haber algo de desnivel.

La ruta, tiene muy poco desnivel, unos 300m. Pero claro, subes, bajas, subes, bajas… Por lo que al final, subes más de 300m.

Mi ritmo era bastante más lento que el de Samuel, y para colmo hace muchísimo viento que nos viene de frente. También nos cae algún que otro chaparrón.

Vamos muy mal de tiempo, esas dos horas y media que hemos perdido esta mañana por culpa de la lluvia nos han fastidiado, y no vamos a un ritmo lo suficientemente rápido como para estar seguros de llegar antes de las cinco de la tarde para coger el tren.

E imaginaos, que después de 80km no tenemos tren para volver…

Así que a los 20km más o menos, decidimos dar la vuelta.

20170816_094958_wm

Al final, han sido 40km en los que nos hemos sentido bastante frustrados, y encima, no hemos grabado prácticamente nada porque no queríamos entretenernos.

Aún así, sabíamos que no terminar la ruta era un posibilidad bastante probable.

Pasamos la noche en Haugastøl. Mañana partimos hacia Bergen.

20170816_222523_wm